Público
Público

El Gobierno cancela el trasvase al finalizar la situación de emergencia

Los embalses de Catalunya han incrementando un 151% su capacidad en un mes y medio

ANA PARDO DE VERA

 

"De justicia fue ponerlo en marcha en honor a la igualdad de todos los españoles y de justicia es derogarlo cuando ya no es necesario". Con estas palabras, anunció la vicepresidenta primera la decisión del Consejo de Ministros de ayer que deroga el real decreto-ley elaborado para regular la conducción temporal de agua a Barcelona desde Tarragona, el conocido como minitrasvase.

María Teresa Fernández de la Vega explicó que el Ejecutivo tomó la decisión tras entender, que con las lluvias caídas en las últimas semanas y los consecuentes datos sobre los volúmenes embalsados en Catalunya, ha cesado la "situación de emergencia". Dichos volúmenes de las cuencas internas de Cataluña, según datos proporcionados por el Ejecutivo, han pasado entre el 15 de abril al 5 de junio de 2008 de 149 hectómetros cúbicos, es decir, el 20,14% de la capacidad de embalse, a un nivel de 374 hectómetros cúbicos, o sea, el 53,8% de su capacidad, lo que supone un incremento del 151% en dicho periodo. Lo más probable, además, es que los pantanos del interior de Catalunya sigan incrementando sus reservas, pues se prevé que llueva, por lo menos, hasta el domingo.

La Generalitat, por su parte, en su Consejo de Gobierno del pasado 3 de junio ya había levantado las restricciones sobre el uso del agua en la zona metropolitana de Barcelona, que impedían, por ejemplo, el llenado de piscinas.

La vicepresidenta anunció, asimismo, que el Gobierno paralizó los setecientos expedientes de expropiación iniciados para la realización de la conexión de los sistemas de agua de Tarragona y Barcelona y que ya se han puesto en marcha las conversaciones "formales" con las empresas adjudicatarias para rescindir el contrato. "Esperamos que todo ello se pueda resolver la semana que viene y que no tenga coste para las arcas públicas y los ciudadanos", explicó De la Vega.

Las reacciones a la derogación del ministrasvase no se hicieron esperar. Ayer, el portavoz de Medio Ambiente del PP en el Congreso, Carlos Floriano, acusó al Gobierno de no resolver el problema del agua en ninguna parte de España. Aseguró que Zapatero "no necesita una ministra", sino un "hombre o mujer del tiempo" que le "anticipe" si va a llover.

Por su parte, CiU habló del final de "uno de los episodios más tristes de desgobierno en materia de agua" y tanto los Ejecutivos de Murcia como de la Comunidad Valenciana tacharon de "lamentable" e "injusticia", respectivamente, que el Gobierno prive a Barcelona de esa conducción.

En Moncloa andan molestos porque, con la crisis del PP copando los medios, creen que se está proyectando la imagen de que el Gobierno no trabaja. La vicepresidenta hizo una enconada defensa ayer de la gestión del Ejecutivo en un mes y medio. Dijo que se está trabajando "con mayor rapidez que en otras legislaturas" y explicó que se han remitido al Parlamento cuatro proyectos de ley y aprobado decisiones de gestión y dos medidas urgentes por medio de decretos leyes convalidados en el Congreso: las medidas de impulso económico y el minitrasvase. Asimismo, anunció que la Conferencia de Presidentes se celebrará a primeros de septiembre; que Zapatero se reunirá con los agentes sociales en diez o doce días; que antes del fin de junio, el Gobierno pedirá al Consejo de Estado un informe sobre la reforma de la Ley Electoral, y que ya se ha solicitado en el Congreso la creación de la Subcomisión para este asunto.

Más noticias de Política y Sociedad