Público
Público

La división de la derecha y de la izquierda que mantiene en vilo a Manuela Carmena

PP, Cs y Vox se crecen ante la posibilidad de que las izquierdas no sumen las fuerzas suficientes para formar gobierno. Todas las encuestas apuntan que la alcaldesa ganará las elecciones, la gran incógnita está en si Madrid en Pie conseguirá superar la barrera del 5%. Lo único que está claro es que unos pocos de miles de votos decidirán el futuro de la capital.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Los candidatos a la alcaldía de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, Javier Ortega Smith, Manuela Carmen, Carlos Sánchez Mato, Begoña Villacís y Pepu Hernández, durante el debate organizado por el diario El País y la Cadena Ser. EFE

La izquierda llega más dividida que nunca a las elecciones al Ayuntamiento de Madrid. Pero la derecha también. Tres frente a tres. Una división que le puede costar el gobierno a la alcaldesa Manuela Carmena pese a que todas las encuestas le apuntan como la ganadora de las elecciones. Ya se ha asentado en la política española la premisa de que no gobierna quién gana sino quién más apoyos tiene. Si Madrid en Pie no consigue superar la barrera del 5% se pierden miles de votos del electorado progresista y el PP, con el apoyo de Ciudadanos y Vox, podría seguir gobernando. Más Madrid, consciente de esto, se ha lanzado a pedir el voto útil para mantener un gobierno progresista pero el resultado no está nada claro. Más con Pablo Iglesias posicionándose con Carlos Sánchez Mato

La alcaldesa de la capital llegó al Ayuntamiento de la mano de Podemos, IU y movimientos sociales bajo el paraguas de Ahora Madrid. La magistrada jubilada y exmilitante del PCE era una desconocida para los madrileños hasta que se ha alzado como una de las dirigentes más carismática de los últimos tiempos y la responsable de echar al PP tras 24 años gobernando en la capital. Pugnó por el bastón del poder contra una debilitada Esperanza Aguirre por los constantes casos de corrupción y consiguió gobernar tan sólo por un diputado de diferencia. 

Carmena decidió dejar atrás a Ahora Madrid, el grupo municipal con el que ganó las primeras elecciones, para lanzar el nuevo partido Más Madrid. Muchos de los concejales siguen con ella como la fundadora de Podemos y ahora expulsada de militancia Rita Maestre. En una entrevista con Público este viernes ha defendido que Más Madrid es la continuación de Ahora Madrid pero que, como todo proyecto, podía mejorar. También siguen a su lado el resto de concejales del partido morado y su mano derecha Marta Higueras. También ha conseguido hacer tándem con Íñigo Errejón para la Comunidad de Madrid. Las encuestas también vaticinan una victoria progresista liderada por Ángel Gabilondo. 

Por el camino de este proyecto se quedaron los que los medios bautizaron como los concejales díscolos como Carlos Sánchez Mato, Rommy Arce o Pablo Carmona. Los ediles se mostraron en varias ocasiones en contra de las decisiones de Carmena durante estos cuatro años y la alcaldesa decidió no contar con ellos para formar su nueva plataforma. Las diferencias internas comenzaron en los primeros días de mandato cuando la alcaldesa destituyó a Guillermo Zapata como concejal de Cultura por unos tuits con referencias a víctimas antisemitas o víctimas de ETA. Ahora estos ediles se presentan como Madrid en Pie y las encuestas vaticinan un mal resultado: no superarían las barrera del 5%. Esto se traduciría en miles de votos perdidos y en la posibilidad de que las derechas sumaran más que las izquierdas. Eso sí, si consiguieran superar la barrera llegarían a tener dos o tres diputados más en el consistorio.

Madrid en Pie tiene a su favor que en los últimos días Pablo Iglesias ha mostrado de forma clara su apoyo al candidato al Ayuntamiento. En una entrevista a Efe, el secretario general de Podemos ha pedido el voto "de la gente más de izquierda" para la candidatura de Madrid en Pie porque considera que de todos modos la actual alcaldesa de Madrid va a ganar las elecciones "pase lo que pase". "Creo que sería importante que hubiera una movilización de la gente más de izquierda para asegurar que 'Madrid en pie' está dentro y que forma parte del próximo ayuntamiento", ha reconocido.

La división y zancadillas del PP que debilita a Carmena

Carmena tampoco ha tenido todo de su parte durante la campaña electoral. Las trabas de la Junta Electoral, las divisiones internas y las zancadillas del PP a la gestión municipal pueden debilitarle en esta segunda cita. Los conservadores llevaron hasta dos veces Madrid Central a los tribunales y el Gobierno de la Comunidad redujo en un 23% el flujo de trenes de metro durante el estreno de la propuesta estrella de Carmena. Más Madrid también señala a la Comunidad como los responsables de no poder haber resuelto la problemática con la vivienda, ya que los Ayuntamientos no tienen las suficientes capacidades para resolverlos; ni paralizar desahucios ni regular el precio de los alquileres. La región de la capital es una de las pocas que no tiene una ley de Vivienda.

Respecto a las divisiones internas, el mayor enfrentamiento entre Sánchez Mato y Carmena llegó a mitad de legislatura. A pesar de los buenos datos, el exministro del PP Cristóbal Montoro. Hacienda intervino en las cuentas del consistorio y echó mano de la regla de gasto. Sánchez Mato se negó a defender el plan económico pactado con Montoro. "Ser progresista y hacer políticas de Montoro", acusa ahora a sus excompañeros. La Operación Chamartín ha sido otro de los episodios más problemáticos. Pese a que Más Madrid insiste en aprobar la bautizada Operación Nuevo Norte, los concejales de Madrid en Pie se oponen y el PSOE rechazó que se votara en pleno extraordinario esta misma semana.

Con todo, el Ayuntamiento de Madrid ha conseguido apostar por un modelo de gestión diferente. Al igual que le ha pasado al resto de Ayuntamientos del cambio, han apostado por la inversión social mientras reducían la deuda. El Ayuntamiento de la capital ha sido de todos el que más ha conseguido reducir, aunque parte de este éxito cae en Sánchez Mato, que fue el primer concejal de Economía y Hacienda, y se encontró con una deuda de 5.637 millones de euros. 

Las derechas confían en reeditar el pacto andaluz

PP, Cs y Vox confían en que Manuela Carmena no sume con el PSOE - y que Madrid en Pie no llegue al 5% de los votos - para poder reeditar la alianza que ya formaron en Andalucía. Todos los sondeos apuntan a que será el candidato José Luis Martínez-Almeida el que lidere esta coalición. Almeida ha centrado su campaña en tres ejes: alertar del peligro de la fragmentación del voto de la derecha, construir un relato para que el PP ejerza de contrapeso en Madrid de las políticas de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y cargar duramente contra la gestión de la actual alcaldesa.

Desde Ciudadanos siguen manteniendo el relato de que es posible el sorpasso al PP con Villacís

La llegada del conservador a liderar la candidatura del PP en el Ayuntamiento de la capital llegó tras la marcha de Esperanza Aguirre, asediada por la corrupción de sus colaboradores más cercanos, que le impulsó a la portavocía la pasada legislatura. Su fiel apoyo a Pablo Casado y su martilleo como azote de Carmena en los plenos municipales le consiguieron el puesto número uno de la lista, a pesar de ser un candidato con una proyección mediática inferior a la de Begoña Villacís, su rival más directa.

Desde Ciudadanos siguen manteniendo el relato de que es posible el sorpasso al PP tanto en Ayuntamiento como en Comunidad. Sin embargo, la campaña de Villacís se ha visto ligeramente lastrada por el conflicto de intereses que le supuso la sociedad que administró durante años con su marido y las informaciones que apuntan a que antes de militar en la formación naranja tanteó su entrada en Vox. Ahora prácticamente ningún sondeo le da esa ventaja sobre Almeida y se ha desinflado en la recta final de la campaña, aunque su formación experimentaría una importante subida respecto a los comicios de 2015, en los que Ciudadanos consiguió 186.000 votos, el 11,41% del total.

El debate electoral celebrado en la cadena pública Telemadrid, al que acudió la número tres de la lista de Ciudadanos, Silvia Saavedra, elegida en sustitución de Villacís, que dio a luz hace el viernes pasado y tuvo que ser hospitalizada al sufrir un cólico nefrítico. Este cambio hizo de última hora provocó que Saavedra -que ha sido concejala en el consistorio de la capital los últimos 4 años- no fuera tan preparada como el resto de rivales y perdió puntos al tratar de emular la estrategia de Albert Rivera -sacando carteles y emulando el tono agresivo- en favor de Almeida, que estuvo más centrado.

Madrid era la plaza fuerte de Vox en todos los sondeos, pero ahora Ortega Smith aspira únicamente a sumar más del 5%

Madrid era la plaza fuerte de Vox en todos los sondeos de las pasadas elecciones generales, en las que las encuestas la situaban en el 20% de los votos. La formación de extrema derecha fue, finalmente, quinta fuerza en la capital con 236.832 votos, un 12,74 % del total. El candidato al Ayuntamiento de Madrid es también el secretario general del partido, Javier Ortega Smith, que es, a su vez, diputado en el Congreso. Su campaña se remite a repetir los mantras de la formación a nivel nacional, con Catalunya siempre presente en sus discursos, y son escasas las medidas que aporta para el ámbito municipal.

Ahora Ortega Smith aspira únicamente a sumar más del 5% de los votos para obtener representación en el Ayuntamiento, un objetivo que, previsiblemente, conseguirá. Sus dos millones y medio de votos en las generales sirvieron. únicamente, para debilitar al PP de Pablo Casado -que obtuvo el peor resultado de su historia, perdiendo más de la mitad de sus escaños- y que ahora está utilizando ese resultado a su favor. Se prevé que haya un trasvase importante de votos de la formación de ultraderecha al Partido Popular. “Ese voto ya está volviendo a casa”, subrayaban recientemente varios dirigentes de Génova, entre ellos la candidata a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Ante un resultado tan ajustado -casi de empate técnico- se decidirá por pocos votos de qué lado cae la balanza. Si las derechas suman y le arrebatan a Carmena la alcaldía, Pablo Casado podría tomar algo de oxígeno tras la debacle electoral del 28 de abril. Si, finalmente, el proyecto de Más Madrid con el PSOE e Izquierda Unida sale adelante, la izquierda se afianzaría en esta nueva correlación de fuerzas progresistas referendada en el plano nacional

Más noticias en Política y Sociedad