Público
Público

Elecciones 10-N Garzón abre la puerta a explorar "todas las opciones" para un acuerdo con el PSOE

Alberto Garzón defiende un "buen acuerdo" de Gobierno de coalición como la mejor opción para pactar con el PSOE, pero asegura que IU "explorará" todas las opciones. No descarta que se pueda llegar a romper la unidad de voto de Unidas Podemos ante una investidura y pone sobre la mesa otra vez la opción de llegar solo a un acuerdo programático. 

Alberto Garzón en rueda de prensa para valorar los resultados de las elecciones del 10-N junto a Pablo Iglesias - Alberto Paredes / Europa Press

Alberto Garzón no cierra las puertas a ninguna opción para negociar un acuerdo de izquierdas con el PSOE tras los resultados de este 10-N. Defendió la coalición como al mejor opción y dejó claro que IU la apoyará si se llega a un "buen acuerdo" sin aceptar "chantajes" de Pedro Sánchez, pero también indicó que su formación quiere "explorar todas las opciones". De hecho, dejó en el aire la posibilidad de que se rompiera la unidad de voto de Unidas Podemos ante una investidura: "Defendemos la unidad, pero eso no quita que tengamos que votar siempre lo mismo o que tengamos discrepancias", consideró en rueda de prensa este martes. Sin embargo, sí que insistió en que la pelota está en el tejado de Sánchez que debe decidir si quiere negociar con la izquierda o seguir pidiendo la abstención del PP. 

La postura de Garzón difiere de la que mantuvo este domingo Pablo Iglesias. El líder de Podemos puso la coalición como una "necesidad histórica" ante el avance de la extrema derecha y marcó esta condición como necesaria para una investidura del candidato socialista. De hecho, estas diferencias entre Garzón e Iglesias ya existieron ante las negociaciones de los dos partidos en junio y julio, aunque a la vuelta del verano primó "la unidad de voto"

El Coordinador Federal de IU ofreció una rueda de prensa este lunes para valorar los resultados de las elecciones. Más allá del futuro Ejecutivo, reconoció que en Unidas Podemos tiene que hacer autocrítica y una reflexión sobre el descenso de votos de los seis millones de 2015 a los tres millones de este 10-N. Celebró que hubieran "resistido" a estos comicios en los que muchos querían que el grupo confederal "desapareciera" y en los que se han tenido que enfrentar a la fragmentación de la izquierda. Pero, pese a eso, afirmó que la "reflexión es necesaria" y que entienden la "frustración de la gente de izquierdas que no ha ido a votar": "Frente al auge de la extrema derecha necesitamos fortalecer nuestro espacio social y para esto tenemos que meditar sobre por qué hemos menguado". Sin embargo, fue menos crítico con Más País de lo que fue este domingo. 

Garzón responsabiliza al PP y Cs del crecimiento de Vox: "Rivera y Casado son los padres de Abascal"

Garzón también explicó que él mismo tiene contacto permanente con la dirección y con Pedro Sánchez, pero que de momento no tienen "respuesta" de lo que quiere hacer el candidato socialista. "Debería ofrecer un acuerdo a las izquierdas. En IU compartimos un espacio de unidad que no es homogeneidad y nosotros vamos a explorar todas las opciones, pero creemos que hay que esperar a que el PSOE diga hacia dónde quiere ir. Con acuerdos de izquierdas creemos que la mejor fórmula es la participación de un Gobierno, pero en este momento no conocemos la intención del PSOE más allá de seguir pidiendo la abstención al PP. Nuestra mano está tendida y permite todas las fórmulas", concretó.

Garzón compareció ante la prensa tras una reunión urgente de la Comisión Colegiada Federal de IU. Como conclusión principal indicó que queda claro que estas elecciones "solo han servido para fortalecer a la extrema derecha". Culpó del crecimiento de Vox a PP y Ciudadanos por haber creado las condiciones "discursivas" e institucionales" al legitimar su "discurso homófobo y antidemocrático": "Rivera y Casado son los padres de Abascal", aseguró. En este sentido, también consideró que la dimisión de Albert Rivera como presidente de Ciudadanos y la renuncia a su escaño se debe a las malas decisiones que ha tomado. Pero también señaló al PSOE como el otro responsable al argumentar que Sánchez creó el "caldo de cultivo" perfecto para el crecimiento de Vox. 

Por esto mismo insistió en que para enfrentar a la extrema derecha se necesita un Gobierno que rompa con el neoliberalismo y las políticas de austeridad. En este punto criticó el anuncio de Sánchez de nombrar a Nadia Calviño como vicepresidenta de Economía porque representa "más neoliberalismo" y cree que la única vía es romper "con esa hoja de ruta". Sin embargo, tampoco indicó que desde IU vetaran a Calviño ya que afirmó que no forma parte de la tradición de IU poner vetos, aunque sí que es parte de la cultura política del candidato socialista. 


Más noticias de Política y Sociedad