Público
Público

Contratos de Madrid con Minuesa Telemadrid pagó 1,2 millones con González y Cifuentes por el programa de Cake Minuesa, con un 3,1% de audiencia

La cadena pública emitió entre marzo de 2014 y el mismo mes de 2016 el espacio 'Ciudadano Cake', protagonizado por Minuesa. Fueron 70 programas de aproximadamente 45 minutos, contratados a través de cuatro empresas distintas, una de ellas la misma a la que Ayuso ha adjudicado a dedo un contrato de 30.250 euros para hacer vídeos del coronavirus.

Cake Minuesa en una retransmisión.
Cake Minuesa en una retransmisión.

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, que adjudicó a dedo y sin publicidad un contrato de emergencia de 30.250 euros para hacer vídeos sobre el coronavirus al reportero Cake Minuesa -que la oposición en bloque no considera justificado, vistos los trabajos presentados-, es, al menos, el tercer Ejecutivo en la Comunidad de Madrid que ha requerido los servicios del colaborador de OkDiario.

Telemadrid compró 70 programas; cada uno costó al menos 17.700 euros

Entre 2014 y 2016, bajo la Presidencia de Ignacio González (2012-2015), y después de Cristina Cifuentes (2015-2018), la cadena pública Telemadrid pagó 1.244.927 euros por el programa Ciudadano Cake, protagonizado por Minuesa. En total fueron 70 entregas, y cada episodio de aproximadamente 45 minutos costó entre 17.713 y 17.911 euros.

Público ha accedido a los contratos suscritos entre Telemadrid y cuatro empresas distintas para producir el programa de Minuesa. La última de ellas es precisamente Caelum Producciones S.L., que fue la que recibió el contrato para hacer vídeos teóricamente enfocados a alertar y prevenir sobre los riesgos del coronavirus, y que en su mayoría son recomendaciones extemporáneas, homenajes varios y hasta un vídeo-plagio de la campaña del Véneto (Italia), retirado de las redes porque en las imágenes aparecía una menor que no dio consentimiento.

El primer contrato se firmó en febrero de 2014, un año y un mes después del traumático ERE de Telemadrid -que el Tribunal Supremo declaró improcedente, pero no anuló-. El Expediente de Regulación de Empleo se llevó por delante a 861 trabajadores del ente público, mientras los sindicatos denunciaban la externalización de la producción de contenidos, y las audiencias seguían en caída libre.

Minuesa registró un 3,1% de 'share' de media; su mínimo fue del 1,2%, y algunas entregas no arañaron el 2%

De hecho, la media de share del programa de Minuesa estaba en el 3,1%, pese a que se emitía en prime time, por debajo de las medias registradas por la cadena pública en esos años. En 2013 Telemadrid llegó a su mínimo histórico, y aún así tuvo un 3,8% de audiencia anual, frente al 3,1% de Ciudadano Cake.

En 2014, la media de la cadena fue del 4,2%; en 2015 del 4,1%, y en el 2016 del 4,8%, -según el portal Vertele-, siempre al menos un punto por encima del 3,1%. En base a los datos de Kantar Media, el mayor éxito en términos de audiencia lo obtuvo con el programa "Cañada Real: vivir al límite", y logró un 6,5% de share que nunca volvió a igualar. Su mínimo fue del 1,2%, y en el registro aparecen varias entregas que ni siquiera arañaron el 2%.

De hecho, varios de los contratos recogían una cláusula que permitía su disolución en el caso de no llegar a la media de la cadena, pero Minuesa siguió elaborando sus programas. Algunos de los nombres de estas entregas, además, dejaban claro que se trataba de temas que en absoluto tenían que ver con Madrid -"¿Hay miedo todavía en el País Vasco?", o "Viaje a Catalunya, consultamos a todos".

Algunos títulos de los programas: " ¿Podemos ser Venezuela?"; "¿Podemos ser Venezuela? El desenlace"; "Podemos bajo sospecha"; "La Cara B de Podemos" o "Del feminismo a Femen"

Además, un vistazo a los títulos basta para encontrar algunas entregas dedicadas a la izquierda en general o a Podemos en particular, dos de los temas más criticados por Minuesa. "¿Podemos ser Venezuela?"; "La papeleta de la izquierda"; "¿Podemos ser Venezuela? El desenlace"; "Podemos bajo sospecha"; "La Cara B de Podemos" o "Del feminismo a Femen".

Sin ir más lejos, en junio de 2014, el sindicato CCOO anunció que estudiaba poner en marcha acciones legales contra el programa Ciudadano Cake, después de que Minuesa publicara en un tuit un meme en el que su entonces secretario general, Ignacio Fernández Toxo, aparecía junto al responsable de UGT en esos años, Cándido Méndez, y al entonces coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, bajo la leyenda "Trivagos", con la tipografía del buscador de hoteles Trivago.

Contrató a través de cuatro empresas

El primer programa se emitió el 28 de marzo de 2014; el último exactamente dos años después, el 28 de marzo de 2016. El primer contrato, firmado el 19 de febrero de 2014 con la empresa Producción de Contenidos Audiovisuales Activamundi S.L., contemplaba la elaboración de seis programas, y ya incluía la cláusula que permitía rescindir el acuerdo si las tres primeras entregas no alcanzaban el índice medio de audiencia. Estos episodios lograron un 4% de share.

El precio convenido por capítulo fue de 17.911,34 euros, y se extendió este contrato por otros seis programas. El total gastado llegaba ya a 214.936,08 euros, y sólo habían pagado 12 episodios.

El 12 de septiembre de ese año llegó la firma de otro contrato por siete programas, esta vez adjudicado a la empresa Kometa Producciones S.L.U.. El precio por capítulo se redujo en unos cuantos euros, hasta los 17.899, y en octubre se volvió a ampliar este contrato por otros siete programas. Telemadrid se comprometió a pagar a esta empresa otros 250.591 euros.

En febrero de 2015, en los últimos meses de la presidencia de González, Telemadrid firmó otro contrato para la producción del mismo programa, esta vez con la sociedad Sespande Producciones S.L.. También en este caso había una cláusula de rescisión por baja audiencia, y el precio pactado por capítulo fue de 17.713,11 euros. Inicialmente se firmaron ocho programas, después se añadieron cinco nuevas entregas, y por último otras cuatro, por lo que en total la cadena pública ya había comprado 43 capítulos. Sespande facturó 301.122,87 euros.

En septiembre de 2015, ya bajo la Presidencia de Cifuentes, Minuesa recurrió a la misma empresa que años después contrataría Ayuso, Caelum Producciones S.L. -constituida algo más de mes y medio antes-, y firmó por siete programas a 17.713,98 euros cada uno.

El contrato fue nuevamente prorrogado, primero para ocho nuevas entregas y después para otras 12, lo que eleva el total hasta las 27, sólo en lo que hace referencia a esta sociedad. Caelum Producciones S.L., empresa de la que Minuesa es hoy administrador único, cobró 478.277,6 euros por 27 programas. En total, contando con las cuatro sociedades, la factura subió hasta 1.244.927,97 euros.

Más noticias de Política y Sociedad