Público
Público

EXCLUSIVA Una llamada de Iceta a Santamaría fue clave para la retirada de los antidisturbios el 1-O

El gabinete de crisis de Mariano Rajoy no entendía a media mañana las dimensiones del desastre, hasta que el teléfono de la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría sonó. Era el líder del PSC, Miquel Iceta, que amenazaba con dar un paso al frente que dejaría aún más en evidencia al Ejecutivo. Esa conversación lo cambió todo. La número dos del Gobierno transmitió al resto de responsables del operativo del 1 de octubre: "El PSC saldrá a votar si no retiramos a la Policía". 

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 35

El líder del PSC Miquel Iceta, en el momento de votar en su colegio electoral de Barcelona el 1-D. EFE/Javier Etxezarreta

A las doce de la mañana del 1 de octubre de 2017, las fuerzas de seguridad se habían aplicado a fondo en los colegios donde se celebraba la consulta independentista. El gabinete de crisis de Mariano Rajoy no entendía las dimensiones del desastre, hasta que el teléfono de la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría sonó. Era el líder del PSC, Miquel Iceta, y su tono no era en absoluto el del aliado en la aplicación del artículo 155. 

Fuentes presentes ese 1-O en el gabinete del crisis del Gobierno han asegurado a Público, en exclusiva, que "hubo dos cuestiones clave para que se retirara a la Policía y  a la Guardia Civil esa mañana. Primero fue la imagen internacional que iba extendiéndose por los diferentes medios de comunicación y que se estaba haciendo muy complicada de justificar: agentes pegando a votantes pacíficos, aunque lo que estuvieran haciendo fuera ilegal. Segunda y determinante, la llamada de Miquel Iceta, que amenazó con salir él y los socialistas catalanes a votar si no desaparecía la policía de las calles". 

"Le dije [a Santamaría] que estábamos muy alarmados por lo que estaba ocurriendo y avisé de que íbamos a hacer una declaración pública", confirma Iceta a 'Público'

Público se ha puesto en contacto con el líder del PSC, quien niega que amenazara con ir a votar porque "hubiera sido una incoherencia con la postura que había defendido hasta ese momento: estábamos en contra de la convocatoria y pensábamos que no valía para nada". Sin embargo, Iceta confirma la hora de la llamada y que su interlocutora fue la vicepresidenta Saénz de Santamaría, así como que la conversación fue dura: "Le dije que estábamos muy preocupados y alarmados por lo que estaba ocurriendo y le avisé de que íbamos a salir a hacer una declaración pública, como así hicimos". 

Temor a que el PSC votara, aunque fuera 'No'

El comunicado de Miquel Iceta llegó inmediatamente y un párrafo en concreto hizo temer al Gobierno de Rajoy que las proporciones del desastre podrían ser aún mayores, pues si a los dos millones de votantes del , se le unía otro millón de votantes de PSC y Podemos con un No, el referéndum ilegal adquiriría envergadura ante la mirada de la comunidad internacional. 

El párrafo, en concreto, decía: "No estamos, pues, ante un referéndum que pueda legitimar decisiones políticas relevantes. Es por ello que consideramos inaceptable cualquier acción policial desproporcionada. Pedimos, por tanto, el cese inmediato de los intentos de impedir por la fuerza una importante movilización ciudadana en un simulacro de votación".

Pablo Casado, presidente del PP,  Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría.

En el resto del texto, el líder del PSC posiciona a los socialistas en la línea del diálogo frente a una política polarizada entre el entonces president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el hoy caído presidente Mariano Rajoy: "Ahora mismo, los presidentes Rajoy y Puigdemont están obligados a dialogar para evitar males mayores. Ahora mismo deben poner las bases para que se produzca el diálogo y la negociación que han sido incapaces de mantener a lo largo de los últimos cinco años".

Y finalizaba: "Reiteramos nuestra mano extendida a todos los que quieran sinceramente dialogar, sin excluir nada y sin prefigurar el resultado de la negociación. Estamos dispuestos a dar estabilidad a los gobiernos que se impliquen de forma activa en la búsqueda de una solución. Llamamos a la calma y la serenidad. El problema que tenemos entre manos y las tensiones desatadas hoy tienen solución a través de un diálogo sincero al que nos comprometemos y al que emplazamos a todas las instituciones y todas las fuerzas políticas".

"Se llegó a este punto por las jugadas que se hacían Cospedal y Santamaría entre sí"

Otras fuentes cercanas a ese gabinete de crisis del 1 de octubre explican que "se llegó a este punto por las jugadas que se hacían Cospedal y Santamaría entre sí". Hay quien incluso, tacha la actuación de la Policía como "un golpe de Estado que se estaba dando en Madrid por parte del sector de Cospedal para matar definitivamente la opción de diálogo de la vicepresidenta... Si te fijas, en torno a Pablo Casado están ahora mismo todos los que contribuyeron a hacer actuaciones ilegales en Catalunya y a acabar con el diálogo: María Dolores de Cospedal, Jorge Fernández Díaz, Alicia Sánchez-Camacho y Juan Ignacio Zoido". 

Quizá ese fuera el motivo por el que Saénz de Santamaría transmitiera al resto de miembros del gabinete que el PSC saldría a votar si no se retiraba a los cuerpos de seguridad: "Utilizó la llamada de Iceta para cortar el golpe que se estaba dando en Madrid y, aunque no recuperó el poder, sí que neutralizó a Zoido y a Cospedal aunque fuera demasiado tarde".