Público
Público

El exministro Martín Villa, a la espera de la decisión judicial tras declararse inocente ante Servini

El exministro, emblema del período que transita de la dictadura a la democracia, ha defendido este jueves su inocencia ante la jueza argentina que investiga los crímenes del franquismo y de la Transición como posibles delitos de lesa humanidad. La jueza tiene diez días para decidir si procesa al exministro de Gobernación o dicta un auto de sobreseimiento. 

El abogado Jacinto Lara y la activista Justa Montero leyendo el manifiesto contra la impunidad del franquismo en un acto celebrado este jueves en Madrid.- CEAQUA
El abogado Jacinto Lara y la activista Justa Montero leyendo el manifiesto contra la impunidad del franquismo en un acto celebrado este jueves en Madrid.- CEAQUA

ALEJANDRO TORRÚS

El muro de la impunidad franquista, que también protege crímenes perpetrados durante los años de la Transición, está hoy un poco más resquebrajado que ayer. O, mejor dicho, menos firme. Se podría decir que este mismo jueves ese muro de grandes dimensiones y profundos cimientos ha perdido un ladrillo. Otro más. El exministro de la Transición (y también de la democracia) Rodolfo Martín Villa tuvo que responder ante el consulado de Argentina en Madrid a las preguntas de la jueza argentina María Servini de Cubría, que investiga los crímenes del franquismo y de la Transición en una causa abierta diez años atrás en Buenos Aires. A Martín Villa, concretamente, se le investiga por el homicidio de doce manifestantes a manos de Policía, Guardia Civil o grupos paramilitares vinculados con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, entre ellos el de Arturo Ruiz, los cinco obreros que murieron en "la masacre" del 3 de marzo de 1976 en Vitoria o la muerte de un manifestante en los Sanfermines de 1978.

El exministro llegó al consulado de Argentina en Madrid alrededor de las 15.30 horas. Sin embargo, no sería hasta alrededor de las 17.30 cuando comenzaría un interrogatorio que se prolongó durante varias horas. La versión de los hechos que se conoce es la que ha difundido la defensa de Martín Villa, única parte que podía estar ante la jueza. "He venido a defenderme, porque me rebelo a vivir en presunción de culpabilidad en vez de presunción de inocencia, pero sobre todo defender que es imposible que en la Transición hubiese un genocidio", ha señalado Martín Villa ante la jueza, según han difundido sus abogados. 

Ya se había avanzado a los medios, no obstante, que la defensa de Martín Villa optaría por una defensa cerrada de la Transición. Para muchos, incluidos los cuatro expresidentes vivos de la democracia, fue un artífice indispensable para la democratización del país en un período más que complejo. Para otros, sin embargo, fue la "porra de la Transición" y tuvo una responsabilidad sustancial por acción u omisión como ministro de Relaciones Sindicales y Gobernación/Interior en la violencia policial que se cobró la vida de decenas de manifestantes pacíficos, algunos, incluso, menores de edad.

Ahora, víctimas y familiares de esa violencia policial han conseguido que la Justicia de Argentina investigue, 38 años después de la salida de Martín Villa de la vicepresidencia primera del Gobierno de España. Sin embargo, Martín Villa todas y cada una de las acusaciones que pesan sobre él. Concretamente, y según el escrito que ha entregado a la jueza, el exministro ha señalado que en Vitoria, donde la actuación policial causó cinco muerte, su intervención se produjo después del desalojo policial y consistió en adoptar medidas para evitar que hubiese más violencia. Sobre las cinco muertes muertes en la Semana Proamnistía de mayo de 1977, ya en la cartera de Interior, ha indicado ninguna de esas muertes formó parte de ningún plan deliberado y sobre la muerte que se produjo en el San Fermín de 1978ha señalado que España ya era una democracia y que la Ley de Amnistía ya había sido aprobada. 

Diez días para tomar una declaración

La jueza María Servini de Cubría, una vez tomada la declaración, tiene diez días hábiles (prorrogables) para tomar una decisión con el exministro. El equipo jurídico de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella de Argentina (CEAQUA) explica que la magistrada argentina tiene tres opciones encima de la mesa. Por un lado, procesar al exministro y continuar investigando su responsabilidad en los doce mencionados homicidios homicidios en un contexto de crímenes de lesa humanidad. Por otro, dictar un auto de sobreseimiento y acabar con la imputación de Martín Villa en esta causa. Y entre estas dos opciones hay otra posible vía: que la jueza considere que hay una "falta de mérito" para su procesamiento y abra un nuevo plazo para nuevas pruebas y alegaciones que acabaría en procesamiento o sobreseimiento. 

El abogado de CEAQUA, Jacinto Lara, ha explicado a Público que la declaración de Martín Villa ante la Justicia de Argentina es un hito en la lucha contra la impunidad del franquismo "sin precedentes". "En estos momentos hay un ministro teniendo que responder a preguntas por los actos que causaron la muerte a doce personas. Y son preguntas realizadas por una jueza. Creo que estamos ante un éxito y que la causa abierta en Argentina seguirá dando esperanzas y alegrías a las víctimas del franquismo y a los defensores de los derechos humanos", explica Jacinto Lara, que ha destacado que las víctimas llevan más de 40 años esperando la acción de la Justicia y que, por fin, hoy ha comenzado a andar. "Esperamos que una vez tomada la declaración, Martín Villa sea procesado", ha añadido. 

Por otro lado, Ana Messuti, abogada de víctimas del franquismo en Argentina, ha mostrado su sorpresa por la defensa que hasta ahora ha mostrado Martín Villa. Especialmente, por la carta de los cuatro expresidentes de la democracia. "Se están moviendo en un plano político. Pero esto no es política. El acontecimiento de hoy es un evento procesal. Estamos en otro plano. Ellos están confundiendo la democracia con el estado de derecho y no son lo mismo. La democracia puede ser incluso violenta. En este caso, creo que estamos en lo cierto cuando afirmamos que la Transición en España no fue modélica ya que continuó con la línea represiva del franquismo y eso hay que tenerlo muy en cuenta. Por otro lado, estamos en un plano internacional. Se investigan crímenes de lesa humanidad y no crímenes aislados. Estos dos aspectos hay que tenerlos muy en cuenta", sentencia Messuti. 

Más noticias de Política y Sociedad