Público
Público

ELECCIONES EUSKADI 2020 De las amenazas de ilegalización a liderar el bloque de la izquierda: EH Bildu rompe su techo electoral

La coalición soberanista alcanza los 22 escaños en el Parlamento Vasco, lo que supone el mejor resultado de su historia para la izquierda independentista. Podría liderar también un gobierno de coalición con Elkarrekin Podemos-IU y PSE, algo que este último partido rechaza por completo.

Iriarte EFE
La candidata de EH Bildu, Maddalen Iriarte, durante la jornada electoral en Euskadi. EFE/Luis Tejido

Los ojos policiales se clavaron en aquellas siglas. Hace ahora nueve años, las Fuerzas de Seguridad del Estado miraban las primeras listas de Bildu para ver si había candidatos de la ilegalizada izquierda abertzale y, por tanto, alimentar el fantasma de una nueva prohibición al calor de la Ley de Partidos. Se especuló una y mil veces, pero Bildu primero y Euskal Herria Bildu después iniciaron su camino. Este domingo han conseguido 248.070 votos, rompiendo así todos los máximos históricos de la izquierda independentista vasca desde 1980.

"Somos la opción preferida entre los menores de 45 años", decía hace unos días a Público la candidata de la coalición soberanista, Maddalen Iriarte. El dato estaba presente en su discurso y en los análisis de EH Bildu de cara a esta jornada electoral, en la que absolutamente todos los pronósticos coincidían en ubicarles en segundo puesto por detrás de un indestructible PNV. Así lo auguraban y así fue.

En las primeras elecciones autonómicas tras la desaparición de ETA, la izquierda independentista vasca ha logrado el 27,8% de los votos, lo que se traduce en 22 escaños. Se sitúa así nuevamente como la fuerza política de izquierdas más votada en el Parlamento Vasco y, al mismo tiempo, como principal grupo político de la oposición.

Las elecciones celebradas este domingo han sido las terceras de EH Bildu: la primera vez que esta coalición –integrada en sus inicios por Sortu, Eusko Alkartasuna, Alternatiba y Aralar– fue en 2012, cuando obtuvo el 24,7% de los votos y 21 representantes en la Cámara vasca. Cuatro años después, coincidiendo con la irrupción de Podemos en el Parlamento autonómico, la coalición abertzale bajó al 21,1%, lo que se tradujo en 18 escaños.

Este domingo, con una fuerte abstención y con Elkarrekin Podemos-IU a la baja –la candidatura liderada en esta ocasión por Miren Gorrotxategi ha pasado de 11 escaños en 2016 a seis en estos comicios, ha conseguido crecer en votos y en representantes. Iriarte no ocultaba la alegría en su rostro cuando compareció ante los medios sobre las 23.00.

La candidata destacó uno de los datos que dejó la noche: la coalición soberanista sube un 6% respecto a 2016 "en medio de una participación muy baja". "Tenemos que reconstruir este país, tenemos que levantarnos, y EH Bildu desde luego tiende su mano para hacerlo", afirmó Iriarte. "Es el comienzo de un cambio que va a ser muy importante en Euskal Herria y que hoy empieza en Araba, Gipuzkoa y Bizkaia", subrayó.

"A ver si acaban de enterarse: el Estado español es un estado plurinacional, y las capas populares que no tenemos Estado cada vez depositamos más la confianza en la izquierda soberanista de cada país", afirmó por su parte el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi

Un acuerdo imposible

La noche electoral ha confirmado también lo que preveían las encuestas: EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU y PSE reúnen los escaños suficientes para formaron un gobierno de coalición de izquierdas. Sin embargo, la candidata socialista, Idoia Mendia, ha descartado de plano esa opción. El motivo: no quiere formar parte de un Ejecutivo en el que esté EH Bildu, la candidatura que nació entre investigaciones policiales y que hoy goza del respaldo de más de 248.000 electoras y electores.

Más noticias de Política y Sociedad