Público
Público

La crisis de Gobierno Yolanda Díaz aceptará ser vicepresidenta tercera para conservar Trabajo y no crear conflicto en el Gobierno de coalición

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cierran el acuerdo sobre la reestructuración del Ejecutivo para limar las diferencias respecto al organigrama. La ministra de Trabajo no ha querido disputar con Calviño la Vicepresidencia Segunda.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. - EFE
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en una imagen de archivo. - EFE.

La salida de Pablo Iglesias del Gobierno de coalición para dar la batalla a Ayuso en las elecciones autonómicas que tendrán lugar en Madrid el 4 de mayo ha estado a punto de provocar un último conflicto en el seno del Ejecutivo entre el líder de Unidas Podemos y Pedro Sánchez, aunque ese escenario no se producirá. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha aceptado renunciar a la vicepresidencia segunda y convertirse en vicepresidenta tercera del Gobierno para conservar su cartera actual y no generar una crisis en el Ejecutivo.

En el vídeo en el que anunciaba su candidatura, Iglesias dejó claro que quería resolver algunas cuestiones pendientes como vicepresidente segundo antes de dejar su cargo, una situación que se producirá en torno al 20 de abril, cuando arranque la campaña de las elecciones. En concreto, el líder de Unidas Podemos se refirió a la ley de vivienda, una norma que el Ministerio de Derechos Sociales negocia con el Ministerio de Transportes y donde las diferencias respecto a la regulación de los alquileres alejan el acuerdo.

Sin embargo, también ha centrado sus últimos esfuerzos como vicepresidente en acordar con la parte socialista su sucesión en el Gobierno de coalición. A la vez que anunció su salto a la Comunidad de Madrid, el líder de Podemos avanzó que su vicepresidencia la asumiría la actual ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que pasaría a convertirse en vicepresidenta segunda de Trabajo. Ione Belarra, actual secretaria de Estado de la Agenda 2030, pasaría a dirigir el Ministerio de Derechos Sociales (actual vicepresidencia encabezada por Iglesias). 

Aunque Sánchez pareció aceptar esta modificación instantes después del anuncio (es el presidente el que estructura el Gobierno, aunque el acuerdo de coalición con Unidas Podemos limita su función respecto a los ministerios morados), este martes se apuntaba que existen discrepancias entre ambos socios del Ejecutivo respecto a la reestructuración ministerial.

Al parecer, la parte del PSOE rechazaba que Yolanda Díaz fuera vicepresidenta segunda a la vez que ministra de Trabajo, un supuesto que podría tiene que ver con la posición que ocupa la ministra de Economía, Nadia Calviño, como vicepresidenta tercera del Gobierno. El escollo residía en que, tras la marcha de Iglesias, Díaz, que pertenece al área económica del Ejecutivo en su calidad de ministra de Trabajo (un área liderada por Calviño), quedaría 'por encima' de la ministra de Economía.

Sin embargo, las fuentes consultadas tanto de un lado como del otro negaban que se fuera a plantear una batalla con esto o que se vaya a producir una crisis en el Ejecutivo de coalición. En el caso de la ministra de Trabajo, fuentes de este departamento aseguraron que, pese a que no se le ha trasladado una propuesta formal para ser vicepresidenta, no pondrían a Pedro Sánchez en el aprieto de tener que elegir el orden de sus vicepresidentas y que no disputarían ni por un momento la Vicepresidencia Segunda. Cuando el presidente se lo ha ofrecido, Díaz ha aceptado.

"Detalles menores"

Desde Unidas Podemos habían confirmado que Díaz sería vicepresidenta del Gobierno y que conservaría el Ministerio de Trabajo (que este miércoles empieza a desmontar la reforma laboral de Rajoy en el diálogo social), aunque finalmente la formación morada ha pasado de tener la Vicepresidencia Segunda a tener la Vicepresidencia Tercera.

Fuentes de la parte socialista del Ejecutivo insistían en que las diferencias con Unidas Podemos eran en aspectos que consideran menores, que afectaban al organigrama del Gobierno y que tenían que ver con concretar las áreas, cuestiones que consideraban que se solucionarían y se acordarían con la formación morada.

Desde el Gobierno se afirmaba que el presidente, que es el que tiene plenas competencias para formar su Gabinete, tenía todavía mucho tiempo para perfilar el cambio, ya que se da por hecho que Pablo Iglesias no abandonará la Vicepresidencia segunda del Gobierno hasta mediados de abril, aunque finalmente la minicrisis del Ejecutivo se ha cerrado este mismo martes, un día después del anuncio de Iglesias.

Más noticias