Público
Público

La UE lanza un proceso contra Polonia sin precedentes  por su ataque a la independencia de los jueces

Bruselas inicia el proceso para suspender el derecho a voto al país centroeuropeo por su reforma judicial antidemocrática

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Varias personas levan una bandera polaca gigante durante una manifestación contra la reforma judicial, cerca del Palacio Presidencial en Moscú. REUTERS/Agencja Gazeta/Agata Grzybowska

La Comisión Europea  ha lanzado este miércoles un proceso sin precedentes, la llamada "opción nuclear" de los tratados europeos, para suspender los derechos de voto de Polonia en la Unión Europea después de dos años de disputas sobre sus reformas judiciales que, según el brazo ejecutivo de la UE, socavan la independencia de los tribunales polacos.

Las reformas impulsadas por el partido gubernamental Ley y Justicia (PiS), de corte derechista, en el sistema judicial polaco, que preocupan a Bruselas por poner en tela de juicio la separación de poderes. Entre otros cambios, permiten al presidente del país decidir si prolonga los mandatos de varios jueces del Tribunal Supremo o por cuánto tiempo lo hace, al tiempo que el ministro de Justicia ejerce también el papel de fiscal general.

El vicepresidente primero de la Comisión Europea y responsable de Estado de derecho, Frans Timmermans. REUTERS/Francois Lenoir

Bruselas, garante de la ley en la Unión Europea, pedirá ahora al resto de gobiernos comunitarios que declaren que los cambios en el poder judicial en Polonia constituyen un claro riesgo de violación grave de los valores de la UE, especialmente del Estado de derecho. "La Comisión ha concluido hoy que hay un claro riesgo de una infracción grave del Estado de derecho en Polonia", ha señalado la Comisión en un comunicado.

"Las reformas judiciales en Polonia suponen que el poder judicial del país se encuentra ahora bajo el control político del gobierno en mayoría. Ante la falta de independencia judicial, surgen graves cuestiones sobre la aplicación efectiva de la ley de la UE",  añade.

El vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario y responsable de Estado de derecho, Frans Timmermans, ha  señalado que, "con gran pesar" se ha activado por primera vez desde su creación el artículo 7.1 del Tratado de la Unión Europea que contempla proceso sancionador. "Los hechos no nos dejaban otra opción", ha dicho Timmermans.

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario ha subrayado que la decisión llega tras dos años intentando sin éxito establecer un diálogo con Varsovia para tratar de enmendar la controvertida reforma de la judicatura que preocupa a Bruselas, porque a su juicio concede al Gobierno ultraconservador polaco todo el control sobre el Poder Judicial.Con todo, el vicepresidente comunitario ha negado que Bruselas esté recurriendo al "botón nuclear" y ha subrayado que sigue abierto al "diálogo 24 horas al día, siete días a la semana".

Procedimiento sancionador

La decisión marca un punto de inflexión en el tira y afloja que enfrenta a Varsovia y Bruselas prácticamente desde la llegada del PiS al gobierno en diciembre de 2015, con la apertura por parte de la Comisión en enero de 2016 de un diálogo con las autoridades polacas sobre este mismo tema.

En la práctica, la decisión de la Comisión Europea de este miércoles supone un paso preliminar del artículo 7 del Tratado de la UE, por el que la institución se dirige al Consejo y al Parlamento Europeo para que hagan sus propias evaluaciones sobre el Estado de derecho en Polonia.

Una persona junto al edificio del Tribunal Supremo y de Apelaciones polaco. REUTERS/Kacper Pempel

El caso queda ahora en manos de los países europeos que, tras obtener el visto bueno del Parlamento Europeo y escuchar a la posición de Polonia, votarán si constatan "la existencia de un riesgo claro de violación grave" del Estado de Derecho. Esta votación puede salir adelante con el voto a favor de cuatro quintos de los Estados miembros sin contar el país aludido, es decir, 22 de 27 socios.

El castigo último a la deriva autoritaria que Bruselas percibe en Varsovia sería la retirada de su derecho a voto en las decisiones a nivel europeo, que forma parte del "mecanismo sancionador" del artículo 7 y solo se activaría con la unanimidad del resto de los Estados miembros.

Polonia califica de "político" el proceso

Por su parte, el Gobierno polaco calificó de "político" el proceso legal abierto por la Comisión Europea (CE) en su contra tras sus polémicas reformas de la judicatura. El Ministerio de Asuntos Exteriores polaco se mostró dispuesto al dialogar con Bruselas, pero señaló que no puede aceptar "opiniones unilaterales e injustas" e indicó que quiere "continuar con la reforma de su sistema judicial" porque el gobierno se lo debe a sus "votantes", según un comunicado.

El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki, realiza unas declaraciones a los periodistas tras la reunón del Grupo de Visegrado, en Bruselas. REUTERS/Eric Vidal

"Polonia está comprometida con el estado de derecho tanto como la UE", afirmó el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, en su cuenta de Twitter, al tiempo que apostó por un diálogo "abierto y sincero" que reconcilie "la soberanía" de su país con la idea de una Europa unida.

Exteriores aseguró que "Polonia deplora la activación por parte de la CE del procedimiento previsto en el artículo 7 del Tratado de la UE, que es esencialmente político, no legal". En su opinión, la decisión "daña innecesariamente las relaciones bilaterales" y puede hacer "difícil" lograr la confianza y entendimiento mutuo que necesitan Varsovia y Bruselas para buscar una solución.

Hungría anuncia que bloqueará el proceso de la UE para retirar voto a Polonia

Por su parte,  el Gobierno húngaro aseguró hoy que bloqueará el proceso abierto por la Comisión Europea contra Polonia. "La decisión viola severamente la soberanía de Polonia. Es inaceptable que Bruselas presione a países soberanos y castigue a Gobiernos electos democráticamente", aseguró el viceprimer ministro húngaro, Zsolt Semjén, a la agencia MTI.

Semjén afirmó que se trata de un "proceso político" contra el Gobierno polaco y afirmó que Hungría está dispuesta a bloquear una decisión contra Polonia. "Salvaremos a Polonia frente a un proceso político injusto y conceptual", afirmó el político húngaro.