Público
Público

El Partido Laborista británico plantea una semana laboral de cuatro días y la desaparición de las escuelas privadas

El partido liderado por Jeremy Corbyn plantea una revolución en el mundo del trabajo. Eliminará los empleos precarios y fomentará el cooperativismo y una economía verde si gana unas posibles elecciones anticipadas.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, durante la conferencia anual del partido en Brighton. /REUTERS

El Partido Laborista británico prometió este lunes una revolución en el mundo del trabajo, con más derechos sindicales y una semana laboral de cuatro días. Además, también ha pactado que entre sus objetivos a nivel educativo figure la abolición de las escuelas privadas.

En el congreso anual de la formación, que se celebra hasta el miércoles en Brighton (sur de Inglaterra), el portavoz de Economía, John McDonnell, dijo que, si el partido llega al poder en unas posibles elecciones anticipadas, eliminará los empleos precarios y fomentará el cooperativismo y una economía verde.

Los laboristas reintroducirían los "plenos derechos sindicales", mermados por progresivos Ejecutivos conservadores; un sueldo mínimo de 10 libras (12 euros) por hora y leyes para que los trabajadores tengan algunas acciones y se sienten en los consejos de administración de las empresas.

Reducirían además a 32 horas la semana laboral en un plazo de diez años, sin pérdida de sueldo, lo que implicaría, como primer paso, revocar la actual exención de este país de la directiva laboral europea.

Para abordar la crisis climática, crearían un Consejo de inversión sostenible, destinarían 250.000 millones de libras (unos 285.000 millones de euros) a proyectos verdes y legislarían a fin de promover las "finanzas verdes" en el sector financiero.

Como parte de las "reparaciones" que harían por el pasado colonial del Reino Unido, ofrecerían a "los países del Sur Global" un acceso "gratis o más barato" a las nuevas tecnologías verdes que surjan como parte de la "revolución industrial ecologista" británica.

Eliminar las escuelas privadas

A nivel educativo, los laboristas han pactado que entre sus objetivos figure la abolición de las escuelas privadas, asumiendo el compromiso del ala más izquierdista del partido y que aspira a desmantelar de esta forma "el privilegio de unos pocos".

La principal formación opositora británica ha aprobado en su congreso de Brighton (Inglaterra) el compromiso para que el sector público asuma la educación que ahora está en manos de empresas privadas, ha anunciado este lunes el jefe de finanzas del partido, John McDonnell.

Alrededor de un 7% de los alumnos estudian en centros privados, pero quienes critican este sistema sostienen que esta minoría es la que termina dominando la esfera política y empresarial. El actual primer ministro, Boris Johnson, acudió a la elitista escuela de Eton, la misma a la que acudió el exjefe de Gobierno David Cameron.

"Lo que estamos diciendo es: 'vamos a tener una educación al servicio de todos, vamos a terminar con los grotescos niveles de desigualdad dentro de nuestro sistema educativo", ha explicado McDonnell en declaraciones a la cadena Sky News."