Público
Público

Perú acusa a Repsol de ocultar la magnitud del desastre ocasionado por el vertido de petróleo

El Gobierno peruano tiene previsto iniciar acciones legales contra la multinacional española por "uno de los desastres ecológicos más importantes en los últimos años".

Continúan las labores de limpieza del derrame de petróleo.
Continúan las labores de limpieza del derrame de petróleo. EFE

El derrame petrolero en una refinería cerca de las costas de Lima (Perú) no deja de crecer. Contra lo señalado en un primer momento por Repsol, el vertido ya afecta a unos 2,9 kilómetros cuadrados de mar y costa. El crudo ha llegado a 17 playas que se extienden a lo largo de 50 kilómetros de litoral y a dos reservas naturales. Como consecuencia, el Gobierno de Pedro Castillo tiene previsto iniciar acciones legales contra la multinacional española a la que acusa de ocultar información y de no contar con un plan de contingencia.

El vertido afecta a 2,9 kilómetros cuadrados de mar y costa y a dos reservas naturales

Se han visto afectados por la contaminación de petróleo el mar, playas, islotes y especies como el pingüino de Humboldt y la nutria marina, ambas legalmente protegidas. "Uno de los desastres ecológicos más importantes en los últimos años y está generando un impacto gravísimo", aseguraba la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, en una rueda de prensa. De acuerdo a los datos de las autoridades peruanas, las cifras del desastre son abismalmente superiores a las reportadas inicialmente por Repsol.

No es la primera vez que la Refinería La Pampilla de Repsol contamina el mar peruano con un derrame de petróleo. En 2013 sucedió un hecho similar. Como consecuencia, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) tomó la decisión de sancionar a la empresa por ofrecer una información que no se correspondía con los hechos recogidos. No fueron precisos a la hora de indicar la cantidad de combustible que llegó al mar peruano ni repararon de forma correcta los daños.

El vertido de La Pampilla es uno de los ecocidios más grandes que han tenido lugar en Perú, asegura el Gobierno

En relación con lo ocurrido hace cinco días en la costa peruana, Repsol señaló que se trataba de un incidente mínimo y que lo tenían controlado. Los hechos evidencian que no fue así y que la magnitud era mucho mayor. El Gobierno peruano culpa a la multinacional de la lentitud a la hora de actuar ante la falta de información. Por su parte, en un comunicado emitido desde la gerencia de comunicación, Repsol acusaba a las autoridades públicas de no haber previsto los desniveles marítimos derivados del volcán en Tonga y, por tanto, ser las causantes del desastre.

Desde el Gobierno peruano ya han anunciado que iniciarán los procedimientos legales correspondientes para sancionar a la empresa, a la que acusan de ser responsable de uno de los ecocidios más grandes que han tenido lugar en las costas del país. El punto problemático que podría llevar a Repsol ante la justicia peruana es si contaba o no con la capacidad suficiente para ejecutar el plan de contingencia

Miembros del Gobierno han pedido el respaldo de todos los representantes políticos. Además, los ciudadanos y las organizaciones sociales del país están recogiendo donaciones para colaborar con la causa. 

En España, desde el grupo parlamentario de Unidas Podemos también han querido comunicar su "protesta y grave preocupación ante estos hechos" al presidente de Repsol, Josu Jon Imaz, a través de una carta. En el texto le requieren que tome "todas las medidas en su mano para acelerar la limpieza de la zona, así como para evitar que hechos así vuelvan a producirse en cualquiera de las instalaciones de Repsol".

De esta forma, el desastre ambiental provocado por el derrame petrolero no solo hará mella en las cuentas de la compañía, ya que tiene que asumir todos los gastos de limpieza, según recoge la legislación internacional acerca de estos desastres, sino que también tendrá que hacer frente a la Justicia peruana y a la opinión pública internacional.

Más noticias de Internacional