Público
Público

Elecciones Llamazares: "Una parte de los votantes de izquierdas se van a quedar en la abstención y no nos lo podemos permitir"

El político, que impulsa el partido político Actúa, habla con 'Público' sobre las opciones que tiene la izquierda en las próximas elecciones, en las que considera que la clave estará en conseguir movilizar la abstención electoral. 

Publicidad
Media: 2.44
Votos: 9

Gaspar Llamazares, durante una entrevista en 'Público'. ARANCHA RÍOS.

Gaspar Llamazares, excoordinador federal de Izquierda Unida, portavoz de Izquierda Abierta y cofundador de Actúa, habla con Público sobre la situación política española, el riesgo y los motivos por los que fomentar la pluralidad de partidos en la izquierda y la configuración de su nuevo partido. Además, el político habla del objeto de movilizar la abstención de cara a las próximas elecciones y del momento en el que se encuentra su partido, el cuál se ha adscrito al movimiento Primavera Europea, impulsado por Diem25 y Yanis Varoufakis, que pretende ser una suerte de partido paneuropeo. 

¿Cree que el voto que se abstiene es de izquierdas?

Estoy convencido de que sí. La derecha ha generado pluralismo pero porque se ha visto obligada, no porque quieran, sino porque les ha venido así. Cada una de las crisis el PP ha provocado, una vez la aparición de Ciudadanos y luego la de Vox. La de Vox, por la crisis de la corrupción en el partido. Aún con todo, la derecha ha sabido generar un pluralismo y una competencia virtuosa para acrecentar su electorado. La izquierda tiene el reto de no dejar por el camino a una parte del electorado e incorporarle para lograr mayorías de izquierdas y cambios.

¿Actúa nace para combatir la abstención?

"La derecha ha sabido generar un pluralismo y una competencia virtuosa para acrecentar su electorado"

El nacimiento de Actúa es consecuencia fundamentalmente de la percepción de que hay un espacio que se ha quedado sin representación. Un espacio que podríamos denominar de la 'izquierda transformadora' de nuestro país, que no está representada ni por el PSOE porque le falta mucha credibilidad ni por Unidos Podemos, que en nuestra opinión se centra en un espacio gestual, radical y en una izquierda antagonista y no en una izquierda de construcción, que es lo que nosotros pretendemos.

Sin embargo, la derecha se ha dividido a través de la radicalización de sus discursos, y lo que ustedes proponen es debate y calma.

En un periodo de polarización, precisamente, la propuesta de Actúa tiene menos espacio, porque hay una radicalización de posturas, un rechazo al diálogo, monólogos, cesarismo desde el punto de vista político, dirigismo, incapacidad para la pluralidad de liderazgos... es evidente. Pero la esterilidad del dogma y agitación lleva a que haya un colectivo cada vez más importante de ciudadanos que reclaman que haya políticas coherentes y solventes de izquierdas que sean capaces de dialogar.

Gaspar Llamazares, durante la entrevista en 'Público'. ARANCHA RÍOS.

Hay dos teorías difícilmente comprobables: que el votante de Vox es un votante histórico de la derecha, o que viene de la abstención.

Yo me decanto porque el votante de Vox es votante de desafecto de la derecha, y antisistema que viene de la abstención. En Asturias ese perfil lo tenía Foro, con un personaje como Cascos, y es igual que lo ocurrido en EEUU con Trump. Tiene mas que ver con la indignación y la ira social que realmente que con quién la representa, pero es un voto fundamentalmente conservador, iracundo e indignado que en otros momentos, como en el 15M, se orientó en un sentido progresista y ahora es conservador y reaccionario como es el caso de Vox. La indignación y la ira son muy móviles y desde la izquierda deberíamos cultivar mucho más el voto racional sin descartar lo sentimental que el voto de coyuntura.

Se ha mostrado muy duro con Izquierda Unida tras su salida y habló de un "radicalismo confederal excluyente"

La izquierda no puede desconocer que en nuestro país se está produciendo un debate territorial en el que hay que entrar, y la izquierda ha entrado mal. Ha entrado haciendo eco, a veces cacofónico y distorsionado, de las posiciones independentistas, sin un proyecto propio. Ha quedado diluido el proyecto federalista, que no es un proyecto creacionista que ignore la realidad de España y que a partir de la suma de pueblos genere como por ensalmo un nuevo país.

"El nacionalismo extremo actual ha generado un rebufo españolista que ha servido de plataforma a la extrema derecha"

La realidad de España es un proceso histórico en el cuál existe una pluralidad de sujetos, donde existen las regiones y nacionalidades y hay que integrarlo en un proyecto serio. El proyecto político serio capaz de combinar convivencia y solidaridad es el proyecto federal, y eso no aparece claro en las posiciones de la izquierda. Ni en la Unidos Podemos, que según parece los ciudadanos perciben más cercano al independentismo que de las estatales, ni la del Gobierno que parece que tiene una dependencia excesiva de los tirones de las fuerzas nacionalistas y las desavenencias con las fuerzas nacionalistas.

Aquí ha habido un juego en el que por una parte la política del PP de recentralización desde la segunda legislatura de Aznar provocó una reacción nacionalista y el nacionalismo extremo actual ha generado un rebufo españolista que le ha servido de plataforma a la extrema derecha de Vox. La izquierda tiene que salirse de esa lógica de confrontación de nacionalismos. Una lógica que respete el pluralismo y que sea integradora, pero que respete el espacio para hacer política. No hay espacio para hacer política si no hay Estado, de eso no hay duda. Y un Estado en continua duda no es un espacio para hacer política.

¿Por qué no hay acuerdo con Más Madrid para la Comunidad?

Gaspar Llamazares, durante la entrevista ARANCHA RÍOS.

Hemos dialogado y estamos dispuestos a estar dialogando. Nos sorprendió, porque habíamos quedado en no comunicarlo. Era un contacto más, no era ninguna negociación y lo comunicaron dando un portazo. Parece estar de moda dar un portazo al que quiere negociar contigo. Andalucía lo ha dejado claro: el futuro será pluralista o no será. Vivimos una imposición de representación, por tanto, quien pretenda ahormar la representación en las municipales, autonómicas o europeas se va a equivocar. Pero aun así, lo tomamos con naturalidad, si se puede hablar, estaremos.

Se pueden ver ciertos paralelismos entre Actúa y Más Madrid, sobre todo en su manera de proyectarse hacia la abstención y las mayorías amplias

"Estamos de acuerdo con Más Madrid en que la solución no es el cierre de filas"

Las dos demuestran inquietud en cuanto a la situación política de la izquierda y que la coalición Unidos Podemos a nivel municipal y autonómico, de alguna manera, está en crisis. Dije desde un principio que habíamos promovido candidaturas de unidad popular y que ahora pretendíamos en un tiempo muy corto y sin estructuras orgánicas cerrarlas mediante un corsé.  Por desgracia, así ha ocurrido en Madrid, y es menos mediático porque lo que pasa en otras localidades no se conoce muy bien, pero está produciéndose en muchos municipios. Debería llevar a una reflexión sobre cuales son los modelos de apertura. En la apertura estamos de acuerdo con Más Madrid, que la solución no es el cierre de filas, que la solución no es el monolitismo y la exclusión, sino abrirse e intentar representar una situación compleja de la izquierda, plural.

No podemos estar de acuerdo en que sea posible volver atrás. Da la impresión de que Errejón cree posible volver a antes de las elecciones municipales. La vida política es muy rápida y la imposición es muy ágil, no es posible volver atrás. Hay que construir sobre un molde que evite la nostalgia de lo que pudo ser y no fue.

¿Es Manuela Carmena el ejemplo de una unificación entre las izquierdas?

Carmena puede representar un ejemplo de las confluencias, ahora bien, depende de como lo articulen, porque tampoco están demostrando gran capacidad de diálogo. Es importante una figura integradora como la de Manuela, pero luego hay que realizar un trabajo integrador, y es el reto que no parece que vaya muy bien.

¿La izquierda tiene más opciones si hay pluralidad de partidos?

"Hay todo un reto en que la pluralidad sea positiva y sume"

Existe el tópico de que la unidad en un sistema electoral cada vez mas mayoritario gana, y que la dispersión pierde. Se ha demostrado que esos paradigmas que teníamos hace unos años ya no son así. La pluralidad de la derecha nos ha ganado y eso plantea un debate al conjunto de la izquierda. No es lo mismo las dos fuerzas del bipartidismo en el sistema actual existente que cuatro o cinco fuerzas en el actual sistema electoral. Las posibilidades de reparto son mayores y por tanto, lo que ha servido para la derecha no tiene porque servir a la izquierda, pero hay todo un reto en que la pluralidad sea positiva y la pluralidad sume. Puede hacerse a través de candidaturas de unidad, de candidaturas plurales o a través de candidaturas diferencias que suman y colaboran. Esa experiencia está encima de la mesa.

Esas fórmulas tiene su riesgo. Hace 4 años en las elecciones para la Comunidad, los votos de IU no entraron en la Asamblea y, pese a que la izquierda recibió más votos, sólo la derecha pudo formar gobierno. 

Ese riesgo siempre existe. Lo he comentado con sorna a dirigentes socialistas. La idea de que sumando dos formaciones sumas sus votos es una visión estabular del electorado. El electorado no es un conjunto de personas que votan sea cual sea el proyecto. Plantearse en estos momentos que la unidad va a sumar y que la diferencia va a restar no creo que tenga ningún sostén desde el punto de vista electoral. Lo mostrado en Andalucía es que al unirse no sólo no hemos sumado, sino que además hemos restado.

"Nos jugamos mucho en un ciclo electoral que comienza virando a la extrema derecha"

Hemos perdido un millón de votos en las generales y en Andalucía, más. Las encuestas demuestran que tenemos varios millones de votos de izquierdas que no tienen decidido a quién van a votar pero una parte de ellos se van a quedar en la abstención y no nos lo podemos permitir, porque nos jugamos mucho en un ciclo electoral que comienza virando a la extrema derecha. Nos jugamos mucho en un ciclo que da la impresión de que si no nos ponemos las pilas va a acabar con la experiencia de los gobiernos de cambio. Si una unificación de fuerzas moviliza a un electorado porque integra y representa, será virtuosa. Si lo que hace es dejar al margen a una parte de los electores, no. La suma no siempre suma, a veces resta.

¿En qué fase se encuentra ahora mismo Actúa?

Después de tomar el pulso durante estos últimos dos años, estamos en un período de consolidación y preparación para las próximas elecciones. La intención inicial era la de buscar la colaboración en el seno de la izquierda: en ese sentido fuimos primero a Izquierda Unida y a Podemos pero no hemos tenido suerte, porque ha podido más la competencia interna que la voluntad de abrir puertas a otras sensibilidades de izquierdas. Diremos próximamente en qué ámbitos nos vamos a presentar a las próximas elecciones, pero nos vamos a presentar; con seguridad a nivel europeo, a algunos municipios de Comunidades Autónomas significativas y en alguna Comunidad.

Viendo lo complicado que es para Podemos formar listas y equipos en ciertas ciudades y localidades, ¿a qué aspira Actua?

Sabemos que desarrollar una formación política en el territorio es más complicado. Nuestra aspiración es que Actúa tenga presencia donde haya ciudadanos de izquierdas. Creemos que esto va más allá de un proceso electora. Estamos abordando una doble tarea: la tarea electoral por un lado de testar el espacio político que existe y luego la tarea de reconstruir un espacio de izquierda seria, solvente y amable. Creemos que existe pero no se ha expresado. Se ha expresado esa orfandad de izquierda en la abstención en las elecciones generales y andaluzas pero no se ha expresado de una forma activa mediante una formación política que la representa.

¿Qué diferencia puede haber en un programa de Actúa a uno de IU o de Podemos?

Nuestra apuesta por el proyecto europeo es irreversible. Apostamos por cambios sociales y democráticos en Europa pero no nos planteamos ni la salida del euro ni superar la Unión Europea. Sobre todo no vamos a dividir a la izquierda europea, que santifica a Mélenchon y condena a otros componentes de la izquierda europea como Tsipras y Varoufakis. Debe haber un grupo parlamentario de izquierdas potente que colabore con el resto de la izquierda para frenar a la extrema derecha y establecer un nuevo pacto social en Europea. 

Más noticias en Política y Sociedad