Público
Público

ENTREVISTA | GABRIEL RUFIÁN

"Es normal que a la CUP no le gusten los presupuestos de Convergència"

El candidato de ERC a las elecciones del 26-J volverá a formar tándem con Joan Tardà. El objetivo, mejorar los resultados del 20-D, donde su partido quedó por detrás de En Comú Podem.

Publicidad
Media: 3
Votos: 8

El portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián - EFE

BARCELONA.- ERC repetirá el mismo tándem con el que logró ser la segunda fuerza más votada en Catalunya en las últimas elecciones generales. Gabriel Rufián (Santa Coloma de Gramenet, 1982) y Joan Tardà (Cornellà de Llobregat, 1953) pondrán nuevamente el rostro a la izquierda independentista en el Congreso de los Diputados y, en esta segunda vuelta electoral, tratarán de plantar cara a En Comú Podem, el partido que arrasó el pasado 20-D en tierras catalanas.

Para Rufián, entre ERC y Podemos solo hay una diferencia "de tempos" y eso le lleva a anunciar, sin disimulo electoralista, que votar al partido morado en Catalunya es "rendirse", porque "por mucho que quieran, no tienen la mayoría necesaria para plantear un referéndum". No obstante, celebra la coalición entre Podemos e Izquierda Unida por su visión de España "como país de países" y cree que esta unión logrará desbancar al PSOE, un partido que, según él, "tarde o temprano deberá refundarse".

Tampoco pierde de vista a la CUP, partido al que le gustaría ver participar, como ha manifestado en más de una ocasión, en estos comicios. Cuestionado sobre las tensiones entre la izquierda radical y Junts Pel Sí por la aprobación de los presupuestos, se muestra tranquilo y esperanzado. "Estas discrepancias son sanas", argumenta al tiempo que augura un nuevo acuerdo 'in extremis': "estamos acostumbrados a los imposibles".

En Comú Podem fue la fuerza más votada el pasado 20-D en Catalunya mientras que ERC fue segunda. ¿Cómo aspiran a arrebatarle el primer puesto?

Nosotros hemos tenido y seguimos teniendo una afinidad enorme con los compañeros de En Comú Podem, Podemos o las Mareas. Creo, honestamente y desde el respeto, que la única diferencia con ellos es de tempos. Ellos son tan republicanos y de izquierdas como nosotros. Pero creen que el estado español puede cambiar, un estado español donde el PP gana elecciones y, según las encuestas, todavía las ganará un poquito más. Nosotros decimos que en esta campaña vamos a intentar reflejar que, si realmente alguien quiere cambiar las cosas, alguien quiere una regeneración, tiene que apuntarse al proceso iniciado en Catalunya. Porque nosotros aquí sí tenemos las mayorías parlamentarias y políticas suficientes y en el estado español todavía falta muchísimo para lograrlo. Seguimos dotando de una carga ideológica y social al discurso independentista, porque independentistas solo lo somos de forma transitoria. Y eso conlleva querer tener un país, defender el derecho a tener un país. Reflejar esa carga de cambio.

Hace poco decía en una entrevista que en Catalunya votar a Podemos es rendirse. Parecen interesados en darle la vuelta al 'Sí se puede' y convertirlo en un 'No se puede'…

Pero es que me parece un tema empírico. El problema de Podemos, y ojalá algún día la situación cambie, es que no pueden plantear un referéndum y un cambio constitucional. Cuando digo que es una forma de rendición lo digo desde la afinidad y el respeto. Pero no pueden, no hay mayorías para hacerlo. La alternativa para poder hacerlo sería el PSOE, pero con Pedro Sánchez es imposible. Y si la alternativa es Susana Díaz, mucho peor, porque es de todo menos una persona que entienda que España es un país de países. Como no hay alternativa real para Catalunya, nosotros decimos que sí podemos.

No solo van a confrontar su discurso ideológico con el de En Comú Podem. Por ahí hay una bolsa de votos de la CUP que esperan capitalizar, ¿verdad?

No es tanto plantear qué decir y qué hacer para que nos voten los de la CUP. Nunca lo he escuchado en ninguna reunión de nuestro partido. Sale solo. Me siento muy próximo a la CUP, siempre lo he dicho, uno de los que me inspiró a la hora de hacer política fue David Fernández llamándole gángster a un gángster. Han sido, son y serán imprescindibles. Le pedí públicamente a Anna Gabriel que la CUP se presentaraa las generales. Me gustaría y sería una imagen muy potente que hubiera tres grupos parlamentarios en el Congreso desde espacios ideológicos tan diferentes como los que representamos pero unidos todos en la defensa del proceso catalán. Si no se presentan, nosotros humildemente interpelamos al votante/simpatizante de la CUP y le diremos que nos voten.

Si ya costó que el independentismo votara el pasado 20-D, ahora da la sensación de que existe aun más pereza o desinterés. ¿Lo perciben?

Entiendo este estado de ánimo. Y se percibe en los actos y coloquios que estamos organizando. Pero el independentismo debe tener algo claro: siempre que haya opción de votar, hay que hacerlo de forma masiva. Porque si no, toda esa maquinaria del fango, de la caverna, venderá un relato que no es. Que esto va a la baja, que no está tan fuerte, etcétera… Cuando realmente el problema lo tienen ellos.

'Ellos' son los partidos que no han podido ponerse de acuerdo para formar gobierno. ¿Ha echado en falta más autocrítica de estas formaciones por no haber logrado ningún acuerdo?

Desde luego lo que más me ha sorprendido ha sido la hipocresía y el cinismo de algunos en el Congreso. A nosotros nos llamaron de todo por tardar tanto en alcanzar un acuerdo… Y eso que nosotros estábamos acordando algo más difícil, que era un gobierno con una disparidad ideológica brutal y que debía culminar un proceso extraordinario. En cambio ellos, con muchas más cosas en común, no han sido capaces. La diferencia es que en Catalunya había gente que sí quería a su gente y a su país. En el Congreso he visto a políticos que se quieren más a sí mismo o a su partido. No sé qué diferencia a PSOE, PP y Ciudadanos para no llegar a un acuerdo, la verdad. Solo han habido excusas. Aunque eso va un poco en la forma de hacer política de Madrid.

¿Cambia el escenario con la coalición de Podemos con IU en las generales, que algunos sondeos dan como segunda fuerza más votada por delante del PSOE?

El PSOE tarde o temprano acabará en una refundación y uno de los principales golpes que recibirá será el de este 26-J. Con el 'sorpasso' de la coalición Podemos-IU, yo estoy convencido de que los superarán, si no por escaños, por votos. Algún miembro del PSOE, hablando con él, lo tiene muy claro. Así me lo ha dicho. Pero la alternativa es mucho peor: Susana Díaz. Una dirigente que gobierna la comunidad autónoma con más paro juvenil de toda Europa. Si esa es la gran esperanza del PSOE...

¿Pero le parece una buena noticia esta coalición?

Claro que nos parece una muy buena noticia que haya una coalición que entienda que España es un país de países y que la gente pueda expresarse en las urnas. Lo que realmente nos parece dramático es lo contrario: que haya gente que se vanaglorie de no poner las urnas, como Pedro Sánchez. La gobernabilidad de España no fue posible porque él no quiso dar voz a la gente de Catalunya. Por no reconocer su soberanía.

Gabriel Rufián, ERC.- SUSANNA SÁEZ | EFE

Bueno, ahora el PSOE vuelve a la carga con la demanda de relación bilateral entre España y Catalunya.

A nosotros nos suena al Día de la Marmota. Creer que el PSOE va a hacer algo por reconocer la plena soberanía de Catalunya es de ilusos. Ya lo han demostrado. Renunciaron a la gobernabilidad del estado español simplemente por no poner urnas, algo que sí hizo David Cameron, por ejemplos. Así que nos acordamos del 'cepillaré' de Guerra, de Ybarra llamando a Tardá 'golpista', de Meritxell Batet, en la reunión que tuvimos con Pedro Sánchez, diciendo que nosotros queríamos romper la Constitución… ¡Pero si la Constitución la rompieron ellos en una noche!

Pongamos el foco en Catalunya. ¿Cómo se explica que en un mismo día, la CUP y JxSí vayan de la mano en la Ley de creación de la Agencia Catalana de Protección Social y por la tarde la CUP ponga una enmienda a la totalidad de los presupuestos de JxSí?

Entiendo que se vea como algo curioso pero me gusta recordar que este proceso lo integra desde la derecha-liberal conservadora catalana hasta la izquierda más rupturista. La noticia sería que no hubiera ningún tipo de discrepancia. Puigdemont no tiene nada que ver con Anna Gabriel a nivel ideológico. Solo tienen en común que quieren que Catalunya sea lo que su gente quiere que vote. Sinceramente, me parece de lo más sano para la política catalana que se debata, se hable y se discrepe; que sea difícil y que haya matices. Nosotros no lo vivimos con ningún tipo de dramatismo, que es como se quiere vender desde fuera.

Hombre, si la CUP no aprueba los presupuestos la cosa sí se puede poner dramática. Y esto ya no es solo el qué dirán o cómo se quiere vender desde fuera.

Igual es que nosotros estamos acostumbrados a negociar imposibles. Por eso estamos convencidos que la CUP, así como aprobó los presupuestos de Collboni en el Ajuntament, acabará aprobando los de Junqueras-Puigdemont. Del mismo modo también recordamos que JxSí es plenamente consciente de que no tiene mayoría parlamentaria para poder aprobar nada por sí sola. Al final se aprobarán, créame.

¿Otra vez en el último minuto, como con Puigdemont?

El paralelismo con la negociación de diciembre es válido. Quedaban 48 horas y Junqueras salió a decir que se iba a llegar a un acuerdo, que nadie se levantara, que no se perdiera el respeto a la gente. Nos tacharon de ilusos y mira. Pero es que ahora es mucho mejor, ya tenemos un gobierno. Es lógico que a la CUP no le gusten los presupuestos que plantea Convergència. Pero es que es la política que toca: de pactos, de acuerdos… En el estado español están anclados en una manera de ser decimonónica y aquí ya lo hacemos de otra forma.

Entendible que el fondo sea complicado. ¿Pero no cree que el debate es también de formas y que el independentismo se descose entre tanto fuego cruzado entre partidos que teóricamente defienden lo mismo?

Le voy a poner un ejemplo algo friki. Yo soy del Espanyol y estoy acostumbrado a perder. Aquí hay mayoría de aficionados del Barça. Pues el proceso me recuerda a la forma de ser de los 'culés', que teniendo al mejor equipo del mundo todavía sufren. Ganan, pero siguen padeciendo. Estamos en una situación impensable hace dos años. A los que estén disgustados por cómo está yendo el proceso, les digo que miren el contexto y le resten importancia. Yo apelo a eso. Valoremos donde estamos, porque estamos en una situación inimaginable.

Para Convegència la situación no es tan cómoda. De nuevo han abierto las puertas a nacionalistas, soberanistas, liberales, autonomistas… 'La casa gran del catalanisme', otra vez.

Necesitamos una Convergència fuerte para que avance proceso. Esto no va de ganarnos entre nosotros. Esto va de ganar un país. Por eso me parece una buena noticia la refundación de Convergència, porque ha pasado de un nacionalismo en el que mucha gente no se sentía identificado a un inequívoco independentismo.

¿Cómo se explica que el PP pueda volver a ganar en España?

Sorprende que el PP sea hegemónico. Pero es que además en Catalunya es residual. La evidencia final es que todavía falta mucho para que cambie la mentalidad de España.

¿Cree que a los votantes populares el discurso sobre la unidad española les compensa lo suficiente como para no censurar la corrupción del partido?

Bueno, históricamente siempre han trazado discursos contra la identidad catalana. Pero no solo el PP saca rédito de esto. Hace 10 años Ciudadanos nació para ir contra la inmersión lingüística en Catalunya. Pero lo que me choca más es que en según qué sitios haya gente menos informada de lo que pasa en Catalunya que en Berlín o París. Es sorprendente. A mí me consta, por ejemplo, que hay gente en España que cree que Ciudadanos ganó las elecciones catalanas. ¡Y que los independentistas no dejan gobernar a Arrimadas! Imagino que forma parte de esa maquinaria mediática y de poder que siempre tenemos en contra.

En la manifestación contra el Tribunal Constitucional del pasado domingo acudió Miquel Iceta (PSC), quien presentó el recurso contra el Constitucional junto a Arrmiadas y García Albiol. ¿No es contradictorio?

Bueno, hay que reconocerle a Iceta que es muy polifacético. Es capaz de hacerse una foto delante del Tribunal Constitucional junto a Arrimadas y Albiol o decir que aquí hay crisis de convivencia y luego a la vez ir a una manifestación que denunciaba algunas cosas de las que él fue responsable. Lo que refleja es lo tremendamente integrador de este proceso. Ojalá recuperáramos el PSC de Maragall y se integrara a nosotros pero es muy difícil que sea así. En cualquier caso, la presencia de Collboni o Iceta en la marcha fue, cuanto menos, sorprendente.

El caso del Banc Expropiat de Gràcia ha alcanzado una magnitud mediática importante. ¿Qué opinión le merece?

Desde ERC apelamos al equilibrio. Reconocer por un lado la enorme social de locales como este, como aseguran sus propios vecinos y otros colectivos del barrio. Eso es inequívoco e innegable. Y luego hay que diferenciar entre la gente que trabajaba en el local y la gente que ha venido a hacer según qué cosas por las noches. Y por último, hay que reconocer la labor dificilísima que tiene la policía. Estos sucesos se solucionan hablando. Parece un tópico pero es así.

¿El Rufián previo al salto político se habría manifestado contra este desahucio?

A mí me parece que locales como este han sido, son y serán imprescindibles para los barrios. Locales que muchas veces han ofrecido servicios sociales porque la administración no lo hacía. Pero insisto: distingo mucho a la gente que está un lunes por la mañana repartiendo información, dando cursos o ayudando a los demás y la gente que causa desperfectos. Lo que no puedo justificar es según qué actos violentos.

¿Se acercará a ver algún partido de la selección española en las pantallas gigantes que pondrá Ada Colau al servicio de los barceloneses?

No creo que me de tiempo pero no tengo problema en ver a la selección española. Lo vivo desde cierta distancia, yo soy más de sistemas o jugadores. Pero ya desde la asociación Súmate hemos hecho actos con aficionados de todo tipo: Madrid, Espanyol, Barcelona. Lo más rompedor de este proceso es su diversidad. El que crea que esto va de una lengua, una clase, un apellido, una bandera… Se equivoca.

Quizá por eso provoca usted cierta urticaria en Madrid. Raíces españolas, castellanohablante… e independentista.

Después de cinco minutos en el atril del Congreso algunos me compararon con todos los dictadores de la historia mundial. Bueno, con todos menos con Franco. De Franco siempre se olvidan.

¿Qué día de la campaña tiene previsto visitar Venezuela?

Ninguna. No lo tenemos previsto y tampoco tendría demasiado sentido, aunque ahora por lo visto haya gente que se interese más por lo que ocurre en Caracas que lo que se cuece en Madrid. No deja de sorprenderme ver a Albert Rivera ahí. Me parece una búsqueda de rédito electoral torticera y miserable.

Más noticias en Política y Sociedad