Público
Público

Encuestas electorales El desgaste del Gobierno y la débil recuperación de la derecha avivan el fantasma de la ingobernabilidad

El PSOE caería hasta los 114 escaños y no alcanzaría la mayoría absoluta con Unidas Podemos y el bloque de la investidura, según el último estudio de 'Key Data' para 'Público'. El PP y Vox ganan fuelle, pero la suma de las derechas se mantiene lejos de la mayoría que necesitarían para ser alternativa real de gobierno al tener enfrente a casi todo el Parlamento.

Key Data
Proyección de escaños si se repiten las elecciones generales. Key Data

La investidura de Pedro Sánchez en enero de 2020 y la formación del Gobierno de coalición despidieron un largo ciclo político marcado por la inestabilidad y las dificultades para formar gobierno. Las grandes mayorías habían sido un elemento central del sistema durante 40 años de democracia y la irrupción de nuevos partidos, junto a la fragmentación del voto, dieron lugar a un cambio que dificultó sobremanera el desarrollo de las legislaturas y que abocó al país a periodos extraordinariamente largos de Gobiernos en funciones y falta de acuerdo.

Este escenario, que se podría considerar como una transición hacia un nuevo sistema caracterizado por la necesidad de llegar a acuerdos y de gobernar en coalición, podría volver a repetirse. Así lo apunta el último estudio de Key Data para Público, que recoge las últimas tendencias de las encuestas electorales públicas y privadas.

El sondeo recoge un desgaste del Ejecutivo de coalición y una débil recuperación de las derechas, por lo que, si tuvieran lugar unas nuevas elecciones generales la gobernabilidad se antojaría difícil. Con la fuerza del bloque de gobierno mermada y con una derecha que no llega a representar una alternativa real, cada vez es más relevante sumar a muchas y distintas fuerzas políticas para garantizar la estabilidad.

Key data
Proyección de votos si se repitieran las elecciones generales. Key Data

Según este estudio, el PSOE bajaría de los 120 escaños (en la actualidad tiene 123) y se quedaría en 114, con un 26,6% en intención de voto; mientras que el otro socio de Gobierno, Unidas Podemos, caería hasta los 28 escaños (cuenta con 35 en el Congreso), con un 10,8% de intención de voto. Entre ambas formaciones perderían un total de 13 escaños, un decrecimiento que podría complicar bastante la gobernabilidad aunque se sumaran los parlamentarios de los partidos que conforman el denominado bloque de la investidura.

"El Partido Socialista empieza a acusar el desgaste que produce gobernar en la situación de crisis sanitaria y económica en la que vivimos desde hace casi un año, y Unidas Podemos no consigue invertir la tendencia a la baja que viene sufriendo desde antes de las últimas elecciones generales", apunta Paz Álvarez, directora técnica de Key Data.

La suma de PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, Bildu y Más País-Compromís estaría alrededor de los 168 escaños (Sánchez logró en su investidura 167 votos sumando a los de Pablo Iglesias, PNV, Más País, Compromís, Nueva Canarias, BNG y Teruel Existe; y con las 18 abstenciones de ERC y EH Bildu). Si las formaciones catalana y vasca se abstuvieran en una hipotética investidura atendiendo a estas estimaciones de voto, habría que restar a esta mayoría 18 escaños, por lo que la suma se quedaría en 152 parlamentarios (contando con que el resto de partidos repitieran el mismo resultado que en noviembre de 2019).

La tendencia decreciente de la coalición de gobierno se traduce en un crecimiento de los partidos de derechas; sin embargo, este ascenso no sería suficiente para que la suma de PP, Vox y Ciudadanos pudieran formar gobierno, sobre todo si se tiene en cuenta que, con la aritmética parlamentaria y la situación política actuales, las alianzas de estos tres partidos en el Congreso serían excesivamente limitadas.

Sin trasvase de voto entre los bloques

En el estudio de Key Data el PP superaría el techo de los 100 escaños, llegando hasta los 101 con una intención de voto del 23,5%. Vox se consolidaría como la tercera fuerza del Parlamento y crecería hasta los 54 escaños con una intención de voto del 15,4%. Ciudadanos sigue estancado en su horquilla y volvería a obtener 10 escaños con un 7,1% en estimación de voto.

La suma de los tres partidos alcanzaría los 164 escaños, 14 más que en la actualidad, lo que los situaría en números muy próximos a los del bloque de la investidura. Sin embargo, este crecimiento no sería suficiente para alcanzar una mayoría de gobierno, y tampoco tendrían la posibilidad de añadir a muchos más socios en el arco parlamentario.

"La oposición no consigue crecer para convertirse en alternativa real al gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos. "El Partido Popular supera los 100 escaños, pero está muy lejos alcanzar el número de escaños suficiente para plantearse sustituir en el gobierno al Partido Socialista. Vox, una vez superado el bajón de primavera, cuando el elector de derecha asustado por la pandemia tendió a refugiarse en el PP, crece y supera los resultados obtenidos en las últimas elecciones generales de hace poco más de un año", explica Álvarez.

Respecto a Ciudadanos, "se mantiene en torno a los 10 escaños y al 7% de los votos. Las elecciones catalanas van a ser una dura prueba para este partido, que ganó las elecciones autonómicas de diciembre del 2017 y, según auguran todas las encuestas, se verá relegado a una cuarta posición, perdiendo más de la mitad de sus votos y escaños. Lo que suceda el 14F tendrá un efecto muy especial en este partido, que nació en Catalunya y tendrá que replantearse muchas cosas a nivel autonómico y nacional", asegura la directora técnica de Key Data.

Sobre la pérdida en intención de voto de PSOE y Unidas Podemos, la ausencia de trasvase de votos entre los bloques no permite un cambio de tendencia: "El voto del PSOE realmente no baja mucho. Baja muy lentamente y es puro desgaste ¿Dónde están estos votos? Pues están en la abstención y están en los indecisos. No hay un trasvase claro. La derecha no está siendo capaz de generar ilusión suficiente como para hacer que fluctúe", comenta Álvarez.

Por comunidades, la pérdida de votos del PSOE sigue centrándose en Andalucía, donde restaría tres escaños, y en comunidades como Castilla y León (dos escaños) y Castilla-La Mancha (un escaño). Unidas Podemos perdería dos escaños en Andalucía y un escaño en Catalunya, Euskadi, Comunidad de Madrid, Baleares y Aragón.

El PP sumaría, sobre todo, en Andalucía (4) y Castilla y León (3) y Vox uno en la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Andalucía. Ciudadanos perdería un escaño en la Comunitat Valenciana y ganaría uno en Aragón.

Más noticias