Público
Público

Ayuso, la gran apuesta de Casado en Madrid, cada vez más cuestionada en el PP

"No se puede poner al frente de una comunidad autónoma a una persona cuya trayectoria es escribir tuits con gracejo", señala una voz de la dirección popular. La presidenta de la Comunidad de Madrid fue una apuesta personal de Casado.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante una visita al Hospital de Campaña de Ifema. E.P.
El líder del Partido Popular, Pablo Casado, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante una visita al Hospital de Campaña de Ifema. E.P.

marta monforte

Se suceden las malas noticias para Pablo Casado. A la vez que el líder del PP lidia con un incesante goteo de informaciones que vinculan a su formación con presuntas tramas delictivas —y que se ha saldado con la imputación por parte de la Audiencia Nacional del exministro del interior Jorge Fernández Díaz por el espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas—, el conservador debe dar la cara, no solo ante los medios, sino también ante sus propias filas, tras la caótica gestión de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, que se ha visto sobrepasada por el aumento de casos de covid-19 en la región, situándose a la cabeza de Europa.

"No se puede poner al frente de una comunidad autónoma a una persona cuya trayectoria es escribir tuits con gracejo", señala una voz de la dirección popular a Público. "Por mucho que tenga apoyo, que lo tiene, al final es ella la que da la cara y pone la voz y lo que salen son peregrinas ocurrencias dignas de tuiter pero no de la presidencia de una comunidad autónoma", resumen.

Las fuentes consultadas por este diario confirman que hay "inquietud" en la sede de Génova 13 —tal y como revelaba El Mundo— por la "inseguridad" y el "caos" que actualmente transmite la Comunidad de Madrid en la gestión del virus. "Pero esto no viene de ahora. Su nombramiento como candidata no se entendió en su día", explica un dirigente con larga trayectoria en el PP, al igual que sucedió con el de Cayetana Álvarez de Toledo, recientemente cesada por Casado. "Prescindió de Ángel Garrido —ahora consejero de Ciudadanos— por afinidad personal, sin que la avalara ningún tipo de gestión".

Ayuso fue una apuesta personal de Casado, a la que conocía desde hacía más de una década, cuando él era presidente de las Nuevas Generaciones del PP. Antes de concurrir como candidata, la presidenta de la Comunidad de Madrid fue vicesecretaria de comunicación y fue diputada rasa en la Asamblea de Madrid. Periodista de profesión, Ayuso trabajó tanto con Esperanza Aguirre —estuvo en su equipo de redes y se encargaba de escribirle los tuits a la cuenta de su perro 'Pecas'—como con Cristina Cifuentes.

La presidenta madrileña también fue becaria en FAES y su discurso siempre ha estado mucho más cerca del de Aguirre y del expresidente José María Aznar que al de Mariano Rajoy. Es más, llegó a admitir que si Soraya Sáenz de Santamaría hubiera ganado las primarias, se habría marchado del partido.

"Madrid es el ejemplo de lo que haríamos a nivel nacional"

"Creo que Isabel Díaz Ayuso es una gran presidenta. Para mí es la alternativa, el ejemplo de lo que nosotros querríamos hacer a nivel nacional. En cuanto los españoles nos den su confianza, lo haremos", esas fueron las palabras de Casado el pasado mes de mayo. Unas declaraciones que se le han vuelto en contra después de que tanto el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, como la propia Ayuso hayan reconocido la incapacidad del Gobierno regional para luchar de forma efectiva contra la pandemia sin ayuda del Ejecutivo central.

Pese a que las competencias en materia de sanidad son de las autonomías y sus dirigentes son los que deciden qué medidas tomar para frenar el avance del virus, Casado ha tratado de exculpar la gestión de Ayuso criticando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "Las pandemias y epidemias son responsabilidad exclusiva de los Gobiernos estatales, por mucho que la coalición del PSOE y Podemos pretenda derivar su negligencia a las comunidades autónomas y por mucho que aliente que la opinión pública solo ponga el foco en las que gobierna la centroderecha", ha señalado este viernes en la clausura de un coloquio de FAES sobre Europa junto a José María Aznar.

El secretario general del partido, Teodoro García Egea, también ha salido al rescate de Ayuso vía Twitter, trasladando toda responsabilidad al Gobierno central. "Sánchez llega meses tarde para prestar apoyo a Madrid. Una pandemia no entiende de fronteras administrativas ni de vacaciones. Propaganda ante los medios, mientras mete la zancadilla a la Comunidad de Madrid".

Al igual que el portavoz en el Senado, Javier Maroto, que ha asegurado que la conservadora "se está defendiendo del virus, pero también de los ataques injustificados del Gobierno de la nación contra los madrileños". "Intentan esconderse detrás de los presidentes autonómicos para echar la culpa de su ineficacia a los demás", ha dicho

Oposición al Gobierno desde la Comunidad de Madrid

Lo cierto es que durante los pasados meses Ayuso ha liderado la oposición contra el Gobierno. Su estrategia ha consistido en acusar al Gobierno de Pedro Sánchez de dejación de funciones, situando la manifestación del 8 de marzo como el foco de los contagios en Madrid. Ayuso ha mantenido este discurso hasta el final —incluso después de decaer el estado de alarma culpando al Ejecutivo de falta de pruebas PCR en el aeropuerto de Madrid-Barajas—, pese a la escasa incidencia registrada de casos importados.

La conservadora cree que está siendo victima de una "despiadada" y "demostrable" campaña de "difamación y desprestigio personal" por parte de aquellos que siguen unos "argumentarios dictados desde La Moncloa". "Es la imagen de Madrid y también de España, porque si Madrid se hunde, hasta que no se reactive la Comunidad, no lo hará el resto del país", lamenta. La presidenta madrileña ya había advertido en el pasado de lo que, a su juicio, es una de "irresponsable obsesión" por la "excesiva atención" que se le presta a Madrid.

Más noticias de Política y Sociedad