Público
Público

Las tropas de Gadafi no dan tregua a la Misurata rebelde

Las fuerzas del dictador lanzan más de cien misiles sobre la ciudad y bloquean el puerto

PÚBLICO

Misurata es una ciudad asediada por las fuerzas de Muamar Gadafi, que no darán ninguna tregua a la tercera urbe de Libia. Ayer, un día después de que se conociera que los hombres del dictador emplearan bombas de racimo, prohibidas en más de un centenar de países, al menos cien misiles fueron lanzados contra el único bastión de la resistencia en el oeste del país.

"Esta mañana lanzaron misiles Grad a un área industrial, se dispararon al menos cien cohetes. No se ha informado de víctimas", dijo ayer a la agencia Reuters AbdelbasetAbu Mzereiq, portavoz de los rebeldes en la ciudad. El viernes ya cayeron más de cien cohetes sobre Misurata y los rebeldes dijeron que las fuerzas del Gobierno habían llegado hasta el centro. Los misiles Grad, de origen soviético, cayeron en una zona industrial y, según los rebeldes, tres personas murieron y otras 25 resultaron heridas.

La situación en la ciudad es crítica, pues no hay ni agua ni electricidad. Los bombardeos hacen casi imposible circular y la población se queda encerrada en sus casas. El viernes, un buque llevó a 1.200 personas desde Misurata hasta Bengasi, capital de los insurgentes, informó un miembro de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Quedan aún entre 8.000 y 10.000 personas que necesitan ser evacuadas de la ciudad.

El objetivo de Gadafi es controlar Misurata, ciudad de acceso hacia la capital, Trípoli. Sus bombardeos son cada vez más intensos y dificultan la ayuda humanitaria. "No podíamos alcanzar a los más vulnerables, a quienes necesitan salir con rapidez, porque era demasiado peligroso", explicó un portavoz de la OIM. Los hombres del dictador intentaban ayer bloquear el puerto para impedir la salida de barcos.

La organización Human Rights Watch confirmó ayer que Gadafi utiliza bombas de racimo de fabricación española. España fue el primer país en destruir todos sus arsenales de estas armas tras firmar el Tratado internacional para erradicar las bombas de racimo en 2008.

Más noticias de Internacional