Público
Público
Únete a nosotros

Observatorio continuo de Key Data para 'Público'

Encuestas electorales La irrupción de Más País pararía el ascenso de Sánchez y le 'robaría' escaños al PSOE

Errejón obtendría los diez diputados que las encuestas daban como nuevos parlamentarios socialistas hasta que el fundador de Podemos presentó la candidatura de su nuevo partido, según las estimaciones de Key Data para 'Público'. Por su parte, Rivera se estrellaría el 10N y Ciudadanos se desangraría por los cuatro costados. En cambio 450.000 votantes volverían al redil del PP procedentes de Cs y Vox, aunque la suma de las derechas seguiría estancada lejos de la mayoría del Congreso.

Publicidad
Media: 3.45
Votos: 83

El hemiciclo del Congreso que surgiría de las elecciones del 10N, repartido por bloques ideológicos, según las estimaciones de Key Data para 'Público'.

Hasta que Más País irrumpió en la palestra electoral para el Congreso de los diputados, el presidente en funciones Pedro Sánchez contaba con unas encuestas más que favorables en caso de repetición de las generales: según las últimas estimaciones para Público del gabinete demoscópico Key Data –que no llegamos a publicar porque Íñigo Errejón saltó a la arena nacional–, a final de septiembre el PSOE alcanzaba los 134 escaños con una subida de casi dos puntos en su porcentaje de votos válidos (hasta el 30,5%).

Pero esos datos eran los que daban los sondeos contando que concurrirían los mismos partidos que en las elecciones del 28A, y la aparición de una nueva formación escindida de Unidas Podemos tuvo un efecto sorpresa para el que seguramente los asesores de Sánchez no le habían preparado: en vez de dividir el voto de su "socio preferente" con el que no accedió a formar Gobierno de coalición, Más País presentó al electorado otra alternativa de izquierdas distinta de la de Pablo Iglesias que atrajo a numerosos votantes socialistas desencantados con la repetición electoral.

Y ese fenómeno inesperado aguó los planes del presidente porque frenó en seco su auge en los sondeos, con Más País robándole al PSOE prácticamente todos los nuevos escaños con los que pensaba reforzar su hegemonía en la izquierda.

Unidas Podemos y Más País sumarían 2 diputados más de los que tiene ahora el grupo de Iglesias en vez de perder los 5 que auguraban los sondeos

Al menos, eso es lo que se deduce de las proyeccciones posteriores de Key Data –basadas en un desk research de las encuestas elaboradas tras el anuncio de la candidatura de Errejón a La Moncloa–, que vaticinan un estancamiento del PSOE en el nivel de escaños actual (sólo ganaría uno más), mientras que el antes previsto debilitamiento de las confluencias con Podemos se transformaría en un resurgimiento de esas fuerzas políticas porque entre UP y MP (Más País) sumarían dos diputados más que los que tiene hasta ahora el grupo parlamentario de Iglesias, en vez de perder cinco como indicaban antes las encuestas.

El resultado dejaría el hemiciclo de las Cortes con un equilibrio casi idéntico entre bloques ideológicos –como queda patente en el gráfico que encabeza este artículo– pero con una composición a la izquierda del PSOE más fragmentada, con lo que Sánchez tendría que negociar con más actores que ahora y, en vez de simplificar sus pactos de Gobierno, los complicaría. Puesto que la suma PSOE+UP+MP sólo ganaría tres puestos (hasta los 168) y seguiría quedándose a ocho de a mayoría absoluta. Cifra que tampoco podrían aportar los seis diputados que las estimaciones de Key Data otorgan al PNV.

Así que, una vez más, Sánchez dependería de la abstención de Esquerra Republicana (ERC) –que sólo perdería un escaño–, o de que votasen a su favor los diputados de Cantabria y de Canarias, algo que está por ver si Iglesias se mantiene en sus trece de un Ejecutivo de coalición.

Estimación de escaños para las elecciones del 10N, según las proyecciones de Key Data para 'Público', comparados con los resultados del 28A.

Rivera perdería votantes hacia todos lados: 1.350.000 se irían a otros partidos o a engrosar la abstención

En cuanto a las fuerzas de la derecha, lo más notable sería el batacazo de Albert Rivera, a quien su veto total contra Sánchez no le ha sentado nada bien este verano, porque perdería 21 de sus diputados, en beneficio de Pablo Casado. De hecho, el líder del PP rentabilizaría la desbandada de los votantes de Ciudadanos de vuelta al redil popular, así como el retorno a casa de algunos de los que se fueron a Vox.

En conjunto, Casado lograría sacar a su partido del hoyo más profundo de su historia política gracias al regreso a sus filas de casi 250.000 de los electores que se fueron a Cs y de otros 200.000 de los que votaron a Santiago Abascal el 28A. Pero, además, se produciría un importantísimo fenómeno de desencanto de los votantes y más de dos millones de los que acudieron a las urnas en las anteriores generales se sumarían a los abstencionistas.

El aumento de la abstención siempre ha beneficiado a la derecha –el PSOE ha ganado todos los comicios, menos uno, en los que la participación ha superado el 70% del censo– y este caso no sería una excepción: el PP no sólo tendría un subidón de 27 escaños sino también un crecimiento de más de tres puntos en los votos válidos, hasta recuperar el nivel del 20%.

En cambio, Ciudadanos se desangraría por los cuatro costados: además de los casi 250.000 votantes que volverían al PP y los 210.000 que retornarían al PSOE, otros casi 100.000 se marcharían a engrosar las filas del recién nacido partido errejonista e incluso más de 70.000 decidirían apostar esta vez por Vox. Aparte de que unos 430.000 dicen estar tan desengañados de Rivera que directamente se quedarían en casa el 10N.

En resumen, tal como se puede ver en la siguiente tabla completa de estimaciones, la formación naranja perdería la confianza de 1.350.000 de sus electores:

Tabla completa de estimaciones de Key Data para las elecciones del 10N, comparadas con los resultados del 28A.

La decepción del electorado por la repetición electoral haría perder al PSOE 700.000 votantes

Este hundimiento del partido de Rivera no se debería únicamente al drástico descenso de la participación a raíz de la decepción del electorado con los políticos, que quedaría también de manifiesto con la pérdida de unos 700.000 votantes por parte de Sánchez. En cambio, es curioso que la suma de los votos de Unidas Podemos y Más País superaría el número de los que el 28A votaron por Iglesias, a quien según muchos sondeos culpa de la repetición electoral gran parte de los encuestados. Otro indicio de que Sánchez no ha ganado la batalla del "relato" sobre quién es el responsable del fracaso de las negociaciones para un Gobierno progresista.

Con respecto a la lucha por los territorios, del análisis de las estimaciones por comunidades queda claro que la decisión de Errejón de no disputar aquellas circunscripciones en las que su presencia en las listas sólo beneficiaría a las derechas es bastante apropiada: Más País centraría todas sus ganancias en Madrid (4 escaños), Valencia (3) y Andalucía, Catalunya y Murcia (un diputado en cada una).

Al mismo tiempo, las mayores pérdidas que sufriría Iglesias serían en Madrid (-3), Catalunya (-2), Andalucía, Euskadi y Baleares (un escaño menos en cada una).

En cualquier caso, el panorama político del país quedaría más fragmentado que nunca, como muestra este último gráfico interactivo (pasando el cursor sobre las barras aparecen los datos detallados), a pesar de que el PP recuperaría bastiones tradicionales, como Galicia y Castilla y León, como consecuencia de la debacle de Ciudadanos.

Así que no parece que estas cuartas elecciones en cuatro años vayan a facilitar la formación de un Gobierno estable, ya que el mapa político resultante estaría todavía más enmarañado que el actual.

Más noticias en Política y Sociedad