Público
Público

El Gobierno alerta a los españoles de la "deriva radical" del PSOE

La vicepresidenta asegura que  el Ejecutivo está "muy preocupado" por el acercamiento de Pedro Sánchez a Podemos. Niega que Rajoy haya forzado la dimisión de Figar y Victoria en Madrid.

La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. EFE/Emilio Naranjo

ANA PARDO DE VERA

MADRID.- El Gobierno no entiende por qué el secretario general del PSOE "no reconoce las cifras positivas y que se han hecho cosas" para mejorar la situación económica del país, lo cual incluye el "esfuerzo de los españoles por revertir la situación" de crisis asumiendo las políticas de austeridad y recortes de Mariano Rajoy.

La vicepresidenta ha asegurado esta mañana que el Ejecutivo está "muy preocupado" por el apoyo de Pedro Sánchez a "medidas de la izquierda radical" (en ningún momento ha citado a Podemos o a las candidaturas de unidad popular que integra) para formar gobiernos en ayuntamientos y comunidades autónomas, mientras que niega al PP su "apoyo" en cualquier caso.

Soraya Sáenz de Santamaría, que siempre se jacta de evitar valorar cuestiones electorales o encuestas, ha entrado en tromba hoy, sin embargo, a posicionarse sobre los pactos o alianzas que pudieran alcanzar los socialistas con otras formaciones tras las elecciones del 24 de mayo.

Al ser preguntada en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros por las dos reuniones del presidente del Gobierno con Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y Sánchez, la número dos del Ejecutivo se ha volcado en valorar el encuentro con el secretario general del PSOE y ha pasado de puntillas por el almuerzo de Rajoy con Rivera.

Es "importante" subrayar que la "radicalidad lo único que puede generar es incertidumbres" frente a la "atracción de inversiones o creación de empleo" que genera la "estabilidad actual" ha subrayado Sáenz de Santamaría en varias ocasiones.

La vicepresidenta también se ha permitido entrar a opinar de la situación interna del PSOE -algo de lo que siempre reniega- sosteniendo que "muchos socialistas se estarán preguntando adónde va el PSOE" y mostrando su convencimiento de que las alianzas socialistas con Podemos son sólo "una cuestión de Sánchez" y no de todos los integrantes de su partido.

En cuanto a la comida que mantuvieron en La Moncloa Rajoy y el líder de Ciudadanos, un día antes que la de Sánchez y el presidente esta misma semana, la portavoz del Ejecutivo se limitó a subrayar brevemente lo ya conocido: "Se irá hablando de pactos puntuales, manteniendo por nuestra parte el principio de que debe gobernar la lista más votada".

Rajoy no intervino

La vicepresidenta del Gobierno ha negado también hoy que Rajoy hubiera forzado la dimisión de los consejeros madrileños imputados en la operación Púnica, Lucía Figar y Salvador Victoria, ambos nombrados por Esperanza Aguirre y mantenidos por su sucesor Ignacio González.

Sáenz de Santamaría, aunque se ha mostrado favorable a la dimisión de ambos altos cargos de la Comunidad de Madrid, ha asegurado que la de Figar y Victoria son "decisiones personales" derivadas de otras "judiciales" y que la "Administración General del Estado no toma decisiones" por otras administraciones, como la regional madrileña.

Más noticias