Público
Público

Catalunya La Comisión Bilateral Generalitat-Estado se celebra este lunes en un ambiente agrio y con la reivindicación de 56 traspasos

El malestar en el Gobierno español por la ausencia del president Aragonès en la Conferencia de Presidentes y la crítica del Govern por la exclusión de los fondos europeos del orden del día enrarece el primer gran encuentro entre los dos Ejecutivos previo a la mesa de diálogo de septiembre.

La consellera de la Presidencia, Laura Vilagrà. Foto de archivo.
La consellera de la Presidencia, Laura Vilagrà. Foto de archivo. David Zorrakino / Europa Press

La Comisión Bilateral Generalitat-Estado se celebra este lunes finalmente. El Govern de la Generalitat, salvó un primer amago de la Moncloa de dejar para después del verano la reunión, aprovechando la remodelación del Ejecutivo español y la substitución de Miquel Iceta por Isabel Rodríguez al frente del Ministerio de Política Territorial y Función Pública. Para el Govern era primordial distanciar este encuentro del de la mesa de diálogo programada para la tercera semana de septiembre. Y diferenciar claramente lo que es la negociación en el ámbito de gestión este lunes, con el diálogo para solucionar el conflicto político posteriormente.

Fuentes de la presidencia de la Generalitat diferencian rotundamente la Bilateral de la mesa de diálogo entre ambos gobiernos y remarcan que "son dos cosas absolutamente diferentes". "Una cosa son los temas concretos que se tratarán en la comisión bilateral y la otra la mesa de negociación", donde la Generalitat quiere poner la amnistía y la celebración de un referéndum sobre la mesa. Además, aseguran estas mismas fuentes, "lo que se logre en la mesa bilateral no condicionará en ningún caso lo que se va a tratar en la mesa de negociación del conflicto". En una clara advertencia de que no se aceptarán contraprestaciones de temas de gestión para que se abandone la reivindicación de la amnistía y la autodeterminación.

Por todo ello, el Govern forzó la máquina para mantener la Bilateral antes de las vacaciones y reunirse en Madrid, como ya avanzó Público. Con el único matiz que la cita se ha demorado algún día por problemas de agenda de la nueva ministra y en vez de esta semana como estaba previsto será finalmente el lunes, ya iniciado el mes de agosto. Retraso mínimo que no ha generado ningún problema.

Ambiente agrio

La reunión entre Aragonès y Sánchez llega en un ambiente agrio, con reproches mutuos

En lo que sí ha habido un cambio significativo es en el ambiente que precede a la reunión. Si la Comisión Bilateral Generalitat-Estado se había programado para escenificar el cambio de etapa en la relación entre el Govern de la Generalitat y el Gobierno español con una fluida interlocución entre los presidentes Aragonès y Sánchez, lo cierto es que la cumbre llega en un ambiente agrio, con reproches mutuos, la negociación de 56 traspasos estatutarios pendientes y la exigencia de un calendario concreto por parte catalana.

La ausencia del president del a Generalitat, Pere Aragonès, en la reunión de la Conferencia de Presidentes celebrada el viernes pasado ha generado los reproches por parte del Gobierno español. Pedro Sánchez ha sido claro lamentando que 'la voz de Catalunya' no haya estado "en un foro donde se abordarán temas importantes que afectan al conjunto de la ciudadanía catalana con independencia de su ideología política, como son el reto demográfico o la crisis del coronavirus". Aragonès ha querido remarcar la relación bilateral con la Moncloa en el inicio de esta nueva etapa. Pero lo cierto es que Sánchez hubiera deseado la foto de los presidentes autonómicos al completo, cosa que frustró la ausencia de Aragonès a pesar de haber conseguido la siempre difícil presencia del lehendakari Urkullu. Eso sí, con traspasos fiscales mediante. Finalmente Aragonès se quedó solo en el plante y la Moncloa no ha escondido su malestar.

Por su parte, las quejas del Govern se centran en la "falta de voluntad" que aseguran tiene el Ejecutivo español para tratar ciertos temas en la reunión de la Comisión Bilateral. Y entre ellos destaca el reparto de los fondos europeos que se ha convertido en un toma y daca entre los dos gobiernos. Mientras Sánchez asegura que el sitio para debatir este tema trascendental era la Conferencia de Presidentes y reprocha a Aragonès que dejara la silla vacía. El president de la Generalitat asegura que en un foro multilateral y en una intervención de cinco minutos como máximo no se puede negociar de forma seria un tema de tal calado.

Los fondos europeos, junto a los traspasos pendientes serán algunos de los caballos de batalla en el encuentro.

Los fondos europeos, junto a los traspasos pendientes serán pues algunos de los caballos de batalla que se esperan tensen el primer encuentro en cuatro años del ente negociador entre el Govern y el Gobierno español. A pesar de no estar en el orden del día, los miembros del Govern tienen previsto plantear el debate sobre los fondos europeos para la reconstrucción. Fuentes de la Moncloa también lo dan por hecho y consideran que el último turno de intervención para plantear temas no programados puede ser el marco idóneo. Pero estas mismas fuentes de la Moncloa alertan que hablar de este tema no significará negociar nada, porque la negociación sobre los fondos europeos se circunscribe exclusivamente a los foros multilaterales entre el conjunto de las autonomías y el Gobierno español, aseguran.

Orden del día

Según la consellera de la Presidència, Laura Vilagrà, que ha dirigido los trabajos preparatorios de la Comisión Bilateral Generalitat-Estado, primero con Iceta y después con Rodríguez, en la reunión el Govern tiene previsto presentar reclamaciones históricas, como que los 56 traspasos pendientes se hagan efectivos. "Los queremos todos, y los queremos rápido", insiste. También se reclamará que se hagan efectivos las inversiones contempladas en la disposición adicional tercera del Estatut, cifradas en 3.800 millones de euros.

En el orden del día también se pretende tratar aspectos competenciales como el traspaso de los aeropuertos catalanes que ahora gestiona AENA entre ellos el de barcelona-El Prat, así como otros organismos como el Puerto de Barcelona o el poderoso Consorci de la Zona Franca. No olvidarán tratar el siempre pendiente tema de la deficiente inversión en infraestructuras viarias y ferroviarias estatales o temas sociales de primera magnitud, como la retirada del recurso de inconstitucionalidad contra la ley catalana que regula los precios del alquiler de la vivienda y acabar con el incumplimiento del Gobierno español con la ley de dependencia, ya que en estos momentos su aportación no supera el 14% cuando tendría que ser del 50%.

Entre los temas que se plantearan hay algunos muy concretos como la creación del Centro Nacional de Condiciones de Trabajo de Barcelona, así como la gestión del Fondo de Garantía Salarial. O que la Junta de Tributs de Catalunya asuma la competencia para resolver reclamaciones económico-administrativas contra actos dictados en aplicación de tributos cedidos por el Estado, tal como ya explicó Público. El Govern prevé cerrar la histórica demanda del traspaso sobre las becas. Por otra parte, también se plantea negociar otros temas relativos a la financiación de los Mossos d’Esquadra, la ordenación del litoral que es de competencia estatal, la gestión del Ingreso Mínimo Vital y los traspasos de recursos para la Renta Garantizada de Ciudadanía, entre otros. Además, Vilagrà también remarca que quieren tratar cuestiones donde prevén más conflictividad como el proyecto de ley audiovisual, que aseguran que sólo protege la producción en lengua castellana y se exigirá la obligatoriedad de cuotas para financiar la producción en otras lenguas oficiales del Estado como el catalán.

Mucho trabajo y exigencia de concreciones

"No se puede esperar salir de una primera reunión con las cosas resueltas ni se podrá abordar todo", asegura Patricia Plaja

Con este cúmulo de temas pendientes la portavoz del Govern, Patricia Plaja, considera evidente que "no se puede esperar salir de una primera reunión con las cosas resueltas ni se podrá abordar todo". "No saldremos con el trabajo hecho. Hay una lista de incumplimientos históricos tan grande que es imposible", avisa Plaja. Pero por su parte, la consellera Vilagrà ha exigido concreción y ha confiado en que en el encuentro de este lunes se podrán cerrar ya algunos traspasos. Por ejemplo, pide que se pueda detallar ya al máximo algunos posibles traspasos como el de las becas, la titularidad patrimonial de edificios como la Jefatura de Via Laietana de la Policia Nacional o el MIR, y advirtió de que no quieren que se les emplace a tratarse en otras comisiones en el futuro. "No queremos ni demoras ni migajas; sabemos que tendremos que insistir y trabajar duro, pero queremos conseguir los resultados tocan, lo necesitamos todo y lo queremos todo", asegura Vilagrà. Unas consideraciones revestidas de desconfianza ya que las fuentes consultadas por el Govern evitan generar "demasiadas expectativas" a tenor de "los históricos incumplimientos de todos los Gobiernos españoles".

La Comisión Bilateral, pese a que el Estatut dicta que se reúna en pleno "al menos dos veces al año y siempre que lo solicite una de las dos partes", tuvo su última cita hace ya casi tres años, el 1 de agosto del 2018. La presidieron el entonces conseller Ernest Maragall –ya que en aquel momento las competencias estaban incorporadas al Departament d’Acció Exterior- y Meritxell Batet, en aquel momento ministra de Política Territorial, y tuvo lugar en el Palau de la Generalitat. Este lunes se celebrará en el Ministerio de Política Territorial. La delegación catalana tendrá al frente a la consellera de la Presidència, Laura Vilagrà, junto al vicepresident y conseller de Polítiques Digitals i Territori, Jordi Puigneró; y el conseller d’Economia i Hisenda, Jaume Giró. También estarán presentes la delegada del Govern de la Generalitat en Madrid, Ester Capella y altos cargos de los departamentos implicados.

Más noticias