Público
Público

La policía griega desaloja sin aviso previo el campo de refugiados de Eko, cerca de Idomeni

La policía comenzó expulsando a periodistas y voluntarios del improvisado campamento en torno a una estación de servicio. El Gobierno griego heleno advirte a los refugiados de que sólo en los centros organizados podrán renovar sus permisos temporales de estancia y registrarse para entrar en el proceso de asilo o reubicación

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Comienza la llegada de autobuses al campamento de Eko para el desalojo de los refugiados. @ares_masip

ATENAS.- La policía ha desalojado este lunes sin previo aviso el campo de refugiados de Eko, en Grecia, según informan varios periodistas y voluntarios en este improvisado campamento en torno a una estación de servicio. El desalojo de refugiados comenzó alrededor de las 12:00 horas. Un grupo de voluntarios se ha apresurado a repartir bolsas para que los migrantes puedan recoger sus pertenencias.

Desde las 7.30 hora local, unos 300 policías, entre ellos escuadrones de las brigadas antidisturbios, se encuentran desplegados en la zona, a unos 20 kilómetros al sur de la frontera con Macedonia. Según los últimos datos oficiales, a esa hora se encontraban en la gasolinera 1.828 refugiados.

Los agentes de la policía griega ha obligado tanto a los periodistas como a los voluntarios a abandonar el campamento de Eko, como también hicieran en el desalojo del campo de refugiados de Idomeni. Algunos periodistas y voluntarios han sido retenidos para su identificación.

La misión de los efectivos policiales es acompañar a los refugiados hasta los autocares que los distribuirán en los nuevos centros de acogida organizados por el Gobierno en el norte del país, según informa la agencia de noticias AMNA, que junto a la televisión pública ERT es el único medio de comunicación al que se le ha permitido el acceso al lugar.

Los voluntarios que se han resistido pacíficamente a marcharse del campamento han sido identificados por la policía griega. Algunos de ellos incluso han sido llevados a dependencias policiales. 

El desalojo de este lunes no será el único. Las autoridades griegas pretenden continuar las operaciones policiales el martes en otra gasolinera en la localidad fronteriza de Evzoni, donde se albergan 1.109 refugiados, y en el hotel Hara situado en la misma población, con 827 refugiados. Una vez concluidas estas actuaciones se espera que finalice también el desalojo del puerto del Pireo, donde hay 1.300 personas.

El Gobierno heleno trata de convencer a los refugiados advirtiéndoles de que sólo en los centros organizados podrán renovar sus permisos temporales de estancia ya caducados, y además registrarse para entrar en el proceso de asilo o reubicación. Según los datos diarios publicados por la oficina gubernamental encargada de gestionar la crisis de refugiados, en estos momentos hay 57.194 personas repartidas por todo el país.

Desde que entró en vigor el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía para la expulsión de refugiados que entren en territorio griego, el número de llegadas se ha reducido drásticamente. Durante el fin de semana, en cambio, la cifra volvió a aumentar y entre el sábado y el domingo llegaron un total de 212 personas, mientras que en las últimas 24 horas, fueron 67.