Público
Público

La UE pide a Kosovo que no se precipite hacia la independencia

Estados Unidos está a favor de la independencia, pero la UE pide precaución para evitar una nueva guerra en los Balcanes.

PÚBLICO.ES

Los ministros de la Unión Europea instan a Kosovo a no apresurarse hacia la independencia, después de las elecciones del fin de semana.

El ex guerrillero Hashim Thaçi, el futuro primer ministro de Kosovo -provincia de mayoría étnica albanesa- anunció en el Parlamento que declararía la independencia después del 10 de diciembre.

En principio Estados Unidos respalda la independencia para Kosovo, pero en la UE hay división de opiniones. Algunos estados miembros son reticentes a apoyar cualquier iniciativa sin la bendición de las Naciones Unidas o al menos con un amplio apoyo internacional.

La independencia debe pactarse sin precipitación

Y así lo ha advertido Jim Murphy, ministro británico para Europa: 'Kosovo debería tener su independencia pero no debería ser una declaración tomada unilateralmente. Debería estar coordinada con la comunidad internacional'. Además, el ministro sueco de Asuntos Exteriores, Carl Bildt, instó a Thaçi a no incrementar las tensiones en la Kosovo, étnicamente dividido, porque cualquier medida apresurada podría llevar al aislamiento político en la comunidad internacional.

Bildt expresó el mensaje de la UE bien claro: 'El señor Thaçi tiene que entender que hay diferencias entre ser un político de la oposición y un primer ministro responsable'. 'No creo los kosovares quieran ser independientes de la comunidad internacional'. 'Pristina continuaría necesitando ayuda internacional durante los próximos años'.

Para la ministra de Asuntos Exteriores de Austria, Ursula Plassnik, el llamamiento de Thaçi no es una sorpresa, pero instó a los albanokosovares y a los serbios a no exacerbar las tensiones ya crecientes entre ambas partes: 'La UE ha pedido a todas las partes en esta situación que se comporten con cautela. Eso implica tanto a Belgrado como a Pristina'.

Nunca más los Balcanes

La UE quiere evitar una repetición del conflicto de los 90, cuando las divisiones internacionales sobre cómo tratar la guerra de los Balcanes mostraron su ineficacia como mediador en política exterior. 'Este es un desafío europeo. No es algo que le podamos pedir a Estados Unidos que resuelva por nosotros', afirmó Murphy.

Alemania y España son más reacios a respaldar una declaración europea unilateral. Madrid y Berlín sólo serán persuadidos una vez que se alcancen todos los compromisos entre Serbia y el 90% de la mayoría étnica albanesa.

 

 

Más noticias de Internacional