Público
Público

Gobierno de coalición El bloque de investidura confía en que Yolanda Díaz ayude a mantener las relaciones para que Sánchez no gire a Cs

Pablo Iglesias siempre ha apostado por consolidar esta unión de partidos para alcanzar acuerdos de marcado carácter progresista, una estrategia en la que Cs no tiene cabida. Mientras, el PSOE ha deslizado en varias ocasiones optar por la teoría de la geometría variable, esto es, contar con el apoyo del grupo naranja en ciertas iniciativas.

17/03/2021.- El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, durante la sesión de Control al Gobierno en el Congreso de este miércoles. E. Parra / Europa Press
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, durante la sesión de Control al Gobierno en el Congreso de este miércoles. E. Parra / Europa Press

"ERC tiene 13 votos. Señora Calvo, ¿con quién va a aprobar la ley de memoria democrática? ¿Con nosotros o con el outlet de la derecha [Cs]? Señora Montero,
¿con quién va a aprobar una ley de fiscalidad más justa? ¿con nosotros o con el outlet de la derecha? Señora Rivera, ¿con quién va a aprobar una ley de cambio climático? ¿con nosotros o con el outlet de la derecha? Nosotros no vamos a desaparecer", ha advertido este miércoles el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, sobre el riesgo de un giro del Gobierno hacia Ciudadanos tras los acontecimientos de los últimos días que han sacudido el tablero político.

Partidos muy importantes para el Ejecutivo de coalición, como ERC (13 diputados) y EH Bildu (5 diputados), que permitieron junto a otros grupos la investidura de Pedro Sánchez y la aprobación de los primeros Presupuestos del Ejecutivo de coalición, además de otras medidas y decretos, han estado siempre vigilantes ante cada movimiento que ha acercado a PSOE y Cs. Esas dudas podrían crecer tras el anuncio de Pablo Iglesias de dejar la Vicepresidencia Segunda para disputar a Isabel Díaz Ayuso la Presidencia en la Comunidad de Madrid.

En este sentido, cabe recordar que el líder de Unidas Podemos siempre ha apostado por consolidar el bloque de investidura para alcanzar acuerdos de marcado carácter progresista, una estrategia en la que Cs no tiene cabida. Mientras, el PSOE ha deslizado en varias ocasiones optar por la teoría de la geometría variable, esto es, contar con el apoyo del grupo naranja en ciertas iniciativas.

La semana pasada, justo cuando el seísmo político comenzó a dar los primeros avisos con la moción de censura de Cs y PSOE en Murcia, ERC tildó la operación de "salvar al soldados Ciudadanos". De hecho, este partido reconoce que el grupo socialista "si puede pactar, pacta con el partido de Inés Arrimadas". Otra cosa son los números: el partido republicano suma 13 diputados, mientras que la formación naranja sólo tiene 9 diputados (hasta hoy eran 10, pero la salida de Pablo Cambronero y su traslado al grupo mixto deja con nueve representantes a Cs). 

Si bien, el portavoz de ERC en la Cámara Baja ha puesto de relieve que, a pesar de la marcha de Pablo Iglesias, su partido tiene "interacción directa con la parte del Gobierno que representa el PSOE", además de subrayar la figura de la próxima vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con quien tiene una relación "excelente".

Y es que, en el anuncio del pasado lunes, Iglesias señaló que Díaz será, si los inscritos lo avalan, la candidata a las próximas elecciones generales. En esta línea, Gabriel Rufián indicó que la ministra de Trabajo "es una persona muy hábil". Buena muestra de ello son sus acuerdos con la patronal y sindicatos para la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), las prórrogas de los ERTE o la futura ley que regulará a los riders.

EH Bildu, por su parte, también ha insistido en que un acercamiento del Gobierno a Cs no es compatible con el apoyo de esta formación a las iniciativas que se tramiten en el Congreso. No obstante, opina que el "Gobierno es el mismo", destacando que tiene buena interlocución con "todos los departamentos ministeriales", por lo que hasta la fecha, su posición no ha cambiado respecto al Ejecutivo, tal como ha relatado la portavoz de la formación en la Cámara Baja, Mertxe Aizpurua. Eso sí, siempre y cuando los de Sánchez no se acerquen al partido naranja. 

Preguntado por cómo puede afectar la salida de Pablo Iglesias del Gobierno a las relaciones entre la propia coalición, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, situó este martes el movimiento del líder de Podemos en "una intención de minar la coalición que ya se iba a ir difuminando", pero añadió que la estabilidad del Ejecutivo no solo depende de PSOE y Unidas Podemos, sino también de los socios que lo apoyan. "Hay una patata caliente en Catalunya, y si se quiere mantener una mayoría relativamente estable, el Gobierno tendrá que resolver eso", recordó sobre los políticos presos catalanes que todavía siguen en prisión.

Joan Baldoví, diputado de Compromís, señaló que, con la salida de Pablo Iglesias, "bajará la temperatura política del Gobierno". Sobre Yolanda Díaz, el diputado valenciano aseguró que "ha tratado mucho" con la ministra de Trabajo, por lo que espera que haya un clima en el que "se pueden acordar las cosas sin tanto espectáculo". 

El PSOE, por su parte, defiende que tiene un acuerdo firmado con Unidas Podemos, "con toda la organización, y así va a seguir siendo", afirmó Adriana Lastra, la portavoz del grupo en la Cámara Baja. "Tampoco me gusta personalizar una organización política", dijo al ser preguntada por la marcha de Iglesias del Gobierno. 

Más noticias de Política y Sociedad