Público
Público

andalucía Susana Díaz dice que Albert Rivera está “nervioso” y se da tiempo para tomar una decisión sobre la fecha de las andaluzas

La presidenta andaluza lamenta la "falta de autonomía" de Ciudadanos en Andalucía y cree que el presidente de Ciudadanos está descolocado desde la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en el primer Consejo de Gobierno tras las vacaciones de verano. EFE/Raúl Caro

“Mi intención siempre es agotar la legislatura y que Andalucía tenga estabilidad. Las elecciones serán cuando le venga bien a esta tierra y serán con acento andaluz”. Susana Díaz, la presidenta de la Junta, despejó con estas palabras esta tarde la presión a la que la ha sometido Ciudadanos -el socio que le aprobó los tres últimos presupuestos- en el arranque del curso político y se dio tiempo para tomar la decisión, que le pertenece en exclusiva, de cuándo van a ser las próximas autonómicas. Así, Díaz manifestó que se verá “en las próximas semanas” dónde está cada partido.

La legislatura en Andalucía ha estado marcada, en el ámbito estrictamente político, por la estabilidad, la que ha concedido el acuerdo de investidura que firmaron PSOE y Ciudadanos hace más de tres años. La relación entre ambos partidos, a pesar de las diferencias ideológicas, ha sido todo lo plácida que se puede pedir y ha causado en numerosas ocasiones la frustración del resto de la oposición al gobierno de Díaz, a derecha y a izquierda. Pero eso, ante la cercanía de los comicios, tanto si se produce un adelanto como si no -la legislatura acaba en la primavera de 2019-, se ha acabado. Albert Rivera ha decidido competir con el PP en Andalucía sin tapujos por el voto de la derecha.

Díaz: "Cuando no haya estabilidad, tendrán que hablar los andaluces"

Díaz acusó a Albert Rivera de estar “nervioso” y arremetió contra “la falta de autonomía” de Ciudadanos en Andalucía, en una entrevista en la cadena Ser con el periodista gaditano Fernando Pérez Monguió. “Cuando no haya estabilidad, tendrán que hablar los andaluces. Yo voy a seguir trabajando hasta el último día, toquen las elecciones cuando toquen. Si el debate es: elecciones tres meses antes o tres meses después; ese es un debate pobre. Eso le preocupa a quien no ha hecho las tareas”, afirmó la presidenta de la Junta.

“[La fecha de las elecciones] no depende solo de mí. Lo que siempre quiere un gobernante es agotar la legislatura”, agregó. “Lo veremos. Veremos la actitud. Veremos si estos nerviosismos, van más allá. Si verdaderamente hay voluntad de que [los comicios] sean tres meses antes o tres meses después, lo vamos a ver en las próximas semanas. Los presupuestos es normal que influyan [en la decisión a tomar], porque hablamos de 1100 millones más el año que viene para esta tierra”, añadió.

"Veo los volantazos de Ciudadanos a ver quién es más de derechas, si ellos o Casado"

“Desde que ha pasado el verano, hay quien anda igual de nervioso -abundó la presidenta- y hablando de eso. Yo vengo de firmar un acuerdo para un reparto justo de la Política Agrícola Común. Mañana en el Consejo de Gobierno abordaremos la intervención a niños con dificultades auditivas. Estamos cambiando los sillones de pediatría. Es decir, estamos haciendo un esfuerzo importante para que la gente note el cambio de ciclo. Y no escucho a la oposición hablar. Veo los volantazos de Ciudadanos a ver quién es más derechas, si ellos o Casado. Y otros [en referencia a Podemos e IU] que con la boca pequeña dicen: ahora estamos dispuestos a hablar”.

“La pelea Rivera-Casado ha provocado que todo el mundo venga a decirnos lo que tenemos que hacer. Y nos vienen a decir que cambiemos el Estatuto antes de aprobar el presupuesto. Está claro. Compiten en el marco de la derecha y vienen a darnos instrucciones. Y nos reclaman que antes del presupuesto del 2019, que tenemos que presentar antes de que finalice el mes de octubre, quieren que se reforme el Estatuto de Autonomía. Y me llama la atención que vengan a decirlo desde fuera. [Esta situación] es fruto del nerviosismo de Rivera desde la moción de censura. No encuentra su espacio político y le han cambiado las cartas con la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa”, remachó Díaz.

Rivera se equivoca

Horas antes de que Díaz hablase, el presidente de Ciudadanos, que parece ciertamente haber asumido el papel de ariete contra el Gobierno andaluz, ensombreciendo así al presidente de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, había manifestado que suprimir los aforamientos no es “un capricho”, sino que requiere tan solo “de voluntad política”.

“Cuando uno da su palabra tiene que cumplirla, pero para darla hay que tenerla y no todos los políticos tienen palabra. Cuando uno quiere que le apoyen en una investidura tiene que tener palabra”, dijo Rivera. “Espero que en el PSOE se den cuenta de que la supresión de este privilegio es importante para que los ciudadanos puedan recuperar la confianza en las instituciones”, añadió.

Rivera dijo que en Murcia se habían quitado los aforamientos, pero no es así: el tema está atascado en las Cortes

El presidente de Ciudadanos había exigido al PSOE que dijese la “la verdad” sobre la supresión de los aforamientos porque, según manifestó, no es necesario llevar a cabo un referéndum para la eliminación de los mismos en Andalucía, porque en Murcia ya se quitaron sin este mecanismo, según recoge Europa Press. La realidad es que el Parlamento de Murcia votó en abril del año pasado suprimir los aforamientos, pero su eliminación definitiva requiere de la ratificación de las Cortes, cosa que aún no se ha producido, porque el asunto está estancado en el Congreso. De producirse una votación en Madrid al respecto, tendría ciertamente tintes surrealistas, porque los diputados validarían eliminar los aforamientos en una Comunidad Autónoma, pero no los suyos propios.

En lo que respecta Andalucía, lo cierto es que Rivera no tiene tampoco razón. El Estatuto andaluz recoge el aforamiento, en efecto, de los diputados, de los miembros del Gobierno y de la presidenta de la Junta. Sin embargo, para suprimir su derecho a que los juzgue o bien el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, en el caso de los diputados y miembros del Ejecutivo, o bien el Supremo, en el caso de la presidenta, los aforamientos en Andalucía, sí se requiere un referéndum. El Estatuto recoge en sus artículos 248 a 250 dos procedimientos de reforma, uno ordinario y otro simplificado, y ambos desembocan en un referéndum.

Suprimir los aforamientos en Andalucía requiere de un referéndum

Previamente, Juan Cornejo, secretario de Organización del PSOE de Andalucía, lugarteniente de la presidenta, había reclamado “sensatez” a Ciudadanos y le había pedido que antepusiera los intereses generales de Andalucía a los suyos propios. En rueda de prensa, Cornejo había pedido a Ciudadanos que no condicionase la aprobación del Presupuesto para 2019, en el que ya está trabajando el Gobierno andaluz, a la eliminación de los aforamientos en la comunidad, una medida que, dijo, es “imposible” llevarla a cabo a estas alturas de la legislatura porque “no hay tiempo material”, según recoge Europa Press. “Es imposible hacerlo en el espacio de tiempo que queda. [Anteponer el asunto de la eliminación de los aforamientos es] prácticamente decir que no habrá presupuestos por parte de Cs”.

Cornejo dijo que plantear en este momento la eliminación de los aforamientos es “hablar de un referéndum”, cuya celebración podría conllevar un coste de 20 millones de euros, en referencia a la afirmación de Inés Arrimadas -quien también ha lanzado diversas andanadas contra el Gobierno de Díaz- de que la supresión de los aforamientos no costaría dinero.

El dirigente socialista reveló que “en los próximos días” se celebrará una reunión con Ciudadanos, de la que no dio más datos.