Público
Público

Pulso entre Bruselas y Roma La Comisión plantea abrir un expediente a Italia por su elevado déficit y deuda

Salvini ironiza con el rechazo de Bruselas al plan presupuestario italiano y la posibilidad de sanciones, al afirmar que en Roma esperan "también la carta de papa Noel", aunque apostó por seguir dialogando.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente italiano y ministro de Interior, Matteo Salvini, rodeado de periodistas en el Senado. REUTERS/Remo Casilli

La Comisión Europea ha pedido abrir un expediente por déficit excesivo a Italia por su elevada deuda pública, que se encuentra en el entorno del 131% del PIB (la segunda más alta en la Eurozona después de la de Grecia), y por la ausencia de medidas para reducirla, un aspecto que incumple las reglas establecidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y que podría desembocar en una multa de unos 3.500 millones de euros.

El Ejecutivo comunitario recordó que en julio, la cumbre de la UE pidió a Roma reducir su déficit estructural en un 0,6% del PIB durante 2019 y señaló que, sin embargo, con el segundo plan presupuestario italiano enviado a Bruselas ese indicador crecería en torno a un 1% del PIB.

"Estos números hablan por sí mismos. Así que con pesar, hoy confirmamos que nuestra evaluación sobre el borrador del plan presupuestario de Italia supone un incumplimiento particularmente grave de las recomendaciones del Consejo", dijo el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis, durante una rueda de prensa en la que se presentó la opinión de Bruselas sobre las cuentas.

El procedimiento por déficit excesivo podría desembocar en una multa de unos 3.500 millones para Roma

"Concluimos que la apertura de un procedimiento de déficit excesivo por la deuda está justificado", declaró. En última instancia, ese proceso podría suponer sanciones de entre el 0,2% y el 0,5% del PIB italiano (entre 3.450 millones de euros y 8.625 millones, aproximadamente).

Sin embargo, la Comisión no puede pedir la apertura formal del procedimiento hasta recibir el respaldo del Consejo Europeo (los países miembros), algo con lo que hasta ahora ha contado en el caso italiano.

La Comisión cuenta con el respaldo de gobiernos de la zona del euro, preocupados por que los planes de endeudamiento y gasto de Roma puedan desencadenar otra crisis de deuda que perjudicaría a todos.

El pasado junio, pese a que Roma ya violaba la regla de la deuda, la Comisión tuvo en cuenta factores estructurales específicos y el hecho de que respetó en general el Pacto de Estabilidad y Crecimiento para dar su visto bueno y concluir que en 2017 la cumplió. Ahora bien, esto exige que en los años consecutivos el país siga respetando los objetivos pactados y las reglas comunitarias, algo que a tenor del borrador presentado no ocurrirá en 2019.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, la comisaria de Empleo y Asuntos Sociales, Marianne Thyssen, y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, en la rueda de prensa en Bruselas para la presentación del informe sobre el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. REUTERS/Yves Herman

"Todos los países del área del euro están en el mismo equipo y jugando con las mismas reglas. Estas reglas existen para protegernos. Proporcionan certidumbre, estabilidad y confianza mutua", comentó Dombrovskis.

En una decisión sin precedentes, el Ejecutivo comunitario pidió a Roma en octubre un borrador presupuestario revisado tras constatar que sus cuentas suponían un incumplimiento claro de las normas comunitarias, al no acometer el ajuste estructural y la reducción de deuda pública pactados. Sin embargo, el Ejecutivo del antisistema Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga envió un borrador sin apenas cambios, que mantiene la cifra de déficit para 2019 en el 2,4%, tres veces más de lo pactado, y solo introduce el compromiso de no rebasar esa cota y un programa de venta de inmuebles públicos para ayudar a rebajar la deuda.

Salvini: "También espero la carta de papa Noel"

Por su parte, el vicepresidente del Gobierno de Italia y líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, ironizó con el rechazo de la Comisión Europea de los Presupuestos para 2019 y la posibilidad de sanciones, al afirmar que en Roma esperan "también la carta de papa Noel", aunque apostó por seguir dialogando.

Preguntado por los medios sobre si había recibido la carta de la CE con el rechazo a los Presupuestos, el líder de la ultraderechista Liga respondió: "¿La carta de la UE? También espero la de papá Noel", y adelantó la voluntad del Ejecutivo de seguir negociando con Bruselas. "Debatiremos educadamente como siempre hemos hecho, hablaremos. Pero seguimos adelante", consideró.

Una mujer pasa frente al llamado 'reloj de la deuda, instalado en la Estación Términi, de Roma, por el Instituto Bruno Leoni, que muestra el crecimiento de la deuda pública de Italia. REUTERS / Alessandro Bianchi

Por su parte, el primer ministro, Giuseppe Conte, insistió en su convicción y la de su Ejecutivo sobre "la solidez" de los Presupuestos planteados y aseguró que las medidas están "bien meditadas", en declaraciones a los medios locales.

Conte señaló que de todo esto hablará el próximo sábado con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una cena: "Será un debate, espero, constructivo". "Expondremos y revisaremos las respectivas posiciones y valoraremos cómo proceder", indicó.

Conte afirmó que su Gobierno "está concentrado en realizar las reformas que beneficien al país y a los italianos" y expresó su deseo de "poder convencer -dijo- a nuestros interlocutores europeos de que esta es la mejor vía para nosotros y también para Europa".

Tras la valoración de Bruselas, el primer ministro mantuvo un encuentro con sus dos vicepresidentes, Salvini, y el líder del Movimiento Cinco Estrellas y ministro de Desarrollo Económico, Luigi Di Maio.