Público
Público
Únete a nosotros

ExclusivaLas cloacas de Interior

Iberdrola pagó más de un millón de euros a una de las empresas de Villarejo hasta 2017

Público ha tenido acceso en exclusiva a las facturas que la eléctrica pagó a Cenyt en 13 años, a través de su jefe de seguridad, el ex policía Antonio Asenjo. Los pagos tienen conceptos diversos, como estrategia, seguridad internacional y nacional de los directivos y las sedes o crisis en distintas centrales. Según el también procesado comisario Enrique García Castaño, las relaciones con la compañía vendrían a través de Asenjo y del propio presidente, Ignacio Sánchez Galán. 

Publicidad
Media: 4.70
Votos: 10

Imagen de la Torre de Iberdrola sede social de la compañia, en Bilbao. EFE/LUIS TEJIDO

La primera vez que el nombre del antiguo policía Antonio Asenjo salió a relucir en la causa Tándem fue a finales de 2017, cuando prestó declaración el comisario Carlos Salamanca y alegó que algunos de los rolex que le habían incautado al ser detenido eran un regalo de su amigo el director de seguridad de Iberdrola.  

El juez llamó a declarar a Asenjo y este justificó el regalo como algo habitual que repartía entre personas de diferentes empresas, dentro de sus funciones de relaciones públicas. Señaló que lo guardaba junto con otros relojes en un cajón de su despacho y que no fue un presente especial para el ex  comisario de Barajas. Sin embargo, como Público desvela en exclusiva, su firma aparece en todos los pagos que la empresa hizo desde 2004 hasta 2017 a otro de los miembros de la presunta organización criminal, a través de la empresa del comisario José Manuel Villarejo -CENYT (Club Exclusivo de Negocios y Transacciones)-, que forma parte del entramado de supuesto blanqueo de capitales que investiga el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón y la Fiscalía Anticorrupción. 

Aunque la empresa presidida por Ignacio Sánchez Galán ha abierto una investigación interna, los responsables de Iberdrola, con los que Público se ha puesto en contacto, han preferido no hacer declaraciones a la espera del resultado de la investigación. 

La crisis de Arcos y los 350.000 euros de contravigilancia 

Las 17 facturas de Cenyt a la eléctrica suman más de un millón de euros, en concreto 1.132.024,14. La primera sería de finales de 2004, por un valor de 116.000 euros, que habrían servido para gestionar la crisis que Iberdrola tenía con los ecologístas, Izquierda Unida y PSOE de Arcos de la Frontera (Cádiz) y que Público desveló en 2018. 

La factura hace alusión a ocho centrales de Iberdrola: Castellón, Escombreras, Aceca, Velilla del Río Carrión, Pasajes, Lada, Santurce y Arcos. Está fechada el 18 de noviembre de 2004, por trabajos realizados en dichos centros “desde abril de 2004 hasta octubre de 2004 en previsión de posibles actos de sabotaje y accesos no autorizados”. Pero según las fuentes consultadas, los trabajos se refieren en realidad a una sola central, la de Arcos de la Frontera (Cádiz).

En junio de 2004, Iberdrola hizo frente a dos demandas judiciales interpuestas por el Ayuntamiento de Arcos de la Frontera y la plataforma No a las Térmicas por la construcción de la central térmica de ciclo combinado, de 1.600 MW de energía. La concejala de Urbanismo, Aránzazu Azcúnaga, sostenía que Iberdrola no podría poner en funcionamiento la planta hasta que la justicia no resolviera las demandas. Finalmente, Iberdrola ganó el pleito y pudo abrir la central. 

Factura Iberdrola de 2004.

Sin embargo, en los cuatro primeros meses de 2005 Villarejo factura a la empresa de Galán más de medio millón de euros (632.028,32 euros), según la documentación que obra en poder de Público, por unos conceptos que según los expertos en seguridad consultados "no concuerdan con las cantidades abonadas, que son mucho menores en algunos casos de lo que realmente habría que haber gasta y en otros son excesivamente elevadas para el trabajo que es". 

Factura de principios de 2005 de Cenyt a Iberdrola por supuestos servicios de seguridad en Brasil, México, Guatemala y Bolivia en 2004.

Por ejemplo, la primera factura de 17 de enero de 2005 es por la "Coordinación Operativa de Seguridad de los desplazamientos realizados por sus ejecutivos españoles, en los viajes profesionales de los mismos durante 2004 en Brasil, México, Guatemala y Bolivia" y el importe es de 60.282.88, IVA incluido. 

Solo ocho días después Cenyt vuelve a emitir una factura a Iberdrola por un concepto muy similar, "trabajos de aseguramiento de la Confidencialidad y de la Seguridad, en los encuentros que su personal de alta dirección ha mantenido durante 2004, con personalidades de Portugal, Francia, Grecia y EE.UU" por 45.212, 16 euros,

Menos de diez días después, el 4 de febrero de 2005, Villarejo le cobra a la eléctrica 102.480,90 euros "por los servicios de contravigilancia 2005, y de apoyo a los servicios de protección personal, con motivo de los desplazamientos de su personal de alta dirección en España". 

Más de 300.000 euros entre noviembre de 2004 a febrero de 2005, por unos servicios que, según las fuentes relacionadas con la investigación y cercanas a la eléctrica consultadas por Público, "podrían camuflar el valor real de lo que costó manipular el procedimiento judicial que afectaba a la central de Arcos de la Frontera". 

La amistad con García Castaño y el asalto al BBVA

No han pasado ni diez días de la última factura cuando el comisario Enrique García Castaño viaja en coche con el comisario Villarejo y le insta a que le pase a Antonio Asenjo, el jefe de seguridad de la eléctrica hasta que fue retirado de sus funciones con motivo de la investigación interna, la información sobre el asalto al BBVA por parte de Sacyr y el Santander y que le había encargado Julio Corrochano, el jefe de seguridad del banco que provenía de la Policía. 

En el audio que se puede escuchar a continuación y que desveló Público hace unos meses, Castaño le dice a Villarejo: "Pregúntale a Antoñito [por Antonio Asenjo, director de Seguridad de Iberdrola todavía], pregúntale a Antoñito Asenjo por qué Sánchez Galán [presidente de Iberdrola] está interesado en el tema; me lo ha contado Antoñito, pero que no se note que te lo he contado yo (sic)".

A penas dos meses después, el 1 de abril de 2005, Villarejo le factura a "Antoñito" 110.200,00 euros por "trabajos de supervisión de medidas de seguridad, y contraste de vulnerabilidades en entornos, en previsión de actos antisociales, llevados a cabo durante el primer semestre de 2005, en sus centros de trabajo de consideración estratégica. Cuatro días después (5 de abril), nueva factura de 52.200, 00 euros por "análisis de ambiente y de líneas telefónicas, realizadas en enero de 2005, en su sede social de Bilbao, Edificio Corporativo de Madrid, Oficina Regional de Valladolid y Oficina Regional de Valencia". 

Una de las cuatro facturas emitidas en abril de 2005, de Cenyt a Iberdrola, y en las que destacan el redondeo de las cantidades.

Sin duda resulta curioso que las dos facturas no tengan ni un céntimo en su importe, ni tras el IVA, y que estén tan redondeadas. Otra de las posibles anomalías contables que se pueden detectar, son otros dos abonos presentados dentro de los primeros quince días de abril, el 8 y el 12 exactamente, y que tienen una cantidad muy similar por conceptos totalmente dispares. 

La primera del 8 de abril por 29.000,00 euros en concepto de "coordinación operativa de Seguridad de los desplazamientos realizados por los ejecutivos españoles, en los viajes profesionales de los mismos, durante el primer semestre de 2005, en Brasil, México, Guatemala y Bolivia".  El mismo concepto que la del 17 de enero de 2005, sólo varía el año, pero que en estos momentos es 30.000 euros más barata que la anterior, que era de 60.282.88. 

Factura de Villarejo a Iberdrola, del 8 de abril de 2005.

La del 12 de abril sí tiene céntimos, 29.013,92 euros, pero el concepto es muy genérico: "Análisis previo de la situación actual, en todos sus ámbitos, en países con posibilidades de formalizar acuerdos de índole estratégico, en el negocio energético". 

Factura de Cenyt a Iberdrola de abril de 2005.

Oriol, Pizarro, Florentino Pérez... los posibles 7 trabajos realizados hasta 2017

Sin duda el año más provechoso fue 2005, con nueve facturas que superan el medio millón de euros. Pero la relación entre Cenyt y la eléctrica, al igual que la de García Castaño, Villarejo y Salamanca con Antonio Asenjo continuó hasta 2017. 

Aunque el comisario Enrique García Castaño, conocido como El Gordo o Blasillo, aseguró a Público que su vinculación con Iberdrola iba más allá de la relación con su ex compañero y jefe de seguridad. En concreto aseguró que era amigo del presidente Ignacio Sánchez Galán, tal y como desveló Público en un audio hace unas semanas. 

Según los trabajos que las fuentes consultadas y cercanas a Iberdrola le atribuyen a los comisarios, la relación tenía que ser sin duda estrecha: va desde haber espiado a Manuel Pizarro cuando fue presidente de Endesa hasta hacer lo mismo a Florentino Pérez por su intento de entrar en la eléctrica. 

Cenyt emite dos facturas en 2006 por un total de 37.795,82 euros. En marco de ese año, Iñigo de Oriol abandonaba la compañía y dejaba todo el poder en Sánchez Galán. Meses después de su salida, Oriol denunció que había encontrado micrófonos en su vehículo y señaló a su anterior compañero como posible cerebro de la trama. 

No hay más facturas de Cenyt hasta 2009, donde emite dos por valor de 232.000 euros. Nuevo parón y en 2012 cobra a Iberdrola 29.500 euros en una sola factura. Después, cinco años en blanco dos nuevas facturas en 2017 que suman 84.700 euros, abonados antes de ser detenido y enviado a prisión el comisario Villarejo.  

Más noticias en Política y Sociedad