Público
Público

Los escándalos de la familia real El Congreso, cerca de pronunciarse sobre la huida de Juan Carlos I en un Parlamento que se resiste a hablar de la monarquía

La CUP presenta una moción que, de ser aprobada, insta al presidente y a la vicepresidenta primera del Ejecutivo, Pedro Sánchez y Carmen Calvo, a comparecer en el Congreso para "dar cuenta de la participación del Gobierno y del uso de recursos públicos para la huida de Juan Carlos I a Emiratos Árabes Unidos".

Carmen Calvo Pedro Sánchez Congreso
El Congreso podría instar a Sánchez y a Calvo a que comparezcan para hablar sobre la huida del rey emérito

El presidente y la vicepresidenta primera del Gobierno, Pedro Sánchez y Carmen Calvo, podrían ser interpelados el próximo martes por el Congreso para acudir a la Cámara Baja a hablar del papel del Ejecutivo en la huida de Juan Carlos I a Emiratos Árabes Unidos. O no. La acción parlamentaria relacionada con los últimos escándalos que salpican a la Corona dejan una reflexión: parece tan difícil actuar como pedir que se actúe si se trata de la familia real.

Las reticencias de la mayoría de la Cámara (que ya alcanzan el PSOE y el PP) a llevar a cabo iniciativas relacionadas con la Corona (como la apertura de una comisión de investigación acerca de las supuestas comisiones cobradas por Juan Carlos I procedentes de la construcción del AVE a La Meca), son tan numerosas como las trabas para forzar simples debates sobre este asunto.

El último ejemplo (y primero en mucho tiempo) de un debate parlamentario que toca algún aspecto de la Corona es reciente; el martes el Pleno debatió una proposición no de ley de Unidas Podemos que instaba a recuperar la valoración ciudadana acerca de la monarquía en las encuestas del CIS, organismo que no pregunta por esta cuestión desde hace más de cinco años.

A raíz de esta situación, una plataforma de 16 medios de comunicación, entre los que se encuentra Público, ha puesto en marcha la mayor encuesta sobre la monarquía realizada hasta la fecha, que contará con un muestreo de 3.000 entrevistas y cuyos resultados se conocerán a mediados de octubre.

Antes de la PNL de los de Pablo Iglesias no se había producido ningún debate sobre la monarquía, en un momento en el que la institución pasa por una de sus peores crisis, a raíz de los escándalos relacionados con las finanzas del rey emérito.

El próximo martes podría tener lugar otro debate sobre Juan Carlos I, que en esta ocasión sí que podría derivar en actuaciones parlamentarias concretas, pero, pese a estar cerca, tampoco esto está claro y, de quedar en un intento, podría pasar a engrosar la lista de las iniciativas fallidas que trataron de interpelar de alguna manera a la monarquía.

La CUP ha presentado una moción en la que pide al Congreso, entre otras cosas, que inste al Gobierno a dar explicaciones sobre su papel en la huida del rey emérito a Emiratos Árabes Unidos y el "uso de recursos públicos" en esta operación. La moción, a la que ha tenido acceso Público, solicita las comparecencias de Pedro Sánchez y de Carmen Calvo, la retirada del título honorífico de rey emérito a Juan Carlos I y la creación de una comisión de investigación sobre las supuestas irregularidades cometidas por algunos miembros de la familia real.

Objetivo: pasar el "filtro" de la Mesa del Congreso

La interpelación al Ejecutivo que dio lugar a esta moción tuvo ya sus dificultades a la hora de que la Cámara aceptase su tramitación. El diputado de la CUP Albert Botran registró la pasada semana en el Congreso una interpelación urgente al Gobierno sobre su papel en la huida del monarca, una iniciativa que fue rechazada por la Mesa de la Cámara al entender que esta cuestión no era competencia del Ejecutivo, según explican fuentes de la formación catalana.

La CUP decidió entonces registrar otra interpelación dirigida a la vicepresidenta primera del Gobierno bajo el epígrafe de "la relación del Gobierno con las Cortes y la necesidad de transparencia", que en esta ocasión, según relatan fuentes del partido, sí que superó el filtro de la Mesa. El Ejecutivo optó por designar a Carolina Darias, la ministra de Política Territorial, para que fuera el miembro del Gobierno que diera la réplica al diputado de la CUP, en vez de a Calvo.

Durante el debate, que se celebró el miércoles, Botran basó gran parte de sus intervenciones en hablar sobre la huida de Juan Carlos I y en pedir al Gobierno explicaciones de su papel en esta operación, al considerar que esta cuestión tenía relación directa con la transparencia del Ejecutivo y su deber de informar a las Cortes. Sin embargo, la ministra de Política Territorial decidió ceñirse al título de la interpelación y abroncó al diputado por basar su intervención en la monarquía, por lo que no hizo ni una sola referencia al rey emérito ni a la Corona.

La Mesa del Congreso puede rechazar una moción si considera que no es "congruente" con la interpelación de origen

El Reglamento del Congreso recoge que toda interpelación podrá dar lugar a una moción en la que la Cámara manifieste su posición. La CUP ya ha hecho uso de esta facultad y ha presentado una moción que, en principio, debería debatirse el martes. Para que esto ocurra, la iniciativa debe ser admitida por la Mesa del Congreso y el Reglamento establece que el órgano de gobierno de la Cámara solo admitirá una moción "si es congruente con la interpelación".

Si finalmente llega al Pleno, la Cámara no solo debatirá sobre la huida de Juan Carlos I y el papel del Ejecutivo, sino que deberá votar si se insta al Gobierno a forzar las comparecencias de Sánchez y Calvo, a abrir una comisión de investigación sobre las supuestas irregularidades de algunos miembros de la familia real y a retirar el título de rey honorífico al monarca.

Fue precisamente una diputada de la CUP, Mireia Vehí, la que protagonizó uno de los episodios relacionados con el trato que se da a la familia real en el Parlamento. En una de sus intervenciones, la parlamentaria hizo referencia a una campaña de algunos sanitarios que rechazaban el premio Princesa de Asturias y denominó a los reyes como "ladrones" (la campaña exigía que devolviesen "lo robado"). El vicepresidente primero de la Mesa, Alfonso Gómez de Celis, retiró las palabras de Vehí del Diario de Sesiones y no le dio derecho a réplica, lo que provocó la protesta de varios grupos y el envío de un escrito de queja de la CUP a la Mesa.

Más noticias de Política y Sociedad