Público
Público

Errejón se desinfla antes de la campaña, pero aspira a sumar para un gobierno progresista

El salto a la política estatal no ha sido tan fácil como esperaban. Las encuestas no acompañan a Más País y corren el riesgo de quedarse sin grupo propio en el Congreso. Sin embargo, el ánimo no decae y esperan ganar los suficientes escaños como para ser claves en la formación del próximo Ejecutivo.

El candidato a la Presidencia del Gobierno de Más País, Íñigo Errejón, y el número uno de la lista de Asturias y uno de sus 'gurús' económicos, Segundo González en un mitin de precamaña / Más País

Íñigo Errejón tuvo una gran acogida en Madrid cuando se marchó de Podemos y se alió con Manuela Carmena. Su equipo ya tenía bases fuertes en la región y presentarse de la mano de la alcaldesa sumó muchos puntos. Pero el salto a la política estatal no ha sido tan fácil. Sus primeros actos se llenaron, la expectación era muy grande y daba la impresión de que conseguirían buenos resultados. La precampaña, sin embargo, no ha sido tan fácil para el candidato a la Presidencia del Gobierno de Más País.

Este miércoles el CIS echaba por tierra el objetivo de Errejón: alcanzar el 5% del voto nacional para tener grupo propio en el Congreso. Su grupo, tirando por lo alto, solo sumaría dos escaños al bloque progresista. Los dirigentes de Más País quitan importancia a esta encuesta alegando que es muy difícil medir el impacto de un partido nuevo y que las fechas en las que se realizó la encuesta aún no se habían asentado. Sin embargo, en las sondeos de los medios privados también está en torno a este porcentaje. Punto arriba o punto abajo. Nada asegura que lo consigan.

Hay factores que han empeorado las previsiones de Errejón. El propio marco de la campaña — con un PSOE que ha girado hacia la derecha y con Catalunya en el foco — no beneficia a las izquierdas. Los disturbios tras la sentencia del ‘procés’ y la exhumación del dictador Francisco Franco pueden darle alas a las derechas.

Además, Más País no cuenta con el apoyo de todos los errejonistas que ha querido. Alberto Montero en Málaga hace campaña por Unidas Podemos y destaca el silencio de uno de los exdirigentes de Podemos más valorados en la izquierda, Pablo Bustinduy. La dimisión de Clara Serra en plena precampaña supuso un revuelo interno y externo ya que, según pudo saber Público, la opinión de la exnúmero dos también fue compartida por otros diputados y asesores del grupo.

El futuro de Errejón y Más País dependerá, más allá del número de escaños, de si sirven para sumar o restar al espacio del cambio.

Pese a todo, los de Errejón trabajan a contrarreloj por terminar el programa electoral, presentar medidas novedosas y hacer una campaña original. Al equipo del candidato siempre se le han dado bien las campañas: las dos primeras de Podemos fueron unos éxitos y estuvieron dirigidas por Errejón. La de Madrid también acabó dando buenos resultados.

Desde el equipo de campaña buscan nuevas ideas como la presentada este mismo jueves: Más Acción y Más Llamadas. La diputada y jefa de campaña, Rita Maestre, presentó las plataformas digitales con la que buscan movilizar a simpatizantes. El objetivo de Más Acción es que sus usuarios creen grupos de acción en sus barrios para sumarse a la campaña y promover acciones "desde irse de cañas a pegadas de carteles o buzoneos". Mientras que con Más Llamadas quieren que esas mismas personas sirvan de portavoces de Más País de manera telemática.

Errejón también hará una ruta de campaña en la que recorrerá las 18 provincias por las que se presentan. Realizó su primer acto electoral oficial en Sevilla y terminará en Madrid, donde tienen más posibilidades de lograr diputados, con Manuela Carmena a su lado.

El riesgo de restar al bloque progresista

El futuro del nuevo partido lo determinará, más allá del número de escaños, si sirven para sumar o restar al espacio del cambio. Errejón siempre defendió que en política uno más uno no tienen que ser dos. Esta tesis frente a Pablo Iglesias y Alberto Garzón que decidieron unirse en las elecciones de 2016 y desde entonces han defendido la unidad de la izquierda. En las elecciones autonómicas Más Madrid amplió el bloque progresista y ahora hay que ver cómo se materializa en noviembre

Hay altos riesgos de que perjudiquen a la izquierda. El líder de Izquierda Unida pone el ejemplo de Málaga: Unidas Podemos consiguió su segundo escaño tan solo por mil quinientos votos de diferencia de Vox. Si estos votos se repartieran entre ambas fuerzas sería la ultraderecha quien conseguiría el diputado. Si esto ocurre en más provincias y Más País no logra suficientes votos para tener representación, su salto debilitaría a la izquierda. Sin embargo, si consiguen sumar al bloque progresista pueden empezar a hacerse su espacio dentro del espacio del cambio.

Más noticias