Público
Público

Podemos considera la expulsión de Teresa Rodríguez del grupo de Adelante un asunto "de salud democrática"

La Mesa de la Cámara ve este miércoles de nuevo el asunto, que queda en manos de PP, Ciudadanos, Vox y PSOE tras la reclamación de IU y Podemos.

Jesús de Manuel, secretario de Organización de Podemos en Andalucía.
Jesús de Manuel, secretario de Organización de Podemos en Andalucía. Podemos Andalucía

raúl bocanegra

La Mesa del Parlamento de Andalucía se reúne este miércoles con la expulsión de Teresa Rodríguez y de otros siete diputados en su agenda por tercera semana consecutiva.

El asunto lleva camino de convertirse en un auténtico vodevil político, que ya ha tenido dos capítulos: primero, PP, Vox y PSOE votaron que se la echase, mientras Ciudadanos se abstuvo.

Una semana después, PP y Ciudadanos rectificaron y devolvieron a los diputados al grupo parlamentario a la espera de un informe jurídico y de que Inma Nieto (IU), la portavoz de Adelante Andalucía que había iniciado el proceso de expulsión, entregase la documentación que acreditase lo siguiente: "La baja en el grupo parlamentario como consecuencia de haber causado baja en su formación".

La decisión final de la Mesa depende de las mayorías, no de lo que diga el informe jurídico que prepara el letrado mayor, Ángel Marrero, que, aunque ciertamente es relevante, no es vinculante. PP, Ciudadanos y PSOE tienen dos votos cada uno y Vox tiene otro. Basta, como la última vez, que dos de las formaciones con más representación se pongan de acuerdo para que haya un veredicto.

En el origen de la petición de expulsión está una comunicación de Jesús de Manuel, secretario de organización de Podemos en Andalucía, a Inma Nieto (IU), portavoz del grupo, en la que a IU se le explicaba que esos parlamentarios habían "causado baja" en Podemos y habían quedado por ello en situación de "transfuguismo".

De Manuel atiende a Público por teléfono y razona al respecto de la decisión de la Mesa que Podemos espera que el asunto "se vea como un problema de salud democrática". "Le puede pasar a cualquier otro partido. Esa es la razón por la cual en Madrid se está negociando una nueva versión del pacto antitransfuguismo", afirma.

"La política ha evolucionado, han ido apareciendo nuevos supuestos. Ahora mismo hay un consenso. PP y Ciudadanos en Andalucía no pueden hacer lo contrario de lo que han pactado en Madrid y que tipifica claramente lo que pasa en Andalucía: un caso de transfuguismo", asegura De Manuel.

"Quien determina si una persona es tránsfuga es el partido al que pertenece", añade De Jesús, quien afirma que al respecto la definición que da la RAE "encaja perfectamente" con el caso: "Personas que se han separado del partido".

La Real Academia de la Lengua da tres definiciones de "transfuguismo". Por un lado, "persona que pasa de una ideología o colectividad a otra". Por otro, "persona que con un cargo público no abandona este al separarse del partido que lo presentó como candidato". A esta segunda acepción es a la que se refiere De Manuel. Y, por último, "militar que cambia de bando en tiempo de conflicto".

¿La decisión de pedir la expulsión de Rodríguez estaba hablada con Podemos en Madrid? Responde De Manuel: "La decisión contra los tránsfugas se toma en Andalucía, y la toma la Ejecutiva de Podemos Andalucía. Desde que asumimos la dirección coordinamos la posición y el trabajo político con IU, pero es una decisión que toma soberanamente Podemos Andalucía. Evidentemente, no tomamos decisiones sin informar al ámbito estatal porque somos un partido solidario, de ámbito estatal".

¿Qué documentación se ha presentado en el Parlamento? "Un documento muy sencillo que certifica que los ocho no son inscritos en Podemos. Una serie de documentos acreditativos de esa circunstancia, y un escrito jurídico, con argumentos jurídicos y legales. Como cualquier documento que se somete a la mesa de un Parlamento en cierto modo es un híbrido entre lo jurídico y lo político", asegura De Manuel.

Los elementos de una decisión

Lo que sigue es el relato de los acontecimientos que hace De Manuel en respuesta a la pregunta ¿Por qué ahora? ¿Por qué pedir ahora la expulsión de Rodríguez? ¿Por qué romper de esta manera el grupo parlamentario? De Manuel explica a Público de esta manera los elementos que llevaron a Podemos a tomar una decisión de muy complicada vuelta atrás y que podría perfectamente acabar en los tribunales: "A finales de junio, desde que tomamos el relevo, nos ponemos en contacto para preparar la transición con la antigua dirección que ya no estaba en Podemos, lo que dificulta siempre las cosas. Y con las otras fuerzas sabíamos que había ya fisuras. Nuestra actitud inicial es que la coalición se pueda mantener, pero durante el verano, en el traspaso de poderes nos encontramos muchas resistencias. Nos cuesta mucho que nos devuelvan algo tan básico como las redes sociales, que son vitales. En todo ese periodo inicial, tras la elección de Martina Velarde no pudimos publicar en nuestra página de Facebook y Twitter, porque no nos daban las claves y tardaron semanas en dárnoslas. La página web no nos la dieron hasta más de dos meses después. Vemos gestos hostiles, ciertas resistencias incluso a sentarse a hablar con nosotros. Y en los recursos, era: tenéis dinero para las sedes y las nóminas de julio y a partir de ahí os buscáis la vida".

"Vimos en todo momento –agrega De Jesús– prepotencia y hostilidad en las negociaciones. No se democratizaba el partido instrumental [Adelante Andalucía]. Ni siquiera nos dejaron entrar en ese partido. Lo registraron en diciembre de 2019 asegurándose de que IU estaba en minoría. Y se nos ponen condiciones para entrar en ese partido que tenía el mismo nombre que la coalición que habíamos fundado, sobre todo, IU y Podemos como fuerzas mayoritarias. Condiciones en forma de líneas rojas que pasan por aceptar los postulados de Anticapitalistas, que no deja de ser un socio minoritario".

"Dijimos –prosigue el secretario de Organización de Podemos– que estábamos dispuestos a hablar de todas esas cuestiones, pero que el diálogo tenía que darse entre las bases de todas las organizaciones que componen Adelante Andalucía. Que no podía decidirse el futuro de Adelante Andalucía en una reunión de las cúpulas de cuatro partidos. O cinco, si aceptamos a Anticapitalistas, que para nosotros no forma parte de la coalición electoral porque no existían como partido cuando se fundó. Hay líneas rojas que en la práctica suponen una imposibilidad de democratizar la confluencia. La mayoría no puede aceptar que la minoría le imponga sus tesis a las fuerzas mayores, sin consultar a las bases".

"Y además un tema de división eran los pactos postelectorales, que en el ADN de Podemos se deciden siempre consultando a las bases en cada ocasión, según cada situación concreta. Aceptar otra cosa porque para alguien no llegar a ningún tipo de acuerdo con otras fuerzas políticas es dogma de fe es prepolítico y no lo podíamos asumir", reflexiona.

Se llega entonces al momento decisivo, según De Manuel: "Ante esas líneas rojas y la falta de movimientos en las posiciones de partida después de dos largas reuniones, se llega a la conclusión de que no se puede compartir el mismo espacio. Y a partir de ahí nuestra intención es que haya dos proyectos que puedan convivir, que se respeten y no jueguen a asfixiarse mutuamente. Y en esa dirección van nuestras propuestas. Pero a partir de agosto, percibimos nuevos gestos hostiles. El mismo 10 de agosto, mientras estábamos buscando aún un acuerdo, se bloquea el acceso a las redes sociales de Adelante Andalucía a IU. Ya no solo Podemos no tiene acceso a las redes de Adelante Andalucía, sino IU tampoco. Eso suponía que una marca como Adelante Andalucía, que habíamos construido con mucho esfuerzo militante de Podemos e IU, se la teníamos que regalar a Anticapitalistas, cosa que no estamos dispuestos a hacer. La marca es de todos y no se la puede quedar la parte minoritaria".

No se produce tampoco un pacto sobre el dinero, asegura De Manuel. "No hay acuerdo sobre los recursos. Nos cuesta mucho sentarnos a hablar de los recursos y llega un momento en que nos plantean quedarse con el 90% de ese 60-40, el 10% del 60%, el 6% del total. Esa propuesta no era aceptable. Nos querían asfixiar. El grueso de los recursos que venía de una coalición en la que Podemos era partido mayoritario, quedaba en manos de una escisión. Adelante Andalucía fue respaldada por 600.000 personas que en su inmensa mayoría son votantes de IU y Podemos. Cuando vamos con otra marca, la gente en los colegios electorales pregunta dónde está la papeleta de Podemos, o la de IU. Hay que recordar que la ruptura viene de una decisión que toman más del 90% de las bases de Podemos, que es formar parte de un gobierno de coalición. Entiendo que haya compañeros que no estén de acuerdo con lo que habían dicho las bases. Ante eso puedes defender tu proyecto en minoría o fundar otro partido, pero si decides hacer lo segundo, no puedes hacerlo con los recursos del partido del que te has ido. Eso es transfuguismo de manual".

De Manuel añade: "Esos 11 diputados que están ahora alineados con Anticapitalistas se presentaron a unas primarias internas de Podemos, no entraron en las listas como independientes. Y de hecho las personas inscritas en Podemos no podían participar en las primarias conjuntas si no era a través de la lista que había salido de las primarias de Podemos. Por tanto no hay duda ninguna de que si hoy son diputadas de Adelante Andalucía es porque antes se habían presentado a unas primarias en Podemos. Los 11 participaron en ellas y eso está documentado".

¿Por qué entonces solo se pide la expulsión de ocho? "Hemos actuado contra las personas de las que teníamos constancia que se habían ido de Podemos, bien porque habían abandonado Podemos voluntariamente o bien porque sus hechos o declaraciones públicas demostraban que hablaban y actuaban ya desde otro partido y contra su antiguo partido, y eran dirigentes de otro partido. Y en Podemos no se permite la doble militancia desde Vistalegre III, salvo excepciones que tiene que aprobar la ejecutiva estatal, y no ha sido el caso".

Y finalmente, remacha De Manuel: "Actuamos en el momento en que nos enteramos de una decisión muy grave, una cuenta que se abre a finales de agosto y un escrito que se manda al letrado del parlamento pidiéndole que la asignación del grupo parlamentario se pase a esa nueva cuenta en la que no hay apoderados de IU y Podemos. Ocurre a finales de agosto, pero nos enteramos casi a finales de octubre. Ni IU ni Podemos sabían nada de eso. Nos lo podían haber contado si se sentían parte de Podemos, pero no lo hicieron. Hace mucho tiempo que no recibimos ninguna explicación de los diputados. Cuando te enteras de algo así te esperas cualquier cosa. Y tienes que actuar con urgencia para evitar males mayores. Tú no haces algo así, si no te reservas como mínimo el derecho de usar esos fondos en beneficio exclusivo de tu nuevo partido. No creas otra cuenta si no tienes alguna razón. Y si lo haces, tienes que contárselo al socio. Es un gesto inadmisible entre socios. Eso desencadena todo. Aunque políticamente, las relaciones estaban ya rotas".

Sobre la marca Adelante Andalucía

¿Esta decisión de Podemos supone la renuncia a la marca, si se tiene en cuenta que el partido político Adelante Andalucía está en manos del sector de Teresa Rodríguez? "Aquí es relevante distinguir partido instrumental de coalición. Ellos habían registrado un partido instrumental y les dijimos: si no lo democratizáis, tenéis que retirar la marca del registro. No os podéis quedar con una marca que no es vuestra. Si la mesa hace lo que tiene que hacer, el problema lo tienen ellos, porque el grupo parlamentario va a seguir siendo Adelante Andalucía y va a estar compuesto por diputados que no son tránsfugas. De modo que lo van a ten muy difícil porque Adelante Andalucía seguirá siendo el grupo que representa esa marca, del que han sido expulsados. Es difícil imaginar que se aferren a esa denominación. Hay dos vertientes, la política y la jurídica. La vía jurídica la tendrán que determinar nuestros juristas", responde De Manuel.

Agrega el secretario de Organización de Podemos: "La marca Adelante Andalucía son muchos concejales. Hubo un manifiesto de 800 cargos públicos que no estaban de acuerdo con la usurpación de la marca de los diputados tránsfugas. Hemos apostado por un proyecto de confluencia donde IU y Podemos son los socios mayoritarios y no estamos dispuestos a que nadie usurpe ese proyecto sin oponer resistencia. La posición institucional de Anticapitalistas en ayuntamientos es marginal, salvo en Cádiz capital, pese a que en las últimas municipales tenían la dirección andaluza. Tienen algo de presencia en Sevilla y Cádiz y poco más".

El grupo Adelante Andalucía consta hoy de 17 diputados y recibe 1,6 millones de euros al año del Estado por ello. Si la Mesa confirma la expulsión y aplica el mismo criterio que utilizó cuando Vox perdió una diputada, quitarle la parte proporcional, la coalición –además de los diputados afines a las tesis de Teresa Rodríguez, que pasarían a ser no adscritos y a cobrar, por tanto, solo su salario– perdería una buena parte del dinero que hoy recibe.

Al respecto, afirma el secretario de Organización de Podemos en Andalucía: "Aquí hay un problema aparte de la usurpación de la marca, dinero y redes. Aquí hay unos diputados que estaban incumpliendo acuerdos firmados por Podemos cuando ellos eran dirección de Podemos Andalucía, que nos comprometen a nosotros. Acuerdos económicos con IU, acuerdos de uso de redes y otros acuerdos en otras instituciones. Nosotros hacemos responsables a quienes permitieran esta aberración, en caso de que la Mesa decida naturalizar a los tránsfugas de los incumplimientos que estas personas puedan seguir teniendo respecto de los acuerdos. No tenemos que hacernos responsables de lo que decidan personas que ya no están en Podemos y sin nuestro conocimiento ni consentimiento. Nos reservamos el derecho a emprender acciones legales en caso de que se nos reclamase el cumplimiento de esos acuerdos contra quien fuera cómplice de esa situación a sabiendas. Aquí ya no está en juego solo el dinero de Podemos, bloqueado desde julio, sino también el de IU. Si la mesa nos da la razón pero hubiera una merma en la asignación del grupo al reducirse su tamaño entendemos que habría una doble penalización. El transfuguismo te deja sin representación política. Nos han dejado nada menos que sin ocho diputados y diputadas. Imagínate que se nos sanciona también con una merma económica, eso lo pelearíamos. Otra cosa es lo que decida la mesa".

De Manuel remacha: "Si hay una víctima, somos nosotros, que nos han dejado dos años sin proyección pública en el Parlamento. Y de paso han dejado sin voz a decenas de miles de andaluzas y andaluces que apostaron por Podemos como integrante de un proyecto de confluencia más amplia y que ahora no se sienten representados".

Más noticias de Política y Sociedad