Público
Público
Únete a nosotros

Varios vídeos recogen la muerte de un joven palestino que no representaba peligro para los soldados israelíes

La ONG israelí B’Tselem ha difundido varios vídeos que confirman que los soldados israelíes mataron este mes a un palestino discapacitado mental que no representaba ningún peligro para las tropas en la ciudad de Tulkarm, en la Cisjordania ocupada. El ejército dice que ha abierto una investigación.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 14

Pantallazo de uno de los vídeos difundidos por la ONG israelí B'Tselem

Varios videos difundidos por la ONG israelí B’Tselem y que fueron grabados por cámaras de seguridad muestran que los soldados israelíes no corrían ningún tipo de amenaza cuando mataron a un joven palestino discapacitado mental en la ciudad de Tulkarm, en la Cisjordania ocupada, en la madrugada del 4 de diciembre.

Mohammed Ihbali, de 22 años, falleció de un disparo en la cabeza por la espalda cuando se alejaba de los soldados en una zona donde no había enfrentamientos, en contra de lo que dijo con anterioridad un portavoz del ejército. Los vídeos que ahora ha hecho públicos B’Tselem lo corroboran.

Con anterioridad a este incidente los soldados dispararon balas de hierro recubiertas de caucho y gases lacrimógenos contra un grupo de palestinos que les arrojaban piedras. La seguridad de la ciudad de Tulkarm corresponde a la policía palestina, aunque los militares entran en ella continuamente, tanto de día como de noche.

Los videos muestran que “los soldados van caminando sin prisa mientras que los palestinos conversan entre sí, y entonces los soldados disparan fatalmente en la cabeza a Ihbali desde una considerable distancia”, dice B’Tselem en un comunicado que acompaña a los videos. “El video claramente muestra que no había disturbios de ninguna clase en la proximidad inmediata de Ihbali cuando se le dispara”, añade la ONG.

Alaa Ihbali, hermano de Mohammed, dijo que este estaba empleado en una cafetería de la zona, en el barrio de Juduri, y que salía de la cafetería para dirigirse a su casa cuando fue alcanzado por un disparo en la cabeza.

“Su espalda daba a los soldados. Se alejaba de ellos”, añadió Alaa. Según Alaa, Mohammed tenía dificultades para hablar y vivía con siete hermanos y hermanas en el campo de refugiados de Tulkarm. “Era un hombre sencillo y tranquilo, adorable, que siempre ayudaba a la gente. No era del tipo de los que buscan problemas”.

Según un portavoz del ejército, en la zona “había protestas violentas y decenas de palestinos lanzaban piedras contra las tropas”. El portavoz reconoció que los soldados también dispararon fuego real, aunque los vídeos difundidos por B’Tselem muestran claramente que en ese momento no había disturbios de ningún tipo.

“Contrariamente a lo que dijo el ejército, los soldados que dispararon a Ihbali no respondían a una ‘infracción violenta de la paz’ y no corrían peligro. El tiroteo fue injustificado e ilegal”, indicó B’Tselem, una ONG progresista muy criticada por el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu.

Según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en los territorios ocupados (OCHA), el ejército israelí ha matado en Cisjordania a 28 palestinos desde el 19 de noviembre, y en lo que va de año ha herido a más de 5.000 palestinos en la misma Cisjordania. Estos datos no incluyen a los muertos y heridos de la Franja de Gaza.

El ejército señaló que ha abierto una investigación sobre el incidente, aunque esta circunstancia ha suscitado desconfianza en B’Tselem, que ha denunciado que la supuesta investigación “es simplemente el primer paso en el proceso de lavado del asesinato”, en referencia a investigaciones similares llevadas a cabo por el ejército con anterioridad.

“Al asesinato de Mohammed Ihbali, como en otros muchos casos del pasado, le seguirá una investigación que no dará ningún resultado; se lavará el incidente y se silenciarán las críticas antes de cerrar el caso (…) sin que se pague ningún precio por este tipo de acciones”, asegura B’Tselem.

El ejército israelí con mucha frecuencia hace redadas en la llamada Área A de Cisjordania, que según los acuerdos con los palestinos, tiene adscrita la seguridad de esos territorios a la Autoridad Palestina, si bien la Autoridad Palestina colabora estrechamente con el ejército israelí, una circunstancia que muchos palestinos critican. En el Área A, que representa el 18 por ciento del territorio de Cisjordania, se encuentra la ciudad de Tulkarm.

Un activista de Amnistía Internacional declaró que las intervenciones militares israelíes en toda la Cisjordania, con independencia de que se sean Áreas A, B, o C, se producen en connivencia con la Autoridad Palestina. En su opinión, existe una “desproporcionada” presencia de tropas en toda Cisjordania que provocan una clara “impunidad”.