Público
Público

El alcalde de Zaragoza cargó al ayuntamiento 7,25€ en lazos para protestar contra la Ley Celaá

El PP reconoce dos meses después, y solo tras denunciarlo el PSOE, haber enviado a un trabajador municipal a una céntrica tienda a comprar el material para una manifestación y haber cargado el tiquet a los gastos de protocolo de Jorge Azcón, en un episodio más de uso peculiar de los fondos municipales desde su llegada al poder

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, en la protesta contra la Ley Celáa con los presidentes provincial y autonómico de su partido, Luis María Beamonte y Ramón Celma. 22/11/2020. @Jorge_Azcon
El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, en la protesta contra la Ley Celaá con los presidentes provincial y autonómico de su partido, Luis María Beamonte y Ramón Celma. 22/11/2020. @Jorge_Azcon. Jorge Azcón

Los lazos naranjas que el PP distribuyó en Zaragoza para protestar contra la Ley Celaá  el 22 de noviembre los pagó el Ayuntamiento de la capital aragonesa con cargo a la partida de protocolo de la alcaldía de Jorge Azcón. El equipo de Gobierno de conservadores y Ciudadanos ha acabado admitiéndolo cuando, dos meses después del pago, este ha sido detectado por el PSOE, que lo denunció en la Comisión de Economía. 

El relato admitido por el concejal Alfonso Mendoza (PP) añadió al cargo del gasto a las arcas públicas, de 7,25 euros y en formato tiquet, otro factor destacado del episodio: "efectivamente hubo un error humano, de un trabajador municipal que llevó la factura donde no correspondía", dijo, en lo que equivale a confesar la utilización de empleados públicos para una actividad partidista como era el ir a comprarlos. 

El hecho de que esa actividad consistiera en una protesta dirigida contra otra institución del Estado, en este caso el Gobierno central, no ha sido todavía objeto de debate, aunque todo apunta a que lo será en el próximo pleno, cuando el PSOE defienda la moción en la que, según anunció la concejal socialista Ros Cihuelo, exigirán "respuestas y responsabilidades sobre las razones por las qué se ha pagado con dinero público un material destinado a un acto político del PP".

Los lazos "se utilizaron en una mesa petitoria [de firmas] del PP contra la Ley Celaá" y los lucieron "integrantes del PP del Gobierno de esta ciudad y de otras instituciones", remarcó Cihuelo, en el primer capítulo de un chirriante episodio de manejo de dinero público en el Ayuntamiento de Zaragoza sobre el que PP-Cs pretende proyectar una imagen de agua pasada calificándolo de "error humano que se corrige", en palabras de Mendoza.

El dispendio sitúa al PP ante el espejo de su coherencia 

La cuantía del dispendio , de 7,25 euros por una caja de 50 imperdibles y dos rollos de cinta satinada, todo de color naranja y adquirido en una céntrica tienda del Coso zaragozano, resulta minúscula en las cuentas de un ayuntamiento cuyo presupuesto ronda los 800 millones de euros. 

Sin embargo, en el plano cualitativo sitúa de nuevo al PP de Jorge Azcón ante el espejo de su nivel de coherencia tras los alardes de exigencia ética que verbalizó en la anterior legislatura, en la que los conservadores llegaron a convertir en el eje de su discurso político la adquisición de un bote de champú-fijador de 15,90 euros para la ducha de la alcaldía que entonces desempeñaba Pedro Santisteve, de ZeC (Zaragoza en Común). 

"Los gastos son un síntoma de una enfermedad más profunda ); no es el coste, es el gesto y no es la cuantía, sino su actitud" dado que "confunden lo público y lo privado y la institución con el partido", dijo entonces el concejal Sebastián Contín. "Santisteve confunde lo público con lo privado", clamaba Azcón. 

Ahora, la crónica de sus veinte meses en la alcaldía lleva ingredientes como haber disparado el gasto en asesores a casi un millón de euros anuales, el uso de su despacho para recibir clases particulares ) de inglés con cargo a una institución de la UE, un dispendio de 802 euros en una vajilla y una cubertería ) para el comedor oficial y, entre otras decisiones, el rocambolesco proceso de la rescisión de la cabalgata de Reyes del año pasado y su posterior adjudicación exprés por la concejalía de Cultura (Cs) a una empresa que había participado en la elaboración de su programa y había organizado un acto de campaña

La oposición opta por la fiscalización sin estridencias 

El asunto de los lazos partidistas cargados a las arcas públicas también pone de manifiesto otro cambio de calado en la política zaragozana, como es la apuesta de la oposición por un control sosegado de la gestión de PP y Cs en el que el trabajo de fiscalización resulta compatible con las buenas formas, algo que parecía imposible la pasada legislatura, marcada por la tormentosa estrategia de los populares como principal partido opositor. 

El tono de Cihuelo al denunciar lo sucedido da prueba de ello. "Queríamos llamar su atención sobre lo que consideramos que ha sido un error", arrancó, antes de apuntar que "como esto se compró el 18 de noviembre y el 20 el PP tuvo una mesa petitoria para pedir firmas contra la Ley Celaá, en la que diferentes miembros del PP portaban imperdibles naranjas y cintas naranjas, nuestra pregunta es que suponemos que han cometido un error cargando en la partida de gastos de material de protocolo del ayuntamiento una factura que a lo mejor debería ir a cargo del PP". 

La concejal de Hacienda y portavoz del equipo de gobierno, María Navarro, intentó despachar con rapidez el asunto en un primer momento. "Preguntaré, pero me imagino que comprar cintas en Larraz por parte de Protocolo por siete euros es una cosa bastante habitual", dijo.

Sin embargo, hora y media más tarde, y cuando el equipo de gobierno ya era consciente de la magnitud política del hallazgo de los socialistas, Mendoza asumía en esa misma comisión, véala aquí , que "se trata de un error. La compra de esos lazos coincidió con otras compras de otros lazos para otros actos que el ayuntamiento viene realizando, como el día del sida, el día de la mujer, etcétera", sin que nadie le llamara la atención sobre los diferentes colores de los que se utilizan en esas convocatorias, rojos y morados pero nunca naranjas.

"Si PP y Cs quieren hacer oposición que lo hagan con su dinbero"

Los otros dos grupos de la izquierda, ZeC y Podemos, también se mostraron sosegadamente críticos, e irónicos, con la actuación de los conservadores. 

"Nos parece perfectamente bien reconocer que es un error humano la compra con dinero municipal de lazos naranjas que debían ser pagados por su partido o su grupo", dijo el portavoz de los morados, Fernando Rivarés, para quien se trata de algo que "no va más allá. Pero es exactamente igual que el asunto de un famoso bote de gomina hace cinco años que ustedes como grupo municipal, como partido, y unos cuantos medios de comunicación elevaron a escándalo público nacional". 

Alberto Cubero, de ZeC, que recordó otras polémicas recientes como la del convenio "a dedo para las entidades de sus hermanos y familiares" en Acción Social, describió el asunto de los lazos como "una utilización más por parte de este gobierno de dinero público para sus intereses partidistas. Si PP y Ciudadanos quieren hacer oposición al Gobierno de España y a la escuela pública que lo hagan con su dinero y no con el dinero de todos los zaragozanos". 

"Inmediatamente esa factura se remitirá a su sitio y se pagará por el conducto que corresponda", señaló Mendoza, que insistió en que se trata de "un error humano que se corrige". 

El episodio tiene otro fleco llamativo: el visto bueno al mandamiento de pago para liquidar la compra de los imperdibles y las cintas, que incluye otros 17 gastos menores, lleva la firma del coordinador del área de alcaldía, subdirector hace cinco años del diario local que con mayor intensidad amplificó el tema de la gomina y que lideró la oposición mediática a ZeC

Más noticias