Público
Público

Exclusiva de Público

coronavirus en españa

Crecen las protestas internas en el Ejército por la falta de medidas frente a la covid

El malestar entre la tropa y los suboficiales por la carencia de mascarillas se dispara tras conocerse que en la Academia Básica del Aire de León se produjo un brote de coronavirus, que luego se propagó a Andalucía, tras una juerga nocturna de los nuevos sargentos violando toda precaución. Público ha tenido acceso al vídeo que muestra el descontrol de esa fiesta.

El lanzamiento al aire de las gorras de los nuevos sargentos de la XXVIII Promoción, tras el acto de entrega de despachos en la Academia Básica del Aire de León.
El lanzamiento al aire de las gorras de los nuevos sargentos de la XXVIII Promoción, tras el acto de entrega de despachos en la Academia Básica del Aire de León. EJÉRCITO DEL AIRE

La alarma saltó cuando seis de los 275 militares convocados a la Academia Básica del Aire en La Virgen del Camino (León), para la entrega de los Reales Despachos de Sargentos a la XXVIII Promoción, dieron positivo por coronavirus en los tests rápidos a que fueron sometidos. Se les puso en aislamiento y se hizo un "segundo barrido" con pruebas PCR, tras el que se aseguró que los cadetes habían dado falsos positivos y se anunció oficialmente la ausencia de virus en la base aérea.

"Finalmente no ha habido un brote en la Academia Básica del Aire", proclamó la consejera de Sanidad de Castilla y Leon, Verónica Casado. Así que se siguió adelante con el acto militar, que se celebró el 17 de julio en la Plaza de Armas de la base y fue presidido por el Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), General del Aire, Javier Salto Martínez-Avial, y la subsecretaria de Defensa, María Amparo Valcarce García.

El rey Felipe VI envió un mensaje, con motivo del centenario de la creación del Aeródromo Militar de León, subrayando que a causa de la emergencia del coronavirus tuvo que modificarse la formación profesional de los alumnos, quienes pasaron el confinamiento en sus domicilios haciendo los cursos online. La ceremonia terminó con un homenaje a las víctimas de la pandemia y después los nuevos sargentos rompieron filas con el tradicional lanzamiento de sus gorras al aire.

"Montaron un fiestón en una terraza del edificio de la academia, borrachos como piojos en plena pandemia"

Pero el día antes los recién ascendidos realizaron varias fiestas de despedida en las habitaciones y "montaron un fiestón en una terraza del edificio de la academia, borrachos como piojos en plena pandemia, como si fuera una Covid Party", tal como lo definió uno de los testigos de la juerga. Pese a que sabían que en la semana de ensayos se habían registrado varios positivos entre los que se habían desplazado hasta León desde otros puntos de España.

Varias imágenes y otros testimonios gráficos de esos excesos empezaron a circular y el grupo de Telegram "Ciudadanos de Uniforme" (4.662 suscriptores) ha subido a la red este lunes la prueba de esa imprudencia colectiva, el vídeo que ofrecemos a continuación:

Una semana después, fuentes de Defensa reconocían que el no brote de la Academia Básica del Aire sí lo era, al revelarse que uno de los militares que participaron en el acto generó un nuevo rebrote en Sevilla, al regresar contagiado a casa de su familia y celebrar su ascenso con parientes y amigos en la localidad de Montellano. Cuando le llegó el aviso de que estaban apareciendo positivos entre los que asistieron a la concentración de cadetes en León ya era tarde: de las 40 personas de su entorno a las que se les hizo enseguida la prueba PCR, media docena dieron positivos.

Público se ha puesto en contacto con cadetes que participaron en el acto de entrega de despachos en la Academia Básica del Aire, y algunos aún no salen de su asombro por lo ocurrido y manifiestan disgusto por lo que les obligaron a hacer allí:

"Algunos cadetes daban más de 37,3ºC en los controles de temperatura, pero no se hacía nada y continuaban compartiendo camarote con 3 más"

"Yo estuve en diversos controles de temperatura en formación y había algunos cadetes que daban más de 37,3ºC... 37,7 o 37,8... De hecho, en un caso pedí que se repitieran las tomas varias veces y daba esa febrícula todas las veces. Pero no se hizo nada, ese compañero siguió yendo a su camarote igual, compartiendo la misma habitación con tres más... porque no estábamos en individuales, sino de a cuatro", relata uno de los que recibieron allí el despacho de sargento.

"Unas semanas antes, nos hicieron ir allí a medio centenar de nosotros para reconocimiento médico, pero no nos hicieron ninguna prueba PCR. Después, cuando la graduación, lo que no entendíamos era por qué teníamos que pasar allí encerrados de lunes a viernes encerrados, cuando ya habían saltado algunos positivos, desayunando, comiendo y cenando todos juntos en el mismo sitio," agrega el militar.

"Venían nuestros familiares desde el otro extremo de España, pero no podían vernos, mientras allí dentro se incumplían constantemente las precauciones mínimas, yendo de un lado para otro sin mascarilla. En una ocasión nos tuvieron a todos encerrados cuarenta minutos más después de cenar porque les dio por ahí... y lo de las fiestas ya fue escandaloso; yo me quedé en la habitación", dice otro de los cadetes contactados por este diario.

"El último día, un brigada vino a saludarnos a todos, uno por uno, dándonos la mano a todos, uno tras otro, para despedirse. Ahora están llamando a la gente para que se aíslen en sus casas, pero eso es de hace pocos días atrás. Antes han empezado a dar positivos, por ejemplo, cinco de los que regresaron a sus casas en Canarias..."

"Somos la única academia que ha hecho la entrega de despachos, y no entendemos por qué"

"Es que somos la única academia que ha hecho la entrega de despachos, y no entendemos por qué. No era el momento ni el gasto oportunos. Además, todo lo podíamos haber hecho telemáticamente, porque esa semana era para elegir las plazas, los destinos, y para eso hay aplicaciones que usamos o se nos podía haber llamado por teléfono. Y las entregas de despachos... ¡pero si se han suspendido hasta octubre en todas las demás academias!".

Este brote en el seno del Ejército es el más grave que se ha producido hasta la fecha, por sus consecuencias de propagación a otros lugares, pero las quejas y protestas de militares por la falta de medidas de prevención y protección en las bases y cuarteles hace ya tiempo que se extienden.

Por ejemplo, el pasado 24 de julio uno de ellos denunciaba:

"Luego se les llenará la boca echándole la culpa al Gobierno. ¡Vergonzoso!"

"En la Base General Menacho de Badajoz el uso de la mascarilla es prácticamente testimonial. Se limita a las formaciones y a desplazamientos entre dependencias, pero en el interior de las mismas, que es donde más riesgo hay, todo el mundo se desprende de ella. Ésta es una práctica habitual incluso entre los altos mandos de la Brigada. En una base con miles de personas de procedencias tan dispares, con la consecuente peligrosidad que para la salud pública conlleva, es inconcebible que no se controle ni se obligue al personal a portarla y se dé manga ancha. Luego se les llenará la boca echándole la culpa al Gobierno. ¡Vergonzoso!"

Ese mismo día, otro soldado protestaba:

"Nos informan que en la Academia de Ingenieros la mascarilla es obligatoria para todo el personal dentro del acuartelamiento, mascarillas que no se proporcionan a todo el personal de tropa, y a los que sí se las entregan es una para toda la semana. A la tropa se nos ha ordenado que abandonemos un módulo de alojamiento ya que va a ser usado previsiblemente para que los alumnos estén de a uno, mientras a la tropa allí alojada se la pretende realojar para que estén de a 3. Todo muy lógico, se ve que somos un cero a la izquierda".

Dos días antes, se quejaba un militar de la Brigada Aragón I:

"En plena ola de calor y de covid en Aragón, en varias unidades hay prevista una marcha donde no se podrá guardar la distancia de seguridad"

"Tras el gran rebrote que está sufriendo la comunidad, con un millar de contagios en apenas diez días y Zaragoza siendo la más afectada, no se están repartiendo mascarillas. Si pides en tu oficina mascarillas, aparte de mirarte mal, las únicas que te ofrecen son de tela y no vayas a pedir más en lo que queda de semana porque solo te darán esa. No contentos con esto, en plena ola de calor y de covid, en varias unidades hay prevista una marcha este jueves 23 donde no se podrá guardar la distancia de seguridad".

Podríamos continuar largo rato esa enumeración de denuncias de falta de medios y ausencia de medidas de prevención sensatas en bases y cuarteles:

"En la Base El Goloso, RAC 61, desde que brotó el covid-19 se ha suspendido el servicio de cambio de sábanas en los cuartos del Servicio de Cuartel. Por esos cuartos pasan todos los cabos, suboficiales y oficiales de la unidad sin ningún tipo de medida de seguridad sanitaria. Lo mínimo sería proveer sábanas limpias en cada relevo, en vez de suspender el servicio".

Según indican a Público fuentes militares, en estos momentos ya se están tomando medidas disciplinarias contra los que organizaron las fiestas en la Academia Básica Aérea de León, pero sin duda es necesario mejorar las medidas de prevención y los medios materiales contra el coronavirus en el conjunto de las instalaciones y los regimientos militares. Como dice a este diario uno de los afectados:

"Es una lástima que con todo el trabajo que está llevando a cabo la Unidad Militar de Emergencias para proteger y ayudar a la población frente a la pandemia, a nosotros se nos deje de lado y si alzamos la voz damos una mala imagen del Ejército".

Más noticias de Política y Sociedad