Público
Público

La Policía entra en la Asamblea francesa en busca de documentos del 'caso de Fillon' 

Los investigadores tratan de determinar si la mujer del exprimer ministro francés,François Fillon, tuvo empleos ficticios. François Fillon ha dicho que no tiene intención de retirarse de la carrera por el Elíseo, a menos que sea imputado.

Francois Fillon, ex primer ministro francés y miembro del partido político de Les Republicains/ REUTERS

EFE

Este martes los investigadores encargados de determinar si la mujer del líder de la derecha francesa, François Fillon, tuvo empleos ficticios, han acudido a la Asamblea Nacional para recuperar documentos que permitan aclarar si cumplió con su trabajo de asistente parlamentaria.

Los investigadores buscan pruebas de que Penelope Fillon trabajó de asistente parlamentaria de su marido y luego del diputado Marc Joulaud, al que este cedió su circunscripción, un empleo por el que durante los ocho años en que estuvo contratada recibió 500.000 euros brutos de dinero público.

Los medios de comunicación informaron de la presencia este martes en la cámara baja de los agentes de la Oficina Central de Lucha contra las Infracciones Financieras y Fiscales (OCLCIFF), que habían interrogado al matrimonio este lunes

Los policías solicitaron permiso previo al presidente de la Asamblea, el socialista Claude Bartolone, para llevar a cabo este procedimiento, que técnicamente no es un registro.

El abogado del candidato a la presidencia, Antonin Lévy, explicó en el canal "BFMTV" que el trabajo de asistente parlamentario no es forzosamente algo "tangible" que consiste en preparar notas y síntesis para el diputado.

"Se trata de asistir a su diputado, de preparar con él sus discursos, ayudarle a releerlos", transmitirle las inquietudes de los contactos con los electores en la circunscripción, examinar "el correo masivo" que recibe o transmitirle los mensajes que le van dirigidos.

Tras la apertura por la Fiscalía Nacional Financiera de una investigación preliminar el pasado miércoles, los agentes han interrogado ya a algunos de los principales protagonistas, como los esposos Fillon, pero también el director y el propietario de "La Revue des Deux Mondes" que contrató como colaboradora literaria a la mujer.

Ese contrato, por el que Penelope Fillon recibió 5.000 euros brutos al mes entre mayo de 2012 y diciembre de 2013, también está bajo sospecha.

Queda por interrogar el diputado Joulaud, que hoy dijo estar "a disposición de la Justicia".

El coordinador de la campaña presidencial de Fillon, Bruno Retailleau, se mostró convencido de que "no habrá imputación", y pidió que la investigación se haga rápidamente, teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones (el 23 de abril la primera vuelta, el 7 de mayo la segunda).

En "BFMTV", reiteró la idea de que este escándalo tiene su origen en un montaje político, al señalar que "detrás los periodistas" de "Le Canard Enchaîné" que publicaron las informaciones sobre los empleos presuntamente ficticios "hay otras fuentes", que no identificó.

François Fillon ha dicho que no tiene intención de retirarse de la carrera por el Elíseo, a menos que sea imputado