Público
Público

Debate de investidura Sánchez es investido presidente del Gobierno tras casi nueve meses en funciones

El Congreso otorga la confianza al líder del PSOE con 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones. Como estaba previsto, ningún diputado socialista ha roto la disciplina de voto de su grupo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), es aplaudido por su grupo tras su intervención en la investidura / EFE

El Congreso ha investido este martes a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Con 167 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País, Compromís, Nueva Canarias, BNG y Teruel Existe), 165 en contra (PP, Vox, Ciudadanos, JxCat, CUP, Coalición Canaria y PRC) y 18 abstenciones (ERC y Bildu), la Cámara ha otorgado la confianza al candidato socialista.

El triunfo de Sánchez llega en segunda votación de investidura, en la que solo se precisaba de una mayoría simple (más votos a favor que en contra), y después de que el candidato perdiera la primera votación el pasado domingo (en la que se necesitaba una mayoría absoluta, 176 votos como mínimo).

La investidura se produce después de casi nueve meses de Gobierno en funciones, desde el 28 de abril del pasado año, cuando se celebraron unas elecciones. En este tiempo se han producido dos procedimientos electorales (a Cortes Generales) y varios procesos de negociación que resultaron fracasados.

Con la decisión de la Cámara Baja se conformará un Ejecutivo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, con cinco carteras ministeriales para los de Pablo Iglesias (una vicepresidencia de Asuntos Sociales, Ministerio de Igualdad, Ministerio de Consumo, Ministerio de Universidades y Ministerio de Trabajo).

El debate que ha precedido a la segunda votación de investidura ha proseguido con el mismo tono bronco que se dio durante las dos sesiones plenarias anteriores, el sábado y el domingo. Ya en su intervención, Sánchez se ha mostrado convencido de que ganaría la votación para convertirse en presidente del Gobierno con plenas facultades.

El líder del PSOE le ha dicho a PP, Vox y Cs que "perdieron las elecciones y van a perder la votación de hoy". Sánchez ha lamentado la "crispación" y el tono bronco que han empleado las derechas en las últimas sesiones plenarias: "O gobiernan las derechas o no hay Gobierno en España, siempre hacen ustedes lo mismo. No les compensa seguir en el berrinche indefinidamente".

El presidente del PP, Pablo Casado, ha realizado un discurso volviendo a situar a Sánchez fuera del constitucionalismo: "Cuando se está más cómodo con quien ataca que con quien la ataca se deja de ser constitucionalista". "Ultra es quien atenta contra la igualdad. Ultra es usted y todos los que le apoyan. Ha preferido convertirse en el hombre de paja del separatismo que en un hombre de Estado. No puede haber más de nada si hay menos España".

Iglesias le pide a Sánchez "firmeza" frente a las derechas

Casado también ha afirmado que su partido quiere "una España que no se empeñe en lucha de clases ni de género". El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha dedicado la mayor parte de su intervención a enumerar los casos de agresiones machistas, pero solo los cometidos por hombres extranjeros; posteriormente, la portavoz del PSOE ha rebatido al diputado asegurando que "un 76,3 por ciento condenados por violencia sexual son españoles. El problema no es la raza ni el origen, es el machismo", ha remarcado.

El líder de Unidas Podemos le ha pedido al ya investido presidente "la mejor firmeza democrática" ante los ataques de la derecha. "No nos van a atacar por lo que hagamos, sino por lo que somos", ha asegurado.

Sobre esto, quiso mandar un mensaje a varios colectivos cuyos derechos se encuentran cuestionados por la extrema derecha. Así, ha avanzado que el próximo Gobierno trabajará para garantizar los derechos de las mujeres y del colectivo LGTBI "para que puedan amar y organizar sus familias como les dé la gana".

Arrimadas pide de nuevo un 'tamayazo' a los diputados del PSOE y les pide que "sigan el ejemplo de Ana Oramas", diputada que se saltó el criterio de su partido y votó en contra de Pedro Sánchez

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, ha tratado de convencer de nuevo a los diputados del bloque socialista de que rompan la disciplina de voto de su partido, como ya hiciera en la primera jornada del debate de investidura, el pasado sábado. "Sáltense la disciplina de voto una vez para garantizar la convivencia. ¿No hay en esta bancada un voto valiente como el de la señora Oramas? ¿No hay ningún diputado que se atreva a decir lo que ustedes mismos decían durante la campaña?".

Desde ERC, la diputada Montserrat Bassa ha asegurado que no le "importa un comino la gobernabilidad de España", pero ha apelado a la "empatía" y al "diálogo" para resolver el conflicto político en Catalunya. "Desde la gestión de la rabia y la impotencia, desde la empatía, hoy votamos la abstención para darle una oportunidad al diálogo", ha afirmado.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, acudirá este martes a las 17.30 al Palacio de la Zarzuela para comunicarle a Felipe VI el resultado de la investidura a los efectos del nombramiento de Sánchez como presidente del Gobierno.