Público
Público

elecciones generales Montero afirma que "jamás" ha hablado con Sánchez sobre la posibilidad de presentarse a unas primarias en Andalucía

La ministra de Hacienda afirma que la desigualdad "es un lastre real para el progreso económico"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

María Jesús Montero, ministra de Hacienda

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, número uno de la lista del PSOE por Sevilla, participó esta mañana en Sevilla en un desayuno informativo de la cadena SER, conducido por el periodista Diego Suárez. A Montero, tras su discurso, en el que llamó a la ciudadanía a expresar lo que piensan en las urnas y no solo en las calles, en el que reivindicó el poder del feminismo para cambiar las cosas y en el que combatió lo que llamó "fake news de la derecha al más puro estilo Trump” al respecto de la actuación del Gobierno de Pedro Sánchez en Cataluña, fue sometida a un interrogatorio sobre si tiene en la cabeza presentarse a unas primarias en Andalucía contra Susana Díaz, la hoy secretaria general, de quien dijo, preguntada al respecto, que, al igual que Alfonso Guerra, "la veía fuerte y en plena forma”. Este fue el diálogo:

-Diego Suárez (DS): El periodista Antonio Avendaño pregunta: ¿Nos pasamos de listos los periodistas que suponemos que se va a presentar a las primarias del PSOE de Andalucía?

-María Jesús Montero (MJM): Sí. (Silencio)

-MJM: No sé si yo soy rara. Yo lo que te puedo asegurar es que cuando desarrollo una responsabilidad, la vivo como mi último destino. Vivo el ministerio de Hacienda como mi estación de término. Estoy concentrada en que salga bien la tarea de las elecciones generales. Esa es mi responsabilidad y estoy entregada al Gobierno de España.

-DS: ¿Le estimularía presentarse [a las primarias en Andalucía]?

-MJM: Me estimularía aprobar los presupuestos generales del Estado que me dejé en la cuneta. A lo mejor soy rara.

-DS: ¿Y si se lo pide Pedro Sánchez?

-MJM: Jamás he hablado con el presidente de Gobierno de esta cuestión. Entiendo que la política se alimenta de estas cuestiones.

Después de alguna pregunta sobre el modo de elaboración de las listas electorales y la bronca que se ha generado en el partido, que esquivó con habilidad, Suárez le preguntó si prefería ser presidenta de España o de la Junta. Montero respondió: “Yo, ministra de Hacienda. Estaré donde mi partido me diga y el presidente me diga. Soy insistente. Eso no significa, Pedro, que te esté diciendo que quiero ser ministra de Hacienda”.

A Montero la presentó el artista Manu Sánchez, quien dejó varias simpáticas bromas: “Yo no tengo problemas con las listas, siempre con los tontos”. “Si es en Moncloa a San Telmo, que lo decida ella, no me voy a meter con lo caliente que está el tema”.

Al acto asistieron los sanchistas andaluces más destacados, el delegado del Gobierno Alfonso Gómez de Celis y el alcalde de Dos Hermanas Kiko Toscano. También el exalcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, y toda la plana mayor del PSOE de Andalucía, salvo la propia Díaz.

Las consecuencias de la crisis

La ministra de Hacienda y candidata socialista por Sevilla reivindicó en su discurso el acento de Andalucía y llamó a combatir los estereotipos andaluces, el “cómo se interpreta el acento de Andalucía, cómo no se entiende la riqueza de nuestra tierra. No hablamos un mal castellano, hablamos un perfecto andaluz".

Montero hiló una intervención de cierto calado en la que mostró su preocupación por la desafección social hacia la política y los movimientos populistas que generan. “Junto a la corrupción, la principal causa de desafección de la política tienen que ver con las crisis económica. El 99% se ha vuelto más pobre y ha perdido las esperanzas de progreso. Cuando se instala en la conciencia colectiva que las cosas solo pueden ir a peor es natural que la gente quiera bajarse del tren. Brexit, Cataluña”, dijo la candidata.

“La desigualdad -ahondó la ministra de Hacienda- es un lastre real para el progreso económico. El tándem Thatcher-Reagan defendió la reducción progresiva del Estado del bienestar. Esgrimieron la bajada sistemática de impuestos. Dijeron que cuanto menos Estado mejor y que la iniciativa privada era siempre mejor que la aportación pública. Ahora asistimos de nuevo a un intento de convencernos de que el el liberalismo es una política eficaz en el terreno económico”. “Cualquier crecimiento tiene que ser inclusivo y comprometido con la igualdad”, contrapuso Montero.

La consecuencia de todo ello es, para la ministra, un “debate político degradado y desquiciado”, al que "nadie parece importarle nada a dónde lleva”. Montero afirmó en este punto: “Quiero advertirles de una paradoja. Contamos con más formaciones políticas. Eso tendría que traducirse en mayor pluralidad, pero se amenaza con vetos la gobernabilidad de nuestro país. Eso es una irresponsabilidad. A veces tengo la sensación de que hoy no hubiera sido posible la transición democrática. Solo se busca el regate corto y ademas, si es posible, una patada en la espinilla del contrario”.

Como solución, la ministra abogó por repensar el modelo de país. “Qué consideramos irrenunciable, básico y qué estamos dispuestos a hacer colectivamente para lograrlo. Asistimos a un cambio de paradigma que hace que esta reflexión se convierta en una cuestión imprescindible. La inicia opción posible es anticiparnos a la ola y prepararnos bien con una conversación pública franca que integre al conjunto de la sociedad civil”.

El Gobierno de PP y  Cs

Montero respondió también a las críticas sobre la gestión de los gabinetes socialistas del nuevo Gobierno andaluz, de PP y Ciudadanos, sostenido por Vox, y tachó los datos difundidos el martes por el consejero de la presidencia de “falsos”. “La estrategia que está siguiendo el Gobierno de Andalucía es de libro: poner de manifiesto que tienen que poner todo patas arriba para justificar el incumplimiento de las promesas electorales y justificar ese relato que siempre han hecho del caos. A ninguno nos sorprenden esas afirmaciones, que son falsas”.

Montero prosiguió: “Me parece muy importante decir que algunos datos no son ciertos. La deuda de Andalucía se encuentra casi tres puntos por debajo de la media de las CCAA. Andalucía lleva muchos años trabajando en el cumplimiento del déficit. Se ha planteado incluso que se habían dejado de ejecutar 22.000 millones de euros. Es lo mismo que si yo digo que el Gobierno del PP ha perdido 100.000 millones. Rajoy dejó de utilizar 100.000 millones de euros. Seamos serios. ¿Qué hubiera ocurrido si la ministra de Hacienda hubiera hablado en este tono? Nos hubieran intervenido de inmediato. Hago un llamamiento a la mesura, a la cordura. Y me sorprende que se hable de esto y que, por otra parte, se saque pecho de la salida al mercado. No se puede sorber y soplar al mismo tiempo".

Más noticias en Política y Sociedad