Público
Público

Sesión Constitutiva Ciudadanos agradece el apoyo de Vox a Rivera y critica al PP por no posicionarse

En la bancada 'popular' únicamente Cayetana Álvarez de Toledo, uno de los fichajes estrella de Casado —que no será portavoz esta legislatura— aplaudió la intervención de Rivera contra la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5

El líder de Ciudadanos,Albert Rivera, jura su cargo, durante la sesión constitutiva de las nuevas Cortes Generales de la XIII Legislativa que se celebra este martes en el Congreso de los Diputados. EFE/Ballesteros

Albert Rivera escenificó en la Sesión Constitutiva del Congreso la que será su estrategia durante esta legislatura: protagonizar o morir. El líder de Ciudadanos intentó interrumpir el pleno en dos ocasiones, invocando una cuestión de orden, para que la recién elegida presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, tomase medidas por la manera en la que los diputados de Esquerra Republicana (ERC) y Junts Per Catalunya (JxCat), prometían su cargo. Batet no quiso activar su micrófono y solo permitió la intervención de Rivera una vez concluida la sesión.

En el lado derecho del hemiciclo Pablo Casado observaba impertérrito lo que allí sucedía; con seriedad pero sin alterarse, al contrario que el de Ciudadanos, que realizaba aspavientos en cada ocasión que los diputados catalanes tomaban la palabra. Sin embargo, el líder del PP no secundó los dos intentos de abordaje de Rivera y expresó su reservas con Batet en la rueda de prensa posterior al pleno.

Por su parte, los diputados de Vox en su conjunto —que llegaron a la Cámara a primera hora de la mañana y ocuparon los asientos adjudicados en la anterior legislatura a los socialistas— sumados algunos de Ciudadanos como Juan Carlos Girauta, Sergio del Campo, María Muñoz o Fran Hervías, pegaban golpes en sus escaños cada vez que intervenía algún miembro de ERC o JxCat, y a duras penas se podían escuchar sus palabras. Batet no llamó al orden en ningún momento.

Una vez que todos los diputados juraron o prometieron su cargo, la presidenta de la Cámara le dio paso al líder de Ciudadanos y éste cargó contra ella por "haber permitido" se hablase de presos políticos en "uno de los países más democráticos del mundo". El catalán afirmó que se había "insultado al decoro" de la Cámara Baja y reclamó medidas en base al artículo 103.1: "Le pido que actúe, contra la humillación a los españoles. Le pido que actúe", apostilló Rivera.

"Estas personas han atacado al Estado, han pisoteado la dignidad de España y han vuelto para hacerlo. No lo vais a lograr — prosiguió mirando a los diputados en prisión preventiva Josep Rull, Jordi Turull, y Jordi Sánchez—, presidenta, esta Cámara merece que usted defienda a todos los españoles", exigió el de Cs, lo que arrancó un estruendoso aplauso no solo de su grupo, también de los diputados de Vox, incluido el de su líder, Santiago Abascal, que ha mostrado sus reservas con Rivera durante esta campaña. En la bancada 'popular' únicamente Cayetana Álvarez de Toledo, uno de los fichajes estrella de Casado —que no será portavoz esta legislatura— aplaudió la intervención de Rivera.

Fuentes de la dirección de Cs: "Al PP le contrarió que la iniciativa de protestar hubiera sido de Albert"

A Ciudadanos no le incomoda la sintonía que mostraron los de Vox con su líder; desde la dirección del partido explican en declaraciones a este diario que la reacción de los diputados de extrema derecha es la "natural" cuando alguien dice algo con lo que estás de acuerdo "en un momento en que se está produciendo una injusticia que clama al cielo", sostienen.

Las fuentes consultadas tratan de quitarle hierro al gesto de Vox  —a pesar de que la foto con los de Abascal les ha pesado mucho durante toda la campaña— y afirman que es una forma de mostrarse de acuerdo con lo que dijo Rivera "y lo manifestaron sinceramente, al contrario que los diputados del Partido Popular, con la excepción de Cayetana, que también estaban de acuerdo con lo que dijo Albert pero no lo manifestaron", prosiguen.

"La cuestión no es por qué aplaudió Vox sino por qué no aplaudió el PP, y creo que la razón es evidente: les contrarió enormemente que la iniciativa de protestar hubiera sido de Albert porque esos reflejos y esa actitud confirman quién es el verdadero líder de la oposición", concluyen voces cercanas al líder 'naranja'.

Otro miembro de la Ejecutiva del partido sostenía lo mismo, una vez concluida la sesión, en el patio del Congreso: "El liderazgo de la oposición no tiene que ver con los escaños. Es una actitud", mientras presumía de que Rivera le ganó a Casado en su primer asalto en la lucha por liderar el espacio de centro derecha.

En el PP no le dan mayor importancia a esta intervención —más bien la critican—y subrayan que donde se debe hacer oposición activa no es pidiendo micrófonos sino presentando leyes. Casado ha asegurado este miércoles en un mitin en Barcelona que su grupo hizo un "pleno respeto a la institucionalidad de la sesión constitutiva" y que hará una "oposición responsable pero implacable" y que por ello han presentado una batería de medidas en la Cámara Baja.

Cayetana Álvarez de Toledo ha aplaudido tanto la actitud de Rivera en una entrevista en Onda Cero, como la de Casado, que, a su juicio, "hizo bien en no colaborar en ese circo dantesco", tratando de ponerse de perfil en una cuestión en la que la mayor parte de su partido no coincide.

"A Rivera en esta legislatura Vox le va a aplaudir mucho"

El aplauso no pasó de inadvertido a los allí presentes y que fue comentado —y criticado— por dirigentes como Alberto Garzón, diputado de Unidas Podemos, o Aitor Esteban, portavoz del Partido Nacionalista Vasco (PNV). El coordinador de Izquierda Unida escribió en su cuenta de Twitter: "La deriva ultra de Rivera lleva ya un tiempo. Ayer su intervención de odio, aplaudida por Vox, fue un síntoma más. No creo que la base social de Ciudadanos sea así". Por su parte, Esteban afirmó ante las cámaras de CTXT: "A Rivera en esta legislatura Vox le va a aplaudir mucho".

Una visión compartida por Argelia Queralt Jiménez, doctora en Derecho y profesora agregada Serra Hunter de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de la Universitat de Barcelona, que opina en declaraciones a Público que los de Rivera "tienen una visión excluyente de la Constitución y las instituciones". "Rivera ha perdido todo respeto por las instituciones españolas; por la legitimidad democrática y parlamentaria. Mentira, hipérbole y mensaje divisivo entre la ciudadanía. Irresponsabilidad manifiesta, al fin y al cabo", considera la profesora.

También en el PSOE se han criticado las formas de Ciudadanos. La  nueva presidenta del Congreso, en declaraciones a la Cadena Ser, ha mostrado su sorpresa por el ruido provocado en la sesión constitutiva más por los veteranos que por los diputados que se sentaban por primera vez en un escaño: "Puedes entender que los nuevos no entiendan la dinámica que hay dentro, pero aquellos que ya habían formado parte de la Cámara podrían haber tenido mayor sentido institucional".

Batet ha celebrado el comportamiento de los de Casado: "El grupo Popular acertó. Decidió tener un sentido de la institución y un sentido de Estado superior. Y era lo que correspondía". En Ciudadanos creen que estas declaraciones les benefician: "Nosotros somos el enemigo del PSOE, del Gobierno, lo que nos legitima como oposición, mientras el PP está desdibujado", apuntan voces cercanas a Rivera.

Más noticias en Política y Sociedad