Público
Público

La apatía de Cayo Lara empuja al sector de Tania Sánchez a dejar IU

La posición del coordinador federal, de perfil en la guerra interna en la federación madrileña y férreo defensor de las siglas, cierran la puerta a que Sánchez y Valiente participen en procesos de confluencia con Podemos sin abandonar la coalición.

Publicidad
Media: 3.68
Votos: 31

El coordinador federal de IU, Cayo Lara. -EFE

MADRID.- Que en las próximas elecciones autonómicas y municipales habrá una papeleta con las siglas de Izquierda Unida Comunidad de Madrid es, después de la última Presidencia Federal, un hecho. Lo que es una incógnita son los candidatos de esa lista.

Tania Sánchez y Mauricio Valiente son los cabezas de cartel oficiales para la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, ratificados por los órganos tras arrasar en las primarias, y apoyados a regañadientes por la dirección federal. Pero lo cierto es que ninguno de los dos quiere encabezar la candidatura de un partido sepultado por el tsunami de Podemos e internamente fracturado en dos corrientes irreconciliables cuya disputa merma aún más la confianza de su potencial y reducido electorado.

En la federación madrileña siempre ha habido una guerra civil cuya intensidad ha sufrido picos y valles hasta que una nueva izquierda que quiere ser centralidad le ha obligado a firmar la paz. Pero el armisticio no es de reconciliación, pese a que el coordinador federal, Cayo Lara, se empeñe ingenuamente en alcanzarla. La fractura es insalvable y cualquier propuesta de Lara o del aparato que lo controla no va a colmar las expectativas de la corriente representada por Sánchez, que se siente legitimada por las bases de IU para apostar por la convergencia con Podemos y otros actores políticos. Su argumento radica precisamente en que Izquierda Unida no quede fuera de esa ola que vaticina un cambio político. Es el discurso que la candidatura Recuperar la Ilusión lleva repitiendo desde que se impuso en las dos urnas: la de militantes y la de simpatizantes.

En frente tiene a la vieja guardia de IUCM, cuyos candidatos perdieron las primarias y cuya política de convergencia es mantener la identidad de IU, sobre todo sus siglas y al precio que sea, aunque ello les cueste desaparecer de las instituciones. No ven a Podemos como una fuerza con que la trenzar alianzas, sino como un enemigo de primer orden para la supervivencia del partido tradicional de izquierdas. “Una parte de nuestra dirección ha decidido renunciar a nuestra política por un hueco en el baile moderno […] IUCM no caerá en una trampa liquidadora de la cultura de izquierda que siempre ha vivido en Madrid y seguirá viviendo, a pesar de quienes creen que es cosa de “trileros” distinguir entre izquierda y derecha”, ha afirmado recientemente en un artículo publicado en El País Libertad Martínez, una de la dirigentes de la vieja guardia de IU-CM.

Pero a las divergencias políticas se unen viejas rencillas personales y, sobre todo, el escándalo del saqueo de Caja-Madrid Bankia y las tarjetas black, que ha dejado en evidencia el escaso poder de un coordinador federal que simpatiza más con los planteamientos políticos de la vieja guardia que con los de el sector de Tania Sánchez y también del candidato a La Moncloa de IU en las próxima generales, Alberto Garzón.

Tras varios meses de desplantes a las resoluciones de la dirección de IU que pedían la salida de Gordo y Pérez del partido por sus responsabilidad política en el caso Bankia cuando fueron coordinadores de IUCM, parecía que la Presidencia del pasado viernes iba a poner fin a la guerra, pero Lara presentó una propuesta descafeinada, que desautoriza a ambos excoordinadores políticamente pero que no resuelve absolutamente nada. La posición del sector de Sánchez fue defendida por el dirigente Enrique Santiago. Pedía la suspensión de militancia de Gordo y Pérez y desfederar a IUCM, que considera una federación “rebelde y secuestrada” por lo que denominan “la mafia madrileña” del partido, que ha generado una deuda de tres millones de euros y que ha contrariado en repetidas ocasiones la línea marcada por el partido. Aún así, la propuesta de Lara obtuvo mayoría en las votaciones. 

“Lara juega a un repliegue identitario frente a Podemos al estilo del KKE griego frente a Syriza”, dice el sector de Tania Sánchez

Y mientras IU permanece en una quietud pasmosa y en un “repliegue identitario frente a Podemos al estilo del KKE griego frente a Syriza”, como apuntan fuentes del sector de Sánchez, en Madrid ya se ha articulado una convergencia entre Podemos y la plataforma Ganemos Madrid bajo la fórmula de una nuevo partido instrumental.

Si IUCM participa o no en esa iniciativa, en la que parte de sus militantes llevan trabajando desde el principio, se decidirá en el próximo Consejo Político Federal, fechado para el 21 de febrero. Las reglas están muy claras: no habrá siglas en la nueva marca electoral, algo que choca con la línea de IU que defienden Lara, el PCE y la vieja guardia de IUCM. Pero al margen de esa decisión, Mauricio Valiente va a presentarse a las primarias de la coalición Ganemos-Podemos. Del mismo modo, el sector de Sánchez está trabajado en crear un espacio de convergencia a nivel autonómico, y el recién dimitido concejal en Madrid, Jorge García Castaño, es la avanzadilla del entorno de Sánchez en esa tarea. De hecho, tanto Valiente como Sánchez estuvieron presentes en la rueda de prensa en la que se anunció el acuerdo entre Podemos y Ganemos Madrid.

Así las cosas, llegará el momento en el que IU Federal tenga que decidir quiénes son sus representantes en Madrid: la candidatura de IUCM sin sus candidatos oficiales o la de el nuevo espacio de convergencia a nivel municipal y autonómico en el que van a trabajar Sánchez y Valiente. A juzgar por los últimos movimientos de IU, parece que para mantener la identidad y reivindicarse como la auténtica izquierda es preferible que Sánchez y sus seguidores dejen la organización cuanto antes. Un paso en ese sentido será el debate sobre convergencia en el que participará Sánchez junto a Luis Alegre, candidato a liderar Podemos en Madrid; e Inés Sabanés, portavoz de Equo (integrado en la candidatura de Ganemos Madrid).

Esto será un anticipo de lo que ocurra en las generales, ya que Madrid es el espejo de la situación a nivel federal, con una bicefalia estructural entre un coordinador que seguirá oponiéndose a Podemos, y Alberto Garzón, candidato a la Moncloa, partidario de entenderse con Podemos, que no controla el aparato pero que cuenta con el apoyo de pesos pesados como Julio Anguita. Precisamente, en una entrevista reciente en eldiario.es, el antiguo líder de IU resumía la visión política de Lara como “anclada en pactar con el PSOE en las autonomías” y sin más “horizonte social que el sindicato Comisiones Obreras”. “No entiende estas cosas. Es honrado, buena persona, amigo mío, hace como si me escucha, pero no entiende”, resumía Anguita.

Más noticias en Política y Sociedad

lea también...