Público
Público

Una historia de impunidad policial, guerra sucia contra ETA y premios del Estado: el caso de Sotos García 

El agente de los GEO Sebastián Sotos García fue condenado a 18 meses de prisión por la justicia francesa tras el intento de secuestro de José María Larretxea, antiguo dirigente de ETApm. La condena no evitó que recibiera varias condecoraciones, tal y como ha informado el Ejecutivo al senador Jon Iñarritu. 

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 12

Manifestación de Gesto por la Paz contra los GAL en 1991: ‘La democracia no se defiende en los desagües’ se lee en un cartel./ Efe

El policía Sebastian Sotos García fue detenido y encarcelado inmediatamente en Francia en octubre de 1983 junto con otros tres agentes españoles tras ser sorprendidos por los gendarmes franceses golpeando a José María Larretxea, presunto entonces miembro de ETA político-militar. Tres años después, en 1986, los agentes serían condenados a 18 meses de prisión por el intento de secuestro. Los policías, que desobedecieron a las instituciones francesas, no acudieron al juicio. Se declararon en rebeldía

Sin embargo, Sotos García recibió una "condecoración militar" con motivo de su "pertenencia a los GEO" solo nueve meses antes de ser condenado. Era el 23 de junio de 1984. Es decir, mientras Francia investigaba el caso de Sotos García por "violencia premeditada con daños", España distinguía al agente con una condecoración. Poco importaba que hubiera desobedecido a la justicia. Que, vestido de paisano, hubiera embestido con una furgoneta a Larretxea y le hubiera golpeado en el país vecino con la intención de meterlo en el maletero.

Poco importó también que la Policía española hubiera comprometido "su honor" en la promesa de que los agentes regresarían a Francia para ser juzgados. El GEO Sotos García era condecorado en España y en el Gobierno estaba sentado el socialista Felipe González, cuyo Ejecutivo, en 1983, negaba que esta operación formara parte de la "guerra sucia" contra ETA

De hecho, el día de la condena de la Justicia francesa contra Sotos García y los otros tres policías, según reprodujo el diario El País del 27 de junio de 1986, el Ministerio del Interior se limitó a señalar que los agentes de Policía seguían perteneciendo al Cuerpo Nacional de Policía y que no comentaban sentencias judiciales. El GEO Sotos García continuaría recibiendo distinciones. En 2003, al Mérito Policial con Distintivo Blanco por su "meritoria labor profesional" y en febrero del año 2012 recibiría, ni más ni menos, que la Medalla, la Cruz y la Encomienda a la Dedicación al Servicio Profesional por sus 20, 25 y 30 años de servicio en activo respectivamente

Un policía español reconocería años después que se trataba de un intento de secuestro

Su compañero en los sucesos de 1983 y también condenado por la Justicia francesa, Jesús Alfredo Gutiérrez, dirigía en 2014 el 091 en Barcelona. Su condena en Francia no había sido óbice para su carrera profesional. Tampoco que en 1990 fuese condenado a dos años de prisión y de inhabilitación por los tribunales españoles por matar en 1984, en Barcelona, a José Fernando Gómez Martín, un ladrón con diversos antecedentes que no hizo ademán de resistirse a la detención.

La información sobre las condecoraciones de Sotos García han sido facilitados por el Ejecutivo al senador de EH Bildu Jon Iñarritu, que la había requerido a través de una pregunta parlamentaria. "Es un tema muy grave. Ni se presentaron al juicio y tuvieron que ser juzgados en rebeldía. Deja en evidencia que el terrorismo de Estado fue promovido, protegido y premiado por el Estado. Hay una doble vara de medir. Es incomprensible que agentes involucrados en la Guerra Sucia sigan en activo hoy día", señala Jon Iñarritu, que solicita al Gobierno desclasificar "toda la información relativa al terrorismo de Estado". La respuesta parlamentaria fue adelantada por el diario vasco Gara

El "honor" de la Policía Nacional

El encargado de diseñar la operación en Francia para secuestrar a José María Larretxea fue Francisco Álvarez, ex jefe superior de Policía de Bilbao y ex jefe de Información y Operaciones Especiales de la Seguridad del Estado. Así lo reconocía el propio Álvarez, años después, en declaraciones al juez Garzón. El objetivo, según la versión de este policía, era la de recabar información sobre el paradero del Capitán de Farmacia Alberto Martín Barrios, que estaba secuestrado por ETA durante aquellos días. La confesión se produjo en 1989. 

La Policía española puso como aval su "honor" como compromiso de que los agentes regresarían al juicio. No lo hicieron

Álvarez también puso como aval "el honor" de la "Policía española" para comprometerse con la justicia de Francia a que si los agentes eran liberados tras su encarcelamiento, regresarían para ser juzgados. La justicia francesa cumplió y liberó a los agentes. Pero España no cumplió su parte. Los agentes no regresaron. 

La presidenta del tribunal, Marie Therese Ville, destacó durante el juicio, con tono sarcástico, que la única respuesta obtenida a las citaciones tramitadas por la vía diplomática había sido un télex del Cuerpo Superior de Policía en el que se afirma que el inspector Jesús Alfedo Gutiérrez Argüelles no figuraba en los archivos del cuerpo policial. El abogado de la acusación también se acordó durante el juicio del "honor" de la Policía española y acusó a los agentes de burlarse de la justicia francesa. 

Los años de la Guerra Sucia y los GAL

El presidente de Euskal Memoria, Iñaki Egaña, encuadra estos hechos en la acción de los GAL de la Policía, "el GAL de Álvarez, de Amedo, Elorriaga...". "Estos son los que intentan secuestrar a Larretxea y a otro refugiado vasco en el mismo día. En el de Larretxea fallan porque pesa más 100 kilos y se revuelve contra ellos y durante el forcejeo acuden los gendarmes. El otro también fracasa porque la gendarmería francesa los encuentra armados haciendo labores de vigilancia. Así que el mismo día hay policías españoles buscando dos secuestros en Francia y los dos fracasan", explica Egaña, en conversación telefónica con Público, quien recuerda que la Guerra Sucia del Estado contra ETA se prolonga desde 1970 hasta prácticamente 1990. "En ese tiempo perpetran más de 1700 atentados", precisa. 

Apenas seis días antes del intento de secuestro habían sido secuestrados en territorio francés José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala. Y en diciembre de 1983 se produciría el secuestro de Segundo Marey: los mercenarios Mohand Talbi, Jean-Pierre Echalier y Pedro Sánchez, que habían sido contratados con fondos reservados del Ministerio del Interior de España, secuestraron a un ciudadano francés confundiéndole con el supuesto dirigente de ETA Mikel Lujua.