Público
Público

Turquía ya ha detenido a 16.000 personas tras el golpe de Estado

Otras 7.600 están siendo investigadas. Mientras, la agencia de inteligencia de Turquía afirma que ha identificado al menos a 56.000 miembros de la red de Gülen.

El presidente de Turquía, Erdogan, junto a su mujer durante la fiesta de la Democracia y Mártires de la reunión este domingo, para celebrar junto a los turcos el fallido golpe de estado del mes pasado/REUTERS

REUTERS

ESTAMBUL.- El ministro de Justicia turco, Bekir Bozdag, ha confirmado este martes que 16.000 personas han sido detenidas formalmente y se encuentran todavía en prisión preventiva al estar relacionados con el fallido golpe de Estado del mes pasado, mientras que otros 6.000 arrestados aún estaban siendo procesados.

Además, otras 7.668 personas están siendo investigadas pero no detenidas, ha dicho en una entrevista con la agencia estatal Anadolu.

Desde el golpe, Turquía ha detenido, cesado o suspendido a decenas de miles de personas del poder judicial, militar, policía, servicios públicos y otros lugares por supuestos vínculos, cuando una facción de los militares trató de derrocar al presidente Tayyip Erdogan y al gobierno.

Más de 240 personas murieron y cerca de 2.200 resultaron heridas cuando una facción del ejército requisó aviones de combate, helicópteros militares y tanques, abriendo fuego contra civiles en su intento de derrocar al gobierno.

Desde el intento de golpe, soldados, policías, jueces, periodistas, médicos y funcionarios públicos se encuentran entre los que han sido cesados o detenidos, lo que ha hecho temer a los aliados occidentales que Erdogan esté utilizando los acontecimientos para reforzar su control del poder.

56.000 miembros de la 'red' de Gülen

Turquía acusa a los seguidores del clérigo musulmán Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos, del intento de golpe de Estado. Gülen, a cuyos seguidores en las fuerzas de seguridad, poder judicial y administración pública Erdogan acusa de orquestar el intento de toma de poder, niega cualquier relación con la trama.

Las autoridades turcas insisten en que los seguidores de Gülen utilizaron varias aplicaciones de mensajería de móviles para comunicarse entre sí en los años previos al intento de golpe y que la agencia de inteligencia de Turquía, entrando en el sistema, fue capaz de localizar a decenas de miles de personas del grupo.

Un alto cargo turco ha afirmado que la agencia de inteligencia de Turquía había identificado al menos a 56.000 miembros de la red de Gülen al entrar en la aplicación de mensajería ByLock, que el grupo comenzó a utilizar en 2014.