Público
Público

Isabel Díaz Ayuso Génova avala las maniobras de Ayuso con la vacuna Sputnik, que vulneran las directrices de la UE

Hungría, gobernada por el ultraderechista y euroescéptico Orbán, fue el primer país en aprobar de forma extraordinaria el empleo de la vacuna rusa. El Gobierno eslovaco trató de seguir su estela pero acabó con la dimisión de su primer ministro.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, observa a una habitación durante su visita al Complejo Hospitalario 12 de Octubre, a 6 de abril de 2021, en Madrid (España). Su visita se ha producido para conocer el desarrollo del proyecto de c
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, observa a una habitación durante su visita al Complejo Hospitalario 12 de Octubre, a 6 de abril de 2021, en Madrid (España).  A.Martínez Vélez / Europa Press

El Gobierno que preside Isabel Díaz Ayuso negoció en el mes de febrero la compra de la vacuna Sputnik V, fabricada en Rusia, al margen de los protocolos de la Unión Europa, del Gobierno central y del que era su socio de Gobierno entonces, Ciudadanos. Una información revelada por el diario ABC y confirmada tanto por Ayuso como por su consejero de Sanidad Enrique Ruiz Escudero, que fue quién se reunió hasta en tres ocasiones con "intermediarios de la vacuna rusa". Un encuentro al que también asistió el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid, Antonio Zapatero.

Una operación que estaba abocada al fracaso desde los inicios, puesto que el suero ruso todavía no ha sido aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).  Y, cuando esta autorización se produzca, es la Comisión Europea (CE) la encargada de forjar los acuerdos, como así se decidió en junio de 2020, cuando se presentó la Estrategia Europea de Vacunas. El organismo europeo se encarga de "llegar a compromisos anticipados de mercado con cada productor de vacunas en nombre de los Estados miembros". Unas dosis a las que después acceden los Gobiernos centrales y, por último, se reparten entre las autonomías, en el caso de España.

Pero lejos de pedir disculpas por vulnerar este procedimiento, el Ejecutivo de Ayuso ha defendido las negociaciones "ante la inoperancia del Gobierno", en palabras de Ruiz Escudero. "La vacuna de Sputnik está en un proceso de validación y como queremos garantizar la máxima seguridad estamos suministrando aquellas dosis que cuentan con el sello y la validación de la EMA", ha argumentado el consejero de Sanidad. Ayuso ha justificado esta maniobra amparándose en que la voluntad del Gobierno regional es "estudiar todos los escenarios" para "ir ofreciendo respuestas a todos los ciudadanos". "No sería la primera, ni la quinta, ni la décima vez que la Comunidad de Madrid se adelanta al Gobierno de España", ha dicho.

La plana mayor del PP nacional ha salido a arropar a  la presidenta madrileña. Tanto la portavoz de los populares en el Congreso, Cuca Gamarra, como su homólogo en el Senado, Javier Maroto, han respaldado las negociaciones al considera que Ayuso trataba de ofrecer soluciones frente a la "inacción" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Por su parte, el líder de la formación conservadora, Pablo Casado, ha exigido a Sánchez que no "patrimonialice" la vacuna y no huya de su "responsabilidad". "En cuanto empezó a ir regular dijo que era cosa de Europa, y en cuanto hubo problemas de vacunación echó la culpa a las autonomías", ha manifestado.

Este apoyo masivo a la presidenta madrileña por parte del PP nacional contrasta con el de sus compañeros en Bruselas. Ninguno de los doce europarlamentarios de la formación conservadora se han pronunciado públicamente, ni para apoyar ni para criticar el movimiento del Gobierno de Ayuso, conscientes de que este asunto levanta ampollas en la Unión Europea, ante las múltiples críticas a la lentitud del proceso de vacunación. Preguntados por Público, desde la delegación europea evitan hacer comentario alguno

El precedente del ultraderechista y eurófobo Orbán

La Comisión Europea se comprometió a garantizar que, "una vez disponibles, seguras y eficaces, y autorizadas a nivel de la UE, todos los Estados miembros tendrán acceso a las vacunas contra el covid-19 al mismo tiempo, y la distribución se realizará per cápita para garantizar un acceso equitativo". Sin embargo, el organismo europeo también permite excepciones por las cuales los gobiernos centrales pueden autorizar un medicamento concreto en situaciones de emergencia. Un plan que ha acabado adoptando Hungría, gobernada por el ultraderechista y euroescépitco Viktor Orbán, fue el primer país en aprobar de forma extraordinaria el empleo de vacunas chinas y rusas. 

Orbán abandonó recientemente el grupo del Partido Popular Europeo en la Eurocámara y se encuentra en perpetua tensión con Bruselas por temas de respeto al Estado de derecho. "La compra centralizada de vacunas por parte de Bruselas ha fracasado", aseguró uno de sus ministros tras oficializarse la compra, pese a las directrices de la UE, informa Afp. "Fuimos los primeros en la UE pero probablemente no seremos los últimos", vaticinó. El Gobierno de Eslovaquia trató de seguir su estela pero esta maniobra acabó con la dimisión del primer ministro eslovaco, Igor Matovic.

El dirigente eslovaco negoció la compra de hasta dos millones de dosis de la vacuna Sputnik directamente con Rusia sin contar nada a sus socios de Gobierno. Un movimiento que finalmente salió a la luz y que provocó tal malestar entre sus aliados que acabaron exigiendo su dimisión. Una renuncia que se hizo efectiva el pasado domingo. 

La oposición carga contra el Gobierno de Ayuso

Si ya es excepcional que algunos gobiernos decidan saltarse el proceso de validación de la Agencia Europea del Medicamento, que podría dar luz verde al suero ruso en las próximas semanas, no existen precedentes de regiones que formen parte de países miembros que hayan negociado el proceso de compra por su cuenta, sin el aval del Gobierno central, como ha hecho la Comunidad de Madrid. Ayuso ha seguido una estrategia de confrontación desde el inicio de la pandemia contra Sánchez, intensificada ahora por el contexto electoral.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido este martes "lealtad", "responsabilidad", "rigor" y "seriedad" y ha recordado que "si tenemos vacunas para inmunizar al 70% de la población es porque hemos actuado unidos. El candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, ha acusado a la presidenta madrileña de querer "romper la estrategia de vacunación europea".

La candidata de Más Madrid a las elecciones autonómicas, Mónica García, censuró que la Comunidad pretenda "comprar la vacuna Sputnik cuando la Agencia Europea del Medicamento no lo tiene aprobado" y mientras deja a los centros de salud de la región "sin refuerzos".

El portavoz de la Ejecutiva de Ciudadanos y candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, considera "ridículo" que el Gobierno de Ayuso haya negociado con los responsables de Sputnik V y ha admitido que su formación no estaba al tanto de tales negociaciones, pese a que PP y Cs gobernaban conjuntamente en la región en el momento que se produjeron los encuentros. 

Más noticias de Política y Sociedad