Público
Público

La revolución egipcia airea los papeles negros del régimen

Aparecen en Internet cientos de informes de la Inteligencia de Mubarak en los que se detallan las violaciones de 30 años de dictadura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 11 de febrero de 2011, a las 17.00 horas, la plaza Tahrir de El Cairo estalló en lágrimas. El vicepresidente Omar Suleimán acababa de leer el comunicado más corto de los 30 años de dictadura de Hosni Mubarak. El que significaba su adiós definitivo.

El llanto era el reflejo de algo más de dos semanas de desgaste físico y psicológico combatiendo en las calles de todo el país por su libertad. El llanto del luto por los caídos, pero también el de la alegría por la nueva era que habían conseguido abrir con un ímpetu que ni ellos mismos sabían que poseían. Una fuerza que empezó en forma de llamamiento desesperado a través de las redes sociales como Facebook y Twitter, y que acabó con el tirano. 

Pero la revolución no acaba ahí. El pueblo quiere saber de primera mano qué escondían las mazmorras de Mubarak. Y el golpe puede ser mucho más fuerte de lo esperado. Desde el pasado fin de semana han comenzado a aparecer publicados en los medios locales y sobre todo en Internet una gran cantidad de informes confidenciales del aparato represivo del régimen que describen la historia más negra de la dictadura.

Son documentos que han salido directamente de los cuarteles de los servicios secretos en Nasr, Alejandría o El Cairo y cuyos agentes habían comenzado a destruir para borrar toda traza de violación de los derechos humanos que pudiera ser usado contra ellos en un hipotético juicio.

Según recogía el pasado lunes el diario británico The Guardian, uno de los informes relata la reunión mantenida entre el Gobierno y los operadores de Internet y telefonía móvil para llevar a cabo el apagón del 28 de enero con el objetivo de impedir que los manifestantes se organizaran.

Otros, como informa el Miami Herald este martes, hablan de la relación directa de los servicios secretos con el atentado contra una iglesia copta en Alejandría el 1 de enero y que acabó con la muerte de 21 personas y 80 heridos.

Ambos estaban en el cuartel de Nasr, conocido como 'la capital del infierno' por las celdas subterráneas en las que eran torturados sistemáticamente los detenidos, y cuyo registro fue relatado el pasado sábado por la activista egipcia Zeinobia en su blog Egyptian Chronicles.

Cerca de las cuatro de la tarde cientos de personas se agolparon en las puertas del edificio que era custodiado por el Ejército, que terminó por dejarles entrar. Allí encontraron entre pilas de papeles triturados y folios quemados listados completos de todos las direcciones de email de Yahoo que habían sido intervenidos; documentos sobre el premio Nobel Mohamed Elbaradei, también sobre miembros de los Hermanos Musulmanes y del movimiento 6 de abril; archivadores con información sobre la CIA, el FBI, Irak y Al Qaeda; y hasta un seguimiento completo del propio Mubarak y su mujer Suzanne días antes de la caída del dictador.

Otro material muy comprometedor es una grabación en vídeo de las relaciones sexuales que mantuvo en El Cairo una princesa kuwaití con un hombre de negocios que estaba siendo espiado, según The Miami Herald.

Como ya hicieran durante las revueltas, las imágenes de esos documentos y los recopilados en el resto de cuarteles se encuentran disponibles en el grupo de Facebook Amn Dawla Leaks, y en plataformas como Flickr o Yfrog, mientras son compartidos por miles de usuarios en Twitter.

La Junta militar ha pedido a los ciudadanos que los devuelvan por si pueden ser utilizados como pruebas y el partido Wafd los ha remitido a la Fiscalía para que investigue.