Público
Público
Únete a nosotros

Rivera denuncia que no le han permitido ver a los opositores venezolanos en arresto domiciliario

El líder de Ciudadanos se presenta sin previo aviso en los domicilios de los opositores Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas hasta 2015, y de Daniel Ceballos, alcalde de San Cristóbal. Sí pudo, en cambio, hablar con Leopoldo López.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Albert Rivera y Lilian Tintori, esposa del opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, saludan a Daniel Ceballos en el exterior de su residencia. / MIGUEL GUTIÉRREZ (EFE)

MADRID.— Albert Rivera sigue de campaña en Venezuela. Ayer por la noche denunció que las autoridades del país no le han permitido ver a los opositores Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas, y Daniel Ceballos, exalcalde de San Cristóbal, que se encuentran cumpliendo arresto domiciliario en sus respectivos hogares, ubicados ambos en el este de Caracas.

Así lo ha relatado el propio Rivera en su cuenta de Twitter. El político español trató de ver a ambos opositores acompañado de Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, encarcelado en la prisión militar de Ramo Verde. Rivera y Tintori se presentaron en los domicilios de Ledezma y Ceballos sin previo aviso y sabiendo de antemano que no podrían ver a los arrestados.

Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas hasta 2015, fue detenido en febrero por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) de ese año acusado de participar en un intento de derrocamiento del Gobierno de Nicolás Maduro.

Daniel Ceballos, alcalde de San Cristóbal, fue detenido en marzo de 2014 y, tras un año en prisión, acusado de rebelión y asociación para delinquir, desde agosto de 2015 cumple arresto domiciliario por motivos de salud.

"El alcalde electo por los ciudadanos de Caracas no solo es que esté preso, es que está incomunicado, es que no nos dejan verle, es que no nos dejan escucharle, no nos dejan hablar con él y, es más, su régimen no le permite ni que hable", dijo Rivera a las puertas de la residencia de Ledezma.

Criticó Rivera que algunas personas digan que en Venezuela "hay plena democracia o que no hay presos políticos y normalidad absoluta". Según dijo el político español, pudo constatar que esta situación "no es normal".

"Y me voy triste de aquí pero también con las ganas de volver algún día y conocer al alcalde Ledezma porque creo que muchos ciudadanos se merecen tener a su alcalde otra vez", señaló antes de retirarse para intentar visitar a Ceballos con quien tampoco pudo conversar.

Rivera también comentó que pudo conversar por teléfono con el dirigente opositor venezolano preso Leopoldo López, condenado a casi 14 años de cárcel, de quien percibió fortaleza física y mental, además de ganas "de que la democracia venezolana se recupere".

"Debo decirles que he podido también conversar y eso ha sido un orgullo, poder hablar con él y poder ver la fortaleza que tiene, física mental y las ganas que tiene de que la democracia venezolana se recupere, intentaré verle físicamente", dijo.

Comentó que fue "emocionante" hablar con López, que se encuentra en la cárcel de Ramo Verde, cercana a Caracas, y narró que fue una conversación "de tres" en la que también participó la esposa del líder encarcelado, Lilian Tintori.

"He podido conversar con él dos minutos y ha sido emocionante (...) le he deseado mucha fuerza, mucha fe, mucho ánimo, no le hace falta, Leopoldo está más fuerte que nunca, está fuerte mentalmente", señaló y sentenció: "Así que hay Leopoldo para rato".

El Gobierno de Venezuela, mientras tanto, no se refirió a la visita de Rivera directamente, aunque el presidente, Nicolás Maduro, dijo durante un acto de masas que la oposición de su país quiere entregar Venezuela a oligarquías extranjeras, y aseguró que sus adversarios políticos "se la pasan" invitando a "oligarcas del exterior".

El presidente señaló que los opositores, supuestamente, "ya no disimulan su interés de entregarle la patria de Bolívar otra vez a la oligarquía española, a la oligarquía yanqui, al imperio estadounidense".

También dijo que "los españoles creen que pueden venir" a Venezuela "a dar consejos" mientras España "tiene 21 % de desamparados, de desempleados".