Público
Público

Encuestas electorales El Gobierno de coalición resiste en las encuestas casi un año después de las elecciones y pese a la covid-19

Según las estimaciones del gabinete de 'Key Data' para 'Público', el PSOE obtendría 118 escaños en unas eventuales elecciones, mientras que UP bajaría hasta los 31 escaños. En la derecha, el PP estanca su crecimiento, aunque llegaría hasta los 98 diputados. Vox y Cs recuperan fuelle tras un verano en el que perdieron fuerza en favor de los de Casado.

Gráfico Key Data
Proyección de escaños si se repitieran las elecciones generales / Fuente: Key Data

La emergencia sanitaria del coronavirus se ha visto reflejada en múltiples aspectos de la vida, una situación a la que no escapa la demoscopia; sin embargo, tras más de siete meses de convivencia con el virus y tras dejar atrás los peores momentos de la pandemia, las encuestas apuntan hacia una recuperación de algunas tendencias que se habían visto alteradas durante la primavera y los primeros meses del verano.

Según las estimaciones de Key Data para Público, los últimos sondeos publicados dejan varias reflexiones sobre la imagen demoscópica del país: casi un año después de las elecciones del 10-N, y tras siete meses de la irrupción de la covid-19 en España, el Gobierno de coalición resiste en las encuestas y no se aleja demasiado de los resultados obtenidos en los últimos comicios; la derecha recorta distancias con Sánchez e Iglesias, pero los movimientos del voto se producen dentro de los bloques y apenas se producen transferencias entre espacios ideológicos.

El último estudio del observatorio continuo de Key Data, que analiza datos de las últimas grandes encuestas públicas y privadas del país, da al PSOE una estimación de 118 escaños si tuvieran lugar unas hipotéticas elecciones, dos diputados menos de los que los socialistas obtuvieron en los comicios de noviembre de 2019.

La estimación de los de Sánchez, explica Paz Álvarez, directora técnica del gabinete demoscópico, apunta a "que el PSOE se mantiene en términos estadísticos; el relato les está funcionando porque parece que han salido bien de la pandemia, aunque todavía es pronto para que esto sea definitivo".

Proyección de escaños frente a resultados electorales del 10-N Fuente: KeyData

Es más pronunciado y continuado en el tiempo el retroceso desmoscópico de Unidas Podemos. El estudio les da a los de Pablo Iglesias 31 escaños, cuatro diputados menos de los que obtuvieron en las últimas elecciones. Sin embargo, a diferencia del PSOE, la pérdida en estimación de voto de Unidas Podemos parece ser una tendencia más consolidada, "una tendencia que ya les afectaba desde antes de la pandemia", precisa Álvarez.

"Hace menos de un año que hemos votado, pero la pandemia se veía como un elemento que tiende a producir mucho desgaste; sin embargo, el Gobierno parece aguantar bien, al menos de momento", añade la experta. En la derecha sí que se aprecian algunos movimientos de mayor calado que en el seno del Ejecutivo de coalición.

Sin en los meses de primavera se veía una tendencia que reforzaba al PP a costa de Vox y de Ciudadanos, ahora los de Pablo Casado ven cómo se estanca su crecimiento a la vez que los de Santiago Abascal y los de Inés Arrimadas crecen en las encuestas de forma moderara. El PP obtiene en el sondeo una estimación de 98 escaños y, aunque recorta distancias con el PSOE, los socialistas mantienen todavía una ventaja demoscópica de 20 escaños sobre el principal partido de la oposición.

El estudio le da a Vox 47 escaños y a Ciudadanos, 13 (cinco diputados menos y tres más que en las últimas elecciones, respectivamente). Desde Key Data explican que los valores y cifras que se vieron en las encuestas de marzo, abril o mayo parecían responder a una tendencia hacia el 'voto refugio'.

"En los momentos de crisis, cuando la gestión de las Administraciones cobra una relevancia crucial, el electorado suele virar hacia aquellos partidos con experiencia de Gobierno en detrimento de aquellas formaciones más inexpertas respecto a la gestión política. El PP estaba recogiendo mucho voto de Vox y de Cs. Cuando hay miedo la gente opta por opciones vistas como más seguras", explican desde el gabinete demoscópico.

Sn apenas movimientos entre los bloques

Durante la primavera, el PP experimentó un crecimiento sostenido que coincidía con un retroceso en las estimaciones de Vox y de Cs, una tendencia que parece haberse revertido (en parte, ya que el PP sigue creciendo, aunque de forma más estancada) tras dejar atrás los peores meses de la emergencia sanitaria. En cuanto al resto de formaciones, el estudio pronostica unos resultados prácticamente idénticos a los de las elecciones de noviembre de 2019.

Más allá de la suma de las estimaciones de cada formación, las encuestas apuntan desde hace tiempo a la ausencia de transferencia de voto entre los bloques. Las transferencias de voto se producen en el seno de los espacios ideológicos, y apenas se ven cambios que trasciendan a estos bloques. "No vemos tanto movimiento como cabría esperar. El voto va cambiando dentro de los bloques, pero entre bloques es difícil", explica Álvarez.

Al no existir apenas transferencias entre bloques, cobra una especial relevancia la abstención entre los electorados de izquierda y derecha

En este contexto, añade la directora técnica de Key Data, cobraría una especial relevancia la abstención: "Sería bastante decisiva la desmovilización en la izquierda y la derecha, y la fatiga de cada electorado. Sin embargo, en un momento tan politizado como en el que nos encontramos, es difícil que la participación baje mucho respecto a las elecciones de noviembre de 2019".

Por comunidades autónomas, la imagen demoscópica tampoco varía en exceso respecto a los últimos comicios. Los dos escaños que pierde el PSOE están en Andalucía, su feudo histórico y un territorio en que el PP, que es partido de gobierno allí, sumaría a tres parlamentarios. Los cuatro escaños que pierde Unidas Podemos están repartidos entre Euskadi, Madrid, Baleares y Aragón.

Además de los tres escaños andaluces, el PP sumaría diputados en Euskadi (1), Madrid (1), y Castilla y León (4), este último uno de sus feudos históricos, donde, al mismo tiempo, Vox perdería cuatro diputados. El otro escaño que perdería el partido de ultraderecha está en la Comunidad Valenciana. Ciudadanos ganaría sus tres diputados en Madrid, Baleares y Aragón.

Más noticias de Política y Sociedad