Público
Público

Catalunya Borrell llama a no reconocer "ninguna superioridad moral" al independentismo

"Los independentistas no son mejores catalanes que los que pensamos que la independencia no es una buena solución", afirma el ministro de Asuntos Exteriores en una acto organizado por Societat Civil Catalana en Barcelona.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, interviene en la clausura hoy en Barcelona unas jornadas sobre 'La Democracia Constitucional en el siglo XXI', organizadas por Societat Civil Catalana. (TONI ALBIR | EFE)

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha hecho este domingo un llamamiento desde Barcelona a no reconocer "ninguna superioridad moral" al independentismo y ha advertido de que "el Derecho Internacional no apoya el derecho a la autodeterminación, a no ser que se trate de una situación colonial".

Borrell ha clausurado unas jornadas sobre La democracia constitucional en el siglo XXI, organizadas por la entidad Sociedad Civil Catalana, en las que también ha participado el exministro de Exteriores Josep Piqué.

En su intervención, el actual titular de Exteriores socialista ha elogiado a Sociedad Civil Catalana por haber sido "un instrumento importante para reflejar la pluralidad de la sociedad catalana".

Borrell ha lanzado este mensaje a los asistentes: "No tenemos que reconocer ninguna superioridad moral a quienes defienden la independencia de Catalunya. Están en su derecho, afortunadamente estamos en un país donde el derecho de defender esta opción está reconocido. Pero no son mejores catalanes que los que pensamos que la independencia no es una buena solución".

El ministro y expresidente del Parlamento Europeo ha afirmado además que "el Derecho Internacional no apoya el derecho a la autodeterminación, a no ser que se trate de una situación colonial como las que hubo en los años cincuenta y sesenta".

"Hagan el favor de dejar de decir que el Derecho Internacional apoya el derecho de autodeterminación. Se puede estar a favor o en contra, pero no se pueden hacer servir argumentos que no son ciertos", ha aseverado Borrell.

Así, frente a los argumentos del independentismo de que "el derecho de autodeterminación está reconocido en el Derecho Internacional, de que todo el mundo lo reconoce menos España, de que es una democracia débil e imperfecta porque no reconoce ese derecho como se reconoce en todo el mundo", ha ironizado Borrell, éste ha puesto como ejemplo los casos de otros países occidentales.

Borrell ha sido tajante al recordar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "ha dicho bien claro" al presidente catalán, Quim Torra, que "no va a dejar que se ejerza el llamado derecho de autodeterminación, porque la Constitución no lo permite"

Ha relatado en este sentido que "países como Estados Unidos, Francia, Alemania o Italia tienen claramente definida en sus constituciones la indivisibilidad del país y no reconocen el derecho de autodeterminación a sus regiones. ¿Son países de escasa fortaleza democrática? ¡Caramba!", ha exclamado.

Tras recordar que "solo Etiopía y alguna isla del Caribe" reconoce el derecho de autodeterminación, ha incidido incluso en los casos de Reino Unido y Canadá y ha opinado que, si esos países "deben dar permiso" a Escocia o Quebec, entonces es que "no es un derecho, sino una concesión".

"El derecho de autodeterminación no está reconocido ni en Canadá ni en Reino Unido. Otra cosa es que no definan el país como indivisible y conciban la posibilidad de que esa división se pueda hacer, pero dentro de la Constitución", ha apuntado.

Por ello, ha recalcado en "hacer un esfuerzo para explicar las cosas como son" y rechazar los argumentos falsos, ya que "los problemas imaginarios no se pueden resolver".

Borrell ha sido tajante al recordar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "ha dicho bien claro" al presidente catalán, Quim Torra, que "no va a dejar que se ejerza el llamado derecho de autodeterminación, porque la Constitución no lo permite".

También ha remarcado que el Tribunal Constitucional "ha dicho bien claro que cualquier pregunta sobre la unidad territorial del Estado debe hacerse dentro del marco de un referéndum constitucional, que no tiene cabida en el Derecho Internacional y que, por razones políticas, los referéndums son profundamente divisivos y no son la forma casi nunca de encontrar una solución".

El ministro ha reclamado "racionalizar" el debate, una línea en la que el Gobierno está haciendo "un esfuerzo para empezar a hablar, demostrando empatía, simpatía y buena voluntad" y poniendo en marcha mecanismos para que el diálogo se desarrolle de forma "institucional", como la comisión bilateral Gobierno-Generalitat.

Para Borrell, "el diálogo no es una rendición, sino la consecuencia lógica de un Gobierno que quiere encontrar solución a los problemas reales que hay y que se han dejado pudrir".

Porque, si bien la cuestión de la autodeterminación quedó "zanjada", en relación con que "las posiciones de unos y otros quedaron claras", ha considerado que hay "muchos otros problemas en los que se pueden encontrar soluciones".

Aunque ha confesado que "en la retórica" no ve una "gran diferencia" en el nuevo gobierno catalán de Quim Torra, algo que "contrasta con la manifiesta voluntad del Gobierno de abrir cauces de diálogo", ha recordado que "una cosa son las declaraciones retóricas de cara a la galería y otra los hechos concretos. De momento, Torra ha ido a la Moncloa y han hablado. Veremos ahora cómo irá".