Público
Público

La derecha recrudece su ofensiva contra el Gobierno a cuenta de ETA en el décimo aniversario del fin de la violencia

PP, Cs y Vox reprochan a Pedro Sánchez su pacto para aprobar los Presupuestos con EH-Bildu, especialmente tras las palabras de Otegi a un grupo de militantes de su formación

El líder popular, Pablo Casado (d), interviene durante la sesión de control al Gobierno, este miércoles, en el Congreso de los Diputados.
El líder popular, Pablo Casado (d), interviene durante la sesión de control al Gobierno, este miércoles, en el Congreso de los Diputados. Emilio Naranjo / EFE

El décimo aniversario del anuncio del fin de la violencia de ETA ha marcado la semana a nivel político. Más aún tras la declaración realizada el pasado lunes por los principales dirigentes de la izquierda abertzale. Las reacciones en la derecha no tardaron en producirse, calificando las palabras de Arnaldo Otegi como "broma macabra" y acusándolo de reírse de las víctimas. Pero la ofensiva contra el Gobierno de Pedro Sánchez se ha recrudecido con el paso de los días, especialmente tras la publicación de una conversación de Otegi con militantes de su partido. El objetivo, afearle el pacto presupuestario con EH Bildu

Este miércoles el asunto ha protagonizado la sesión de control. El líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, lo ha sacado pronto. "Un no rotundo", le contestó Sánchez al dirigente popular cuando le preguntó si, como apuntaba Otegi, iba a sacar 200 presos de las cárceles a cambio de un acuerdo para los Presupuestos. "No entiendo cómo la derecha no celebra esto", le dijo el presidente del Gobierno a Casado en referencia al aniversario del cese de actividad armada de ETA. "Nosotros nunca utilizamos el terrorismo, no lo utilizamos cuando ETA existía y tampoco lo vamos a hacer ahora que ETA ya no existe", añadió. 

El líder de los populares remarcó su mensaje de que Otegi "no es un hombre de paz sino un terrorista". Y le pidió romper con EH-Bildu "hoy mismo". "A ellos no les debemos nada, a las víctimas del terrorismo les debemos todo: memoria, dignidad, verdad y justicia". El mensaje de que rompa con la formación vasca ha sido reiterado más veces en la sesión, como por ejemplo en el duelo dialéctico entre la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y el secretario general del PP, Teo García Egea. 

Más allá del cruce de declaraciones, el PP ya había anunciado su intención de presentar una declaración institucional relacionada con ETA en ambas cámaras parlamentarias. Este tipo de declaraciones tiene que aprobarse por unanimidad, así que cuenta con nulas opciones de prosperar este jueves. En el Senado, el PSOE se negó a pactar un texto similar, a pesar de haberlo promovido criticando que otros grupos pudieran usarlo políticamente a su favor.

No ha sido la única iniciativa legislativa que han impulsado los populares estos días. También, según anunció el martes la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, se ha registrado una Proposición No de Ley instando al Gobierno a la "adopción de determinadas acciones para defender el derecho a la memoria democrática de las víctimas de la banda terrorista ETA".

Entre esas medidas, se incluye un punto que pide "excluir de los pactos y acuerdos políticos promovidos por el Gobierno a los partidos que condenan explícitamente los crímenes de ETA e intentan legitimar su existencia". "La socialdemocracia es bailar con Bildu y normalizar a Otegi", afirmó Gamarra en rueda de prensa.  

Aunque ya está retirado de la vida política, también resonaron con fuerza las palabras del exministro del Interior, Jaime Mayor Oreja. El exdirigente del PP señaló que ETA "no se ha derrotado" y que está "más presente que nunca". Lo que ha habido es una pseudonegociación y una colaboración opaca de un Gobierno con ETA", añadió, al tiempo que identificaba que la presencia de la banda se ve en "miles de concejales" y está "cogobernando España". 

La ofensiva también la siguió Vox, con alguna pulla parlamentaria menor pero con mayor dureza en los pasillo del Congreso. "Los Presupuestos de ETA", dijo el líder ultraderechista Santiago Abascal. "Pedro Sánchez y Otegi comparten un plan para alterar la realidad nacional, social, institucional y democrática de España", ha destacado

Arrimadas pide al PSOE que apoye su ley de víctimas

La misma línea discursiva la siguieron desde Ciudadanos (Cs). Su presidenta, Inés Arrimadas, compareció ante los medios con unas palabras duras contra el Gobierno de Sánchez. "Si Sánchez no rompe ahora mismo el pacto de legislatura y de presupuestos con Otegi estará dándole la razón", dijo. Arrimadas se ha referido al dirigente abertzale como "portavoz de los etarras". 

La dirigente del partido naranja considera que la palabra del presidente "no vale nada". "Cuando Sánchez dice que no a algo, échense a temblar, porque es la mejor prueba de que lo va a hacer", ha añadido. "No sé cómo pueden dormir tranquilos", ha destacado. 

Además, ha puesto en valor la Proposición de Ley de Memoria, Dignidad y Reparación de todas las Víctimas del Terrorismo que su grupo parlamentario ha desarrollado. Esta ley llegará en las próximas semanas al Pleno y Cs ha pedido a los socialistas que la apoyen. Entre otras cuestiones, se incluye el "deber de prohibir los homenajes a los terroristas y los actos de ofensa a las víctimas del terrorismo". Una referencia a los llamados "ongi etorris". 

Las declaraciones y actitud mostrada esta semana por la derecha no supone una novedad estratégica. Estos partidos usan de forma recurrente en su discurso referencias a la organización terrorista. Se trata de una manera de seguir confrontando con un enemigo interno que ya no existe pero al que identifican con la izquierda abertzale pese a sus avances en materia de reconocimiento de las víctimas. Para la derecha, ninguno de los pasos dado parece haber sido suficiente. 

Más noticias