Público
Público

El periodista Khashoggi fue desmembrado vivo mientras sus asesinos escuchaban música

Según un informe difundido por 'The Wall Street Journal', el articulista fue detenido minutos después de entrar en el edificio, golpeado, sedado y descuartizado en el despacho del cónsul saudí, Mohamed al-Qtaibi.

Publicidad
Media: 3.59
Votos: 17

Fotografía del periódico turco 'Sabah' y obtenida de un vídeo de un circuito cerrado de televisión policial que muestra supuestamente al periodista saudí desaparecido Jamal Khashoggi en el exterior del consulado saudí en Estambul (Turquía). EFE/ Sabah

El infausto final del articulista saudí Jamal Khashoggi, crítico con la monarquía del Reino, sigue dando que hablar. Según un informe difundido por The Wall Street Journal, sus asesinos —un total de 15 agentes saudíes— descuartizaron al periodista mientras escuchaban música

Este informe añade también que Khashoggi no fue interrogado, tal y como sostiene Riad, que ante la crisis diplomática y la cascada de críticas a nivel internacional trata de deslizar la versión de que el columnista murió en el consulado "durante un interrogatorio". En cambio, según dicho informe, fue detenido minutos después de entrar en el edificio, golpeado, sedado y asesinado en el despacho del cónsul saudí, Mohamed al-Qtaibi.

Al Jazeera, por su parte, apunta que el asesinato duró aproximadamente siete minutos. Según la cadena qatarí, el presidente de la Compañía Saudí de Patalogía Forense, Salá al Tubaigy, fue el encargado de descuartizar a Khashoggi. Debido a los gritos, el forense —que ocupa un alto cargo en el Ministerio del Interior y que solo podría actuar por orden de un alto cargo saudí— recomendó a los presentes que pusieran música.

Cinco de los quince implicados en la desaparición del disidente saudí son cercanos al príncipe heredero, Mohamed bin Salman. De hecho, uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, es uno de sus acompañantes habituales en los viajes al extranjero. El diario The New York Times lo ha identificado desembarcando de su avión en París y Madrid, y entre su círculo de seguridad en Naciones Unidas, Houston y Boston. Otros tres implicados también son parte del equipo de seguridad de Mohamed bin Salman, mientras que un quinto es un médico forense del Ministerio del Interior saudí, cuya supuesta relación con el príncipe heredero no detalla el rotativo neoyorquino.