Público
Público

entrevista Martina Velarde, nueva coordinadora general de Podemos Andalucía: "Gobernar es lo que cambia la vida a la gente"

Velarde hace en esta entrevista una apuesta clara por la utilidad de entrar en los gobiernos, pero no se compromete, si dieran los números, a exportar a Andalucía de manera automática el pacto que gobierna hoy en España. En este caso se encomienda a la militancia y hace hincapié en que su prioridad en este momento es "un Podemos fuerte".

Martina Velarde, nueva coordinadora general de Podemos Andalucía.
Martina Velarde, nueva coordinadora general de Podemos Andalucía.

raúl bocanegra

Martina Velarde es la coordinadora general de Podemos en Andalucía desde el pasado viernes. Velarde atiende a Público este martes por teléfono desde el Congreso de los diputados, cámara para la que fue elegida en las pasadas elecciones generales por la provincia de Córdoba. La dirigente, que proviene del mundo de la abogacía y la asesoría jurídica, sustituye en el puesto a Teresa Rodríguez, quien pactó con Pablo Iglesias una salida pacífica de la dirección autonómica de Podemos después de que este entrase en el Gobierno con el PSOE de Pedro Sánchez y los inscritos refrendasen –prácticamente sin fisuras– esa decisión.

En esta entrevista, Velarde hace una apuesta clara por la utilidad de entrar en los gobiernos, pero no se compromete a exportar de manera automática el pacto que gobierna hoy en España a Andalucía. "Gobernar", afirma, "eso es lo que sí cambia la vida de la gente". Sin embargo, sobre hipotéticos pactos con el PSOE de Andalucía, Velarde se encomienda en todo caso a la militancia, agrega que "aún queda tiempo" para ese tipo de cuestiones, y hace hincapié en que su prioridad en este momento es "un Podemos fuerte" que les permita "tener en un futuro una mayoría para gobernar en Andalucía".

Al respecto del debate sobre el sujeto propio andaluz que impulsa Rodríguez con todas las consecuencias, Velarde defiende una "autonomía para las decisiones que interpelan y competen a Andalucía" y que "eso es compatible con un compromiso de lealtad con un proyecto unitario". También sostiene que esa cuestión no está entre sus prioridades: "No vamos a estar hablando de sujeto, de siglas continuamente. La gente está cansada. Está harta". Velarde afirma que "la gente no va a perdonar" estar en otra cosa que no sea atender "una crisis económica, social y sanitaria demoledora".

¿Por qué y cuándo decide dar el paso de presentarse a coordinadora general de Podemos en Andalucía?

Llevamos trabajando bastante tiempo compañeros y compañeras de varias provincias. Hicimos un manifiesto el 28-F con motivo del Día de Andalucía. A partir de este manifiesto, empezamos a trabajar sabiendo que teníamos que renovar la dirección de Podemos en Andalucía para hacer una candidatura de unidad y de consenso. Hablamos con la gente y preguntamos en los territorios. Salió mi nombre como de consenso y por eso dí el paso. Y esto sucedió también con todas las mujeres y hombres de la lista. Y así fue.

¿Cuándo entra en Podemos?

En las elecciones europeas de 2014. En el origen mismo del partido. En Córdoba. Mis amigos eran apoderados también en esas elecciones. Recuerdo que estábamos a la espera de un eurodiputado y sacamos cinco. Fue muy emocionante. Empecé a trabajar por el tema jurídico para ayudar un poco. Entré en los primeros círculos y hasta hoy.

¿Cómo nace su vocación por la política activa?

Comencé para apoyar en asuntos relacionados con la justicia. Me preocupaba mucho el tema de la vivienda. Había numerosos casos de cláusulas abusivas. El banco se quedaba con la casa y como acreedor de la deuda que suponía la muerte civil para los y las desahuciadas. Conocí tantos casos de clientes, saltó la burbuja inmobiliaria, la crisis y empezaron a echar a familias y familias a la calle.

Empecé a trabajar mucho en eso. Y también en derecho laboral, con trabajadores y trabajadoras. Y cuando me implico en Podemos es porque también estuve unos años en un hospital, donde tenía un familiar enfermo. Estuve casi dos años viviendo en el hospital. Iba a trabajar, a los juicios, pero vivía allí prácticamente. Y viví de primera mano los recortes en sanidad. Empezaron los copagos de las medicinas. De tener tres sanitarias en planta, de repente, había una. Y empecé a identificarme con sus reivindicaciones y pude ver cómo afectaba lo que estaban viviendo a las familias de los que estábamos allí y a los usuarios de la sanidad pública. Uniendo una cosa con otra, fue lo que me hizo también dar el paso.

¿Cómo vivió el 15-M?

Lo viví entre Córdoba y Granada y viví el movimiento en ambas provincias. Fue la indignación del hartazgo y la valentía del inconformismo, porque éramos conscientes de que las cosas sí se podían hacer de otra forma.

¿Tiene sintonía política con Pablo Iglesias?

La política que estamos haciendo a nivel estatal repercute en la gente de mi tierra: los autónomos, los ERTE, el Ingreso Mínimo Vital. Queremos seguir esa línea. Una cosa es que compartamos la visión táctica, digamos, el planteamiento político y la necesidad de gobernar para mejorar la vida de la gente y de la mayoría social y de las clases populares y otra cosa es que de forma interesada haya voces que hablan de "proyecto de Madrid", y no, nada más lejos de realidad, esta nueva dirección sale de Andalucía y por Andalucía.

De hecho, yo llevo seis años trabajando en Podemos Córdoba y Podemos Andalucía, ya estuve del consejo ciudadano andaluz anterior, conozco los problemas de mis vecinos y mis vecinas porque he trabajo en el Ayuntamiento de Córdoba. Toda las personas que conformamos la dirección actual, hemos hecho política andaluza. Ahora estoy ademas en el Congreso y eso también va a permitir llevar allí la voz de los andaluzas y andaluces.

¿Cuáles son los ejes del proyecto que quieren implementar en Podemos en Andalucía?

Para nosotras lo más importante es fortalecer la organización, hacer que Podemos se enraíce en cada provincia, cada municipio, cada pedanía y cada barrio. Sin un Podemos fuerte y capaz de responder a las exigencias, no hay alternativa posible en Andalucía ni tampoco podremos tener un Podemos fuerte a nivel estatal.

Desde Andalucía no nos preocupa tanto la autonomía en el modelo organizativo, como si el hecho de ir progresivamente hacia un modelo federal; lo importante es darle voz a las exigencias y reivindicaciones del pueblo andaluz. Y esas reclamaciones las vamos a trasladar a nivel estatal para que se escuchen y se tengan en cuenta las necesidades de Andalucía en la agenda política de Congreso.

Queremos también un Podemos Andalucía anclado en el territorio, comprometido con la igualdad, la revolución feminista y esto ha empezado desde nuestra dirección por poner de lado los hiperliderazgos y caminar hacia un dirección más coral, con gran presencia de mujeres.

¿Va a seguir como diputada en el Congreso? ¿Cómo se plantea eso?

Siempre hemos dicho que queremos que Andalucía tenga voz en el Congreso. Eso es una premisa en la que todos y todas estábamos de acuerdo en Podemos Andalucía. Hay compañeros y compañeras a los que les parecía interesante. Vivo en Córdoba. Voy y vengo. Es importante que una persona con ese arraigo pueda llevar las reivindicaciones andaluzas a nivel estatal, como también lo harán mis compañeras diputadas que están en la dirección.

Podemos está en una coalición electoral llamada Adelante Andalucía. ¿Dónde se sitúa en el debate sobre la creación de un sujeto político andaluz?

A ver. En este debate yo siempre he estado en el mismo sitio. Y hablo no solo de mi misma, sino de la dirección a la que represento. Nunca nos hemos movido de los acuerdos que nos dimos desde el principio con IU. Adelante Andalucía se construye en primera instancia desde Podemos e IU, luego hay otras fuerzas andalucistas hermanas que se incorporan. Entendemos que nunca tendría que existir contradicción entre Adelante Andalucía y Unidas Podemos. Lo que pase con la coalición, lo decidirán todas las organizaciones que la componen. Desde mi punto de vista, tiene que ser un proceso sosegado, de debate.

Nosotras no vamos a estar en perder tiempo en polémicas que lo único que benefician es a la extrema derecha y a la mayoría que gobierna ahora mismo en la Junta. En nuestro caso, todas esas decisiones se tomarán por los inscritos e inscritas. Sí quiero recalcar una cosa: la historia de nuestro pueblo nos dice que Andalucía es una tierra federalizante. Eso tiene que estar presente en nuestra organización y defendemos la autonomía para las decisiones que interpelan y competen a Andalucía. Las tenemos que tomar en Andalucía. Eso es compatible con un compromiso de lealtad con un proyecto unitario. La lealtad no es en un solo sentido.

Andalucía ha gozado de cierto margen de autonomía, pero ahora los inscritos e inscritas, y la militancia van a tener voz y voto, y lo que se decida por parte de los mismos, va a ser lo que se va a defender por parte de esta dirección, nos debemos a ellos y ellas. El relato ese de la presión estatal ha sido en realidad, sólo eso, un relato, porque a la hora de la verdad hay decisiones de gran calado que no se han consultado a las bases, a la militancia de Andalucía. Eso tenemos que cambiarlo.

¿A qué se refiere con eso?

La gente de Podemos Andalucía ha echado mucho de menos que cuando la coalición se hizo se consultase a las bases si se quería un sujeto propio o no. Sobre lo que se acordó en 2018 para presentarnos a las autonómicas de 2018, IU y Podemos no nos hemos movido del sitio. Dijimos: vamos a hacer un sujeto para presentarnos a las andaluzas. En ningún momento, se dijo que ese sujeto fuera a competir con una confluencia que ya estaba en 2016 y que venimos trabajando desde entonces bien avenida. Si alguien quiere otra cosa, o se cambia de opinión, habría que haber preguntado a las bases si querían eso o no.

¿Ha hablado con Toni Valero, con Teresa Rodríguez, con las fuerzas andalucistas sobre estos temas?

Me han felicitado y me han dado la enhorabuena, pero ahora estamos constituyendo los órganos de Podemos de forma oficial. Estamos abiertas a hablar con todo el mundo. Eso sí, no vamos a estar en la interna. No vamos a estar hablando de sujeto, de siglas continuamente. La gente está cansada. Está harta. Una de las cosas que más se han repetido en Andalucía es el cansancio absoluto de que estemos en la interna.

Ahora mismo estamos en medio de una crisis económica, social y sanitaria demoledora. De hecho, conscientes de la gravedad de la situación, retrasamos la convocatoria de renovación de los órganos y no hemos querido hacer una campaña al uso. No nos parecía correcto, sumergirnos en campañas internas en un momento tan difícil para Andalucía. Hemos venido a trabajar y a cumplir con una agenda andaluza que responda a las necesidades históricas de Andalucía.

La gente no nos va a perdonar que estemos en otras que no sea eso. De verdad lo digo. Quien quiera estar en esas, es libre, y tiene mi respeto, pero nosotras hemos venido a trabajar. En el día a día los asuntos internos de los partidos no le cambia en nada la vida. A la gente le da exactamente igual, incluso les molesta. Lo que quieren es que haya un bloque importante de izquierdas que aspire a gobernar. Eso es lo que sí cambia la vida y ya lo estamos demostrando. Lo demás, sólo tiene la importancia que se le quiera dar.

¿Ha hablado con Susana Díaz, con la dirección del PSOE andaluz?

Recibí una felicitación de Susana Díaz como de otros dirigentes políticos.

¿Es exportable el pacto que existe en el Gobierno de España a la Junta de Andalucía?

El PSOE andaluz sigue bloqueado. No asume el resultado de 2018 y no ha asumido su papel. Al margen de las cuatro décadas de sus gobiernos, le hace falta una buena autocrítica. Es decir, si no hubiera existido el acuerdo del PSOE con Ciudadanos, sin las políticas neoliberales de aquel gobierno, quizás se hubiera evitado la apertura del camino a un gobierno de la derecha y de la ultraderecha. Hay que mirar hacia delante, porque ahí es donde está el camino para el futuro de nuestra tierra.

Pero ahora mismo, no estamos en esas, en lo que estamos es en plantear unas políticas de oposición a las tres derechas. Reivindicar el cuidado de nuestro medio ambiente, respetar muchísimo nuestra lengua, nuestra historia y hacer a Andalucía líder en transición ecológica y empleo de calidad.

No nos planteamos ahora mismo trasladar el proyecto estatal aquí en esos términos, porque aún queda tiempo, y en lo que estamos es en la construcción de un Podemos fuerte, que nos permita tener en un futuro una mayoría tengamos para gobernar en Andalucía. No puedo hablar del futurible post electoral, ni de pactos o no pactos, porque además, lo decidirán los inscritos e inscritas de nuestro partido.

¿De cartel electoral hablamos o es pronto para eso? ¿Le gustaría ser la candidata?

Nooo, que es muy pronto para eso. Ahora mismo he dado el paso para ser coordinadora general de Podemos con toda la responsabilidad que eso conlleva y lo he hecho porque había un consenso entre mis compañeros y compañeras en Andalucía. Hemos estado trabajando aquí de manera coordinada. Y he dado este paso porque había consenso en una candidatura plural y que aglutina muchas sensibilidades en Podemos, gente distinta pero con algo claro, que hay Podemos Andalucía para rato, porque es un proyecto que se ha demostrado más que necesario en la crisis actual, cuando Podemos está, no se deja a nadie atrás, y se hacen políticas para mayorías sociales. Lo demás ya tocará. Ya llegará y ojalá que sea algo que también surja de la unidad, del pluralismo y del acuerdo entre compañeros y compañeras.

¿Le gustaría que a la izquierda del PSOE hubiera una sola papeleta?

Evidentemente. Sería lo deseable. Es lo que llevamos reivindicando seis años y es a lo que nos comprometimos en las pasadas elecciones. Nosotros seguimos en las mismas, en los acuerdos, con los mismos documentos que nos dimos. Quien cambie de opinión o quiera hacer otra cosa, tendrá que explicarlo. Nosotros no hemos cambiado de opinión. Estamos en las mismas.

¿Le gustaría que la gente de Más País en Andalucía estuviera también integrada en esa papeleta?

Todos los pactos que se puedan plantear, lo decidiremos entre todas. No me corresponde valorarlo a mí, aun nos estamos construyendo como nueva dirección, y a partir de ahí deberá darse debate sosegados, con tiempo. Eso sí, nosotras siempre nos hemos sentado con todo el mundo, todo depende del qué y del para qué.

¿Cómo ve al Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos?

Estamos viendo cómo PP y Ciudadanos gobiernan gracias a Vox y con los votos de Vox. Estamos viendo cómo un asesinato machista se transforma en un asesinato familiar. Estamos viendo cómo aumentan los recursos para la educación y sanidad privadas y cómo aumenta la precariedad y cómo se vuelve a apostar otra vez por el pelotazo y por la liberalización del suelo.

Esta crisis en la que estamos es devastadora y en Andalucía aún más porque sufrimos una desigualdad y una precariedad histórica. Estamos viendo cómo se conceden privilegios fiscales para los grandes patrimonios. Se han dejado de recaudar 96 millones de euros. Me gustaría saber qué opina Moreno sobre el papel del PP en Europa, es una derecha sin escrúpulos que antepone sus intereses particulares.

Más noticias