Público
Público

El Gobierno de coalición Yolanda Díaz toma las riendas desde el Gobierno para asentar la coalición y apuntalar el bloque de la investidura

La vicepresidenta tercera de Trabajo manda un mensaje de unidad entre Unidas Podemos y el PSOE y garantiza la continuidad de la legislatura a través de la aprobación de medidas progresistas (como la derogación de la reforma laboral). Díaz se compromete a "tejer la mayoría que hizo posible la investidura" tras reunirse con el portavoz de ERC en el Congreso.

Yolanda Díaz y Gabriel Rufián
Yolanda Díaz junto a Rufián, este lunes, después de la reunión mantenida entre ambos. Juan Carlos Hidalgo / EFE

"Tejer" fue la palabra más utilizada por la vicepresidenta tercera de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, este martes. Este día ha sido el elegido por la dirigente de Unidas Podemos para asumir públicamente las riendas de este espacio político en el seno del Gobierno tras la marcha de Pablo Iglesias.

Tras la victoria de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid y el refuerzo de la ultraderecha, la vicepresidenta ha querido lanzar varios mensajes claros en distintos ámbitos: el primero es que va a trabajar por afianzar las relaciones que permitieron la formación del Gobierno progresista (tanto dentro del Ejecutivo como en el Congreso); el segundo es que tiene claro que el eventual desencanto que parte de la ciudadanía puede tener con la izquierda se combate con medidas y reformas concretas con plazos concretos.

Es por esto que en un mismo día, y protagonizando dos ruedas de prensa en unas pocas horas, se ha comprometido a derogar la reforma laboral este año y se ha reunido con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. "Los plazos en derecho no se discuten, se cumplen", aseguró sobre la transformación del mercado de trabajo que quiere acometer en el marco del denominado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, despejando cualquier duda sobre posibles retrasos en la derogación de la reforma laboral.

Para impulsar medidas de calado, Díaz es consciente de que el Gobierno necesita estar fuerte, y por ello trasladó un mensaje de unidad muy contundente y anunció, incluso, que la legislatura comenzaba realmente ahora, después de más de un año lastrada por la pandemia del coronavirus: "Estamos ilusionados desde el Gobierno, con más fortaleza que nunca. El presidente y yo estamos más unidos que nunca, la legislatura empieza ahora y los cambios empiezan ahora. Queda mucho por hacer, pero la legislatura se va a culminar, vamos a trabajar mucho, bien y conjuntamente, y lo haremos de la mano del diálogo social".

Desde la marcha de Pablo Iglesias, Díaz ha mantenido varias reuniones con el líder del Ejecutivo, unas reuniones que se han caracterizado por una discreción que la dirigente de Unidas Podemos quiere preservar (su experiencia como ministra de Trabajo en el diálogo social es que los grandes acuerdos se forjan sin focos ni espectáculo). Esta comunicación continuará y la vicepresidenta quiere tener bien engrasada la coalición de Gobierno con el PSOE.

"Tejer la mayoría de la investidura"

También es consciente de que la fuerza de este Ejecutivo no solo reside en La Moncloa, sino que es el Poder Legislativo (en donde el PSOE y Unidas Podemos son minoría) el espacio donde se deben "tejer" alianzas con más cuidado y esmero. De ahí su reunión de este lunes con Gabriel Rufián, aunque a principios de abril ya mantuvo un encuentro con varios representantes del PNV, entre ellos, Aitor Esteban, el portavoz del Grupo Vasco en el Congreso, para hablar sobre el calendario legislativo que maneja su ministerio.

Tras las elecciones madrileñas, los socios del Ejecutivo (quienes auparon a Sánchez a La Moncloa e hicieron realidad la aprobación de los primeros Presupuestos del Gobierno de coalición) se reivindicaron como la única alternativa para que el Ejecutivo agote la legislatura. Si bien, PNV, ERC, EH Bildu, Más País y Compromís, entre otros, han pedido en reiteradas ocasiones más diálogo y menos improvisación al Gobierno en aras de cumplir con los compromisos que asumió con el bloque de investidura.

De esta forma, Yolanda Díaz ha lanzado un mensaje optimista tras la reunión con Rufián: "Comienza una nueva etapa en la que nos verán muchas veces juntos". Asimismo, no sólo se ha referido a ERC, a quien ha agradecido "su colaboración y diálogo para la búsqueda de soluciones", sino también al resto de partidos que dieron apoyo para la formación del actual Gobierno progresista. "Vamos a conversar mucho con ERC y con otras fuerzas de la investidura", ha añadido.

Sobre la solución del conflicto político de Catalunya, una cuestión de primer orden para ERC que permanece estancada ante las continuas convocatorias electorales, Díaz ha dejado claro que trabajará para "normalizar" las relaciones con este territorio. "La única herramienta en la vida pública es el diálogo. Nunca deberíamos haber llegado donde llegamos. Cualquier conflicto solo se resuelve desde el respeto mutuo, aunque haya disparidad" de ideas.

Rufián, que ha reflejado el hartazgo de su grupo por la "falta de movimientos" del Gobierno con respecto a esta cuestión, ha celebrado que la vicepresidenta comparta tanto el diagnóstico como la solución del conflicto catalán: "Es una buena noticia para nosotros", ha despachado. Asimismo, al inicio de su intervención ha constatado la buena sintonía con Yolanda Díaz, una "extraordinaria política para el futuro".

A tenor de los propósitos anunciados por Díaz tras la reunión de este lunes, EH Bildu, Más País, Compromís y el BNG confían en que puedan ser convocados en los próximos días para mantener un encuentro con la ministra de Trabajo y hablar del futuro de la legislatura. Y es que, estos grupos ven con buenos ojos que Díaz, de quien han resaltado su habilidad para negociar, lidere las conversaciones para apuntalar el bloque de la investidura.

Más noticias