Público
Público

El Gobierno se fija el objetivo de rebajar la inflación al 6% antes de acabar el año

El Ejecutivo confía en que la medida adoptada para rebajar la factura de la luz a través de la limitación del precio del gas (principal causa de la inflación) supondrá un ahorro muy relevante para los consumidores en el corto y medio plazo.

27/04/2022-La ministra de Economía y vicepresidenta primera Nadia Calviño junto a Pedro Sánchez durante el Pleno del Congreso celebrado este miércoles 27 de abril
Pedro Sánchez y Nadia Calviño, en una imagen de archivo. J.J. Guillén / EFE

El Gobierno espera rebajar la inflación interanual hasta el 5% o el 6% a finales de 2022. Este es el objetivo que, según fuentes del Ejecutivo de coalición, se maneja en la actualidad, en un año en el que la evolución de los precios ha dejado cifras de récord y ha provocado pérdidas de poder adquisitivo para muchas familias.

Esta previsión se sostiene en base a la confianza que el Gobierno tiene en el denominado mecanismo de ajuste de costes de producción para la reducción del precio de la electricidad en el mercado mayorista, la norma aprobada por el Consejo de Ministros el pasado viernes para poner un límite al precio del gas.

Tras un acuerdo en el seno del Ejecutivo de coalición (entre el PSOE y Unidas Podemos) primero; un segundo acuerdo entre los Gobiernos de España y Portugal, después; y la revisión y visto bueno de la Comisión Europea a este mecanismo, el Consejo de Ministros aprobó la limitación durante un año en la referencia del precio del gas a la hora de vender al sistema eléctrico.

Según esta norma, el tope se iniciará en 40 euros el megavatio hora durante seis meses y se incrementará después, mes a mes, hasta alcanzar un promedio de 48 euros. El Ejecutivo prevé que esta medida, que ya está en vigor, se empiece a notar de manera prácticamente inmediata en el caso de los consumidores que tienen su tarifa en el mercado regulado (PVPC), y que esta rebaja pueda luego repercutir, a lo largo del año, en una bajada de los precios del mercado libre.

Para el Gobierno esta es una de las medidas más importantes de la segunda parte de la legislatura, ya que, de no haberse puesto en marcha esta limitación de los precios del gas, algunas voces apuntan a que se habría podido llegar a los dos dígitos de inflación.

Contener la subida de precios y conseguir bajarlos es uno de los objetivos prioritarios del Ejecutivo desde hace casi un año, cuando el encarecimiento del gas provocó una ola inflacionista que se agravó y se descontroló tras la invasión de Rusia a Ucrania. 

El Gobierno se comprometió, además, con la Unión Europea a reformar la fórmula de cálculo de la tarifa en el mercado regulado (PVPC). En la actualidad, las tarifas de este mercado están directamente indexadas a las variaciones de un mercado eléctrico muy volátil, por lo que sus precios podían experimentar importantes cambios en cortos periodos de tiempo.

Es por esto que muchos consumidores optan por las tarifas del denominado mercado libre, que suelen tener un precio algo mayor que las del PVPC, pero son más estables y no sufren tantas variaciones. La reforma que el Ejecutivo quiere llevar a cabo buscará, precisamente, dar estabilidad a las tarifas del mercado regulado y acabar con su volatilidad.

El nuevo sistema, que en la actualidad perfila el Ejecutivo y que tendrá similitudes con el portugués, no solo realizará el cálculo de la tarifa en base al precio 'a tiempo real' de la energía en el mercado, sino que tendrá en cuenta futuribles y establecerá previsiones a meses e, incluso, a un año vista sobre la evolución de los precios del mercado. Esto permitirá trazar una 'media' de la evolución del coste de la energía que evite el 'zigzag' y las oscilaciones en los precios que sufren actualmente las tarifas del mercado regulado.

El compromiso con Bruselas es que la reforma esté lista antes de que acabe el año, pero según algunas previsiones que maneja el Gobierno, ya podría ver la luz en otoño.

Más noticias