Público
Público

Los periodistas de la RTV griega plantan cara al Gobierno y continúan las emisiones

Samaras confirmó ayer el cierre de los tres canales. Las asociaciones y sindicatos de periodistas han convocado paros en los próximos días en solidaridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los trabajadores de ERT, la Radiotelevisión pública griega, no piensan rendirse y continuaron las retransmisiones anoche a través del digital y de internet, pese a que el Gobierno anunciara ayer el cierre del ente público, dejando en la calle a 2.700 personas. Miles de personas se concentraron ante la sede para dar su apoyo a los periodistas, técnicos y administrativos, que denunciaron cómo el director general, Emilios Latsios, les había ordenado abandonar las instalaciones o arriesgarse a ser detenidos por la Policía. Durante la noche, según informan varios medios griegos, no hubo ningún tipo de presencia policial.

El Gobierno de Andonis Samaras anunció ayer el cierre intentando vender dos cosas a la opinión pública: que el nuevo canal que reabrirá con un máximo de 700 empleados será más moderno y eficiente, y prometiendo a los ciudadanos que no tendrán que pagar el canon mensual que pagan por los canales de RTE. 

El sindicato de periodistas de Atenas (ESIEA), ha convocado una huelga de 48 horas a partir de esta mañana en radios y cadenas de televisión para protestar por el cierre de ERT, mientras que la prensa escrita está convocada para una huelga de un día mañana. Ayer hubo ya un parón de seis horas en las retransmisiones de televisión y radio en Grecia.

Pero no han sido sólo los sindicatos de periodistas griegos los que han levantado la voz de alarma ante lo que consideran un ataque a la democracia y la libertad de expresión.La Federación europea de Periodistas considera el cierre 'un gran ataque a la democracia, al pluralismo de los medios y al periodismo como un bien público en Grecia, además de quitar a los ciudadanos su derecho a una información honesta y objetiva'.  Por su parte, la directora general del Sindicato Europeo de Medios, Ingrid Deltenre, señaló que 'la existencia de los medios de servicio público y su independencia del Gobierno está en el corazón de las sociedades democráticas, y más allá, cualquier cambio que se haga en el sistema de información pública debe decidirse después de un amplio y profundo debate en el Parlamento'.

Samaras decidió aprobar el cierre de ERT por decreto, lo que chocó a sus socios de coalición del Pasok y de Dimar. Mientras, el líder de la coalición de izquierda alternativa, Syriza, Alexis Tsipras, se reunirá esta tarde con el presidente de la República, Karolos Papoulias, para tratar de frenar el cierre. En declaraciones a la propia ERT ayer, Tsipras aseguró que el jefe del Gobierno griego tenía muchas reservas acerca de la decisión de Samaras.

El cierre de ERT también ha sido criticado desde España por los sindicatos, que se preguntan si esto es el preludio de algo aplicable a nuestro país. Desde la Federación de Sindicatos de Periodistas, el secretario general, Dardo Gómez, reivindicó el 'derecho de los griegos a tener una televisión pública democrática y de calidad', al tiempo que envió 'todo nuestro afecto por vuestra lucha, que es la nuestra', a los periodistas de ERT. UGT valoró el cierre como 'un grave retroceso para la libertad de expresión y para la democracia en el país heleno y convierte a éste en el único país de la Unión Europea sin radioteevisión pública', mientras que CCOO, opinó que 'el Gobierno griego no puede actuar como si fuera el propietario de la Radiotelevisión Pública Griega porque ésta pertenece al pueblo de Grecia en su conjunto y es su obligación garantizar a los ciudadanos este derecho fundamental'.

Desde París, Reporteros sin Fronteras exigió a Samaras que dé un pasa atrás en su decisión. 'Mientras que la crisis griega es ya peligrosa para el país donde se originó la democracia, la suspensión de las cadenas del grupo ERT muestra un desprecio a la liberad de información [... Los métodos son simplemente alucinantes', indicó el secretario general, Christophe Deloire.

La organización defensora de la libertad de prensa recordó que Grecia ocupa el puesto 84 de los 179 de su clasificación y que el año pasado perdió 14 posiciones. 'La situación de la libertad de prensa no deja de degradarse en Grecia desde 2011. La crisis financiera ha provocado un hundimiento del modelo económico del sector y ha obligado a numerosos periodistas a buscar refugio en internet', señaló RSF.