Público
Público

DEFENSA Un batallón de La Legión entrenado contra "insurgentes" lleva el nombre de Franco

El Tercio Gran Capitán, ubicado en Melilla, tiene a su cargo la Bandera "Comandante Franco". En los últimos, esta unidad se ha ejercitado en la lucha en zonas urbanas y en el subsuelo. Sus textos llevan siempre la misma firma: "Nuestra raza no ha muerto aún".

Tercio Legión
Ceremonia de asunción del nuevo mando del Tercio Gran Capitán de la Legión en diciembre pasado. COFRADÍA DE MENA

El tiempo parece no pasar en el acuartelamiento de La Legión en Melilla. La Ley de Memoria Histórica, tampoco. Allí hay uniformados que prestan funciones bajo un nombre de unidad que homenajea al dictador Francisco Franco. El Tercio Gran Capitán, considerado el más antiguo de este cuerpo, tiene en su seno a la "Bandera Comandante Franco", una unidad militar que ha realizado prácticas de lucha contra "insurgentes" y entre cuyas actividades figura el "combate en zonas urbanas".

El último número de la revista de La Legión, disponible en la sección de Publicaciones del Ministerio de Defensa, ofrece una reseña de ese tercio, en el que está incluida el batallón –"bandera" en la terminología legionaria– que rinde homenaje a Franco, primer jefe de esa unidad. 

"Es un gran orgullo para todo el Tercio contar con este equipo, que –unidos como los dedos de una mano– es capaz de trabajar tenazmente, con alegría e ilusión y sin olvidar que la educación física diaria y las tareas de adiestramiento que realizan periódicamente son la base de todo aquel que sirve a España en La Legión", señala el artículo.

En su página web, el Ejército de Tierra indica que entre las principales actividades del Tercio se incluye la "instrucción de control de masas", el "combate en zonas urbanas" y el "combate en subsuelo", así como la "participación en misiones internacionales". Sobre este último punto, se indica que ha participado en operaciones en Bosnia, Irak o Afganistán, entre otros sitios.

"A lo largo de su historia el Tercio Gran Capitán 1º de La Legión ha sufrido diversas modificaciones en su orgánica que han hecho variar su estructura interna. En la actualidad ha quedado de la siguiente forma: Plana Mayor de Mando. I Bandera 'Comandante Franco'. Compañía de Defensa Contracarros", agrega en el apartado de "Organización".

Del mismo modo, se indica que el Tercio, "dada su gran capacidad operativa", se encuentra "permanentemente preparado para realizar múltiples misiones", entre las que se encuentran "participar en operaciones de apoyo a las Autoridades Civiles", "realizar operaciones de Control de Masas", "operaciones en entorno Subterráneo", "toma y aseguramiento de puntos e instalaciones sensibles" o "ejecutar procedimientos defensivos del área", además de las "acciones en combate en entorno urbano".

Combate en subsuelo

En distintos números de la revista de La Legión aparecen datos sobre los ejercicios en los que ha participado la unidad Comandante Franco. En 2017, por ejemplo, se señalaba que la Sección de Reconocimiento (SERECO) de la unidad "Comandante Franco", había participado en el mes de octubre de ese año en el ejercicio "Grupo de Alfas 17", en el que se llevó a cabo "una fase de combate en subsuelo ejecutando los diferentes ejercicios programados en dos escenarios diferentes: los complejos mineros de Minas del Marquesado de Alquife y Sierra Alamilla".

"El combate subterráneo se ha convertido en una disciplina fundamental para la preparación de las unidades del Ejército Español a la hora de enfrentarse a cualquier misión, ya que el subsuelo puede ser usado por los posibles grupos insurgentes, resultando necesario que esta capacidad sea desarrollada por las unidades propias", remarcaba.

Contaba además que sus miembros "aprovecharon desde la primera ficha impartida hasta el último ejercicio, para adaptarse y superar la oscuridad absoluta, la sensación de claustrofobia, los golpes, caídas, la posibilidad de desprendimientos o de aparición de gases tóxicos, sin olvidar las serias limitaciones para el empleo de los medios, en especial las transmisiones y el armamento". Ese artículo, al igual que otros, acaba con una frase elocuente, utilizada de forma habitual en el mundo legionario: "Nuestra raza no ha muerto aún".

Combates en Almeristán

En el archivo legionario también hay constancia de las prácticas efectuadas en 2010 en el campo de maniobras Álvarez de Sotomayor, ubicado en Almería. "El ejercicio se ambientó en un país ficticio (denominado) Almeristán, con escasos recursos pero de especial interés estratégico internacional. Su población estaba dividida en dos grupos, uno partidario de los señores de la guerra, fundamentalistas y con conexiones al narcotráfico y terrorismo internacional y por el otro el partidario de las fuerzas políticas de corte aperturista y democrático", relató entonces.

De hecho, la unidad "se ubicó en una zona con casas aisladas habitadas por una población contraria y temerosa de los radicales". "Se realizaron movimientos a pie y cuando fue posible, en vehículo, estando siempre dispuestos a repeler las posibles agresiones o sabotajes procedentes de las fuerzas de los señores de la guerra", señalaba.

En las últimas horas, Público ha contactado con el Ministerio de Defensa para conocer su punto de vista en torno al nombre de esta unidad. De momento no ha habido respuesta.

Más noticias de Política y Sociedad